De libros, bibliotecas, editoriales y decadencia de la cultura (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

El adulto en condición de educando (I)

Sobre la Educación a Distancia (I)

El aprendiz de Educación a Distancia (I)

Internet como recurso educativo

Productos y servicios relacionados

Cursos y educación

Escuelas

Caminando por la calle de un pueblo de la sierra de Madrid, me sorprendió encontrarme una bolsa de basura de plástico negra, repleta con un centenar de libros... Me acerqué curioso, sin saber que ese hecho iba a ser el primer desencadenante de una serie que me mostraría un lado relativamente oculto sobre el tratamiento de los libros (y por lo tanto de la cultura) en el primer mundo...

Esos libros tirados parecían ser de alguien que había renegado de su fe, al punto de deshacerse de toda una biblioteca de ejemplares sobre religión cristiana escritos desde el punto de vista nada imparcial de la Iglesia Católica. Entre lo más rescatable, que se puedan mencionar, estaban las "Confesiones" de San Agustín; entre lo más bizarro un libro titulado "La legión de María en la China comunista". Me quedé con algunos, más que nada por curiosidad y porque daba lástima ver tantos libros en perfecto estado (por muy malos que fueran) tirados como si se tratara de basura.

Al llegar a mi casa, me di cuenta que podría ir y rescatar el resto de los libros para donarlos a la biblioteca municipal. Al otro día fui, pero los libros ya no estaban...el basurero había hecho seguramente su trabajo, o quizás fueron salvados por algún transeúnte con alma de peregrino, nuca lo sabré. Me quedaban, sin embargo, la media docena que yo había seleccionado, y que podría donar después de leerlos.

Fui entonces a averiguar a la biblioteca cómo podía hacerse dicha donación, si simplemente tenía que llevarle los libros o cuál era el trámite a cumplir. Otra vez me tocó sorprenderme al escuchar, de boca de la bibliotecaria, que no podía aceptar mis libros. Mejor dicho, no podía aceptar ningún libro...es más, ¡tenía que deshacerse de muchos que estaban en poder de la biblioteca! La razón: el Ayuntamiento o Municipalidad local (sus jefes) le daban la orden de "quedarse sólo con las novedades". "¡¡Inaudito!!" Pensé yo.

Por suerte, la bibliotecaria, mujer consciente como obliga su profesión, no había tirado ningún libro hasta el momento. Lo que estaba haciendo era decir a todo el que visitaba la biblioteca que se llevara alguno de los libros viejos, si le interesaban. Por supuesto, la mujer pensaba que una medida como esta de gente que se supone que tiene que administrar la cultura era realmente decadente...y mostraba el nivel de los gobernantes y "líderes" responsables. Pero la cosa no acababa ahí...

Por medio de la bibliotecaria de esta biblioteca (de la que no doy mayores datos, para que pueda preservar su puesto de trabajo) me enteré que esto NO ERA una nefasta excepción que se daba en una biblioteca de pueblo, donde la mayoría de los libros "viejos" como estos (estoy hablando incluso de clásicos como libros de Isaac Asimov, Arthur Clarke, etc.) no se sacaron NUNCA o se prestaron (literalmente) una vez cada 10 años. Y no es que fuera un pueblo demasiado chico, ya que ronda los 7.000 habitantes... Pero no, esto no pasaba sólo en esta biblioteca de un pueblo con pocos lectores, sino EN TODAS O LA MAYORIA DE LAS BIBLIOTECAS DE ESPAÑA. Y lo peor, en la mayoría no le avisan a sus socios que hay libros que pueden llevarse de regalo, no...directamente los tiran en silencio...una hipocresía cultural tremenda por parte de los que dicen defender la cultura.

Al parecer, la "búsqueda de la novedad", del "best seller", de "lo último" no es ajena al mundo de las publicaciones impresas ni siquiera en las bibliotecas, sean chicas o grandes, de países supuestamente "avanzados" como España. La demanda de la mayoría de los lectores parece centrarse en cosas novedosas también en las bibliotecas, como si el saber y la cultura fueran de índole similar a los programas o el software. Es decir, como si hubiera que "actualizar" continuamente nuestros libros, descartando "viejas versiones". Por supuesto, esta es la lógica del mercado...la lógica que se impone a los consumidores, o que cada uno se deja imponer, también inmiscuida en el mundo editorial.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com