La decadencia física y mental del ciudadano (III)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Usted morirá antes de lo esperado? (I)

La supervivencia del ser humano mediocre (I)

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

¿Qué pasa cuando se usa un coche pensado para correr como un Ferrari en la ciudad? Si respetamos las señales de tránsito y los límites de velocidad, el motor se irá estropeando. El coche no fue pensado para ir lento. De la misma forma, si un órgano de nuestro cuerpo, o una parte de nuestra mente no se utiliza, se va atrofiando. Degenera. Enferma, y si no se hace nada para remediarlo, muerte. Y finalmente, el organismo todo que somos nosotros, vive de forma decadente, en malas condiciones, una mala y corta vida...eso sí, "feliz". Porque el ciudadano es feliz viendo películas y comiendo como un cerdito inmóvil, sentado frente a una pantalla.

El campesino araba el campo a mano, cortaba leña, criaba animales, amasaba pan, se movía. Pero eso en la ciudad no existe ya, salvo valiosas excepciones. Si hay suerte, el trabajo que tiene el ciudadano implica cierta carga física que lo mantenga medianamente en forma. Pero llega un momento en que llega el fantasma llamado "jubilación". Todo resuelto, poder vivir sin mucho que hacer, sin nada que hacer...pero, una vez más, el cuerpo está hecho para moverse.

Si no hay suerte, hay adaptación. El cuerpo se adapta a las circunstancias sedentarias, incluso si no fue pensado para ello. El cuerpo funcionará, necesitará de la "medicina" para seguir adelante: regular la presión sanguínea, el sobrepeso, la arterioesclerosis, los posibles infartos, las várices, la artritis y la artrosis...pero se podrá seguir viviendo (la civilización actual lo atestigua). La movilidad se reduce drásticamente, la capacidad mental también. ¿Para qué pensar si no es necesario moverse? Eso le dice el cuerpo al ciudadano. Y la sociedad actual también lo atestigua.

La decadencia física, por tanto, implica decadencia mental. Y viceversa. El cuerpo-mente es uno e indivisible en la práctica y en vida.

No puede esperarse que la especie se adapte a una vida sin movimiento, a una vida de oficina. La mente es parte del cuerpo, el cuerpo necesita moverse. Si no hay movimiento, la mente se degrada.

La búsqueda del no-dolor, puede hacer que una persona quede totalmente inmovilizada voluntariamente (sobrepeso, por ejemplo) o no (problemas óseos, por ej.) ¿Cómo puede haberse vuelto en confort en nuestra contra? ¿Es tan tonto la naturaleza? ¿Es tan tonta la voluntad humana del hombre común? ¿O quizás es demasiado inteligente?

Pero pensemos: alguien que ya no se mueve ¿de qué sirve en una sociedad donde es necesario moverse para sobrevivir? (recordemos que el cuerpo está hecho para vivir y sobrevivir en la naturaleza, no en la ciudad). Si esta persona sigue viviendo, mientras viva, lo hará sin dolor (confort), para que la vida le sea tolerable. Pero sus posibilidades de crear una descendencia "valiosa" genéticamente estarán limitadas: la falta de movimiento impide la reproducción, incluso los órganos reproductores se atrofian, la apariencia también se degrada: la belleza y gracia del movimiento da paso a la fealdad del estatismo, los músculos quedan fláccidos, las articulaciones se agarrotan, la piel pierde vitalidad, las arrugas se dejan ganar por la gravedad debido a la falta de tensión muscular.

Corolario: la fealdad es consecuencia del sedentarismo. Y esta quizás una forma de selección natural (¿selección natural indolora?).



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com