El fuego Te-Ve


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La decadencia física y mental del ciudadano (I)

La supervivencia del ser humano mediocre (I)

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

A muchos les sorprende hoy en día ver en documentales a indígenas reunidos en su casa o refugio, simplemente comiendo...¡sin televisión! La realidad es que los perplejos ciudadanos que se maravillan ante los aborígenes no están en realidad tan lejos como creen de esa escena cotidiana proto-civilizada o pre-televisiva.

Porque, ¿qué es lo que hace, en esencia, alguien que ve televisión? La respuesta puede ser: pasar el tiempo escuchando historias. Pueden ser historias más o menos interesantes, más o menos cultas, más o menos entretenidas, divertidas o dramáticas, más o menos patéticas o vergonzosas, más o menos reales o ficticias. Pero en todos los casos son historias. Y eso es precisamente lo que los indígenas hacen reunidos en su refugio, antes de existir la televisión o ahora sin tenerla, y es lo que seguimos haciendo también algunos de los que no aceptamos vivir por defecto frente a la caja boba.

Un fuego, una historia. Un poco de radiación televisiva, otra historia. Un poco de energía, una historia. El fuego, TV. Como vemos, no cambió mucho la cosa. Pero hay una diferencia fundamental entre reunirse en grupo alrededor de un fuego, mientras no se puede hacer otra cosa (porque hay mal tiempo, porque es de noche, porque hace frío) y hacerlo también para compartir a través del hablar y el escuchar, de hacerlo "absorbiendo" lo que se dice sin la posibilidad de interactuar.

Cuando alguien solamente puede escuchar, tiene un mayor riesgo de ser manipulado, y eso es lo que hace la televisión en muchos casos. Es algo que debería ser obvio para todos, pero incluso así (obvio y todo como es) sigue funcionando: la manipulación televisiva a través de las noticias y otras formas de información-entretenimiento. Dependiendo las noticias del canal que uno vea, por ejemplo, se verá una distinta recopilación de "datos de la realidad", y al mismo tiempo una forma de presentarlos diferente, desde un punto de vista ideológico (de derecha, de centro, de izquierda, de arriba o de abajo) distinto también. Algunos eligen qué escuchar en función de su ideología, otros terminan por creerse sin pensar una de estas visiones, sin comparar, sin sopesar, son manipulados. Unos pocos escuchan todas las campanas posibles (incluyendo las que no suenan por los medios de comunicación masivos) y sacan conclusiones propias.

En cualquier caso, la imposibilidad de "feedback" de la televisión (que sí existe en programas en vivo en ciertos casos), es muy limitada. Es una barrera infranqueable que la transforma en una herramienta de comunicación mucho más tosca que (paradójicamente) un simple fuego. Pero al mismo tiempo, precisamente, es un fabulosa herramienta de manipulación de masas, y por eso se mantiene, pese a que internet puede ayudar a desbancarla de su pedestal manipulador.

Lo bueno es que internet es quizás, en este sentido, un poco más fogata que la TV. Esto mismo que yo escribo, que no deja de ser una opinión, puede ser discutido o comentado por usted en nuestro foro ahora mismo: simplemente tiene que registrarse gratis aquí y crear un tema al respecto, diciendo lo que le plazca. De la misma forma, puede hacer comentarios al respecto en la entrada que corresponde a a esta nota en nuestra página de Facebook. La interacción existe, es real, y exigen muchas más capacidades intelectuales que ver televisión. De ahí que una fusión entre la TV e internet (algo que ya está pasando de la mano de productos como Google TV y de los aparatos de televisión híbridos para la red) es quizás un escenario más deseable para la mejora de comunicación entre seres humanos.

Sin embargo, hay que dejar claro (para los que no sea obvio) que la TV en sí, como cualquier otro aparato, no es "mala". Incluso del peor de los programas basura, de los programas "del corazón", etc., se puede aprender... eso no significa, por supuesto, que haya que torturarse viendo cualquier porquería que pase por nuestras pantallas, significa simplemente que (llegado el caso) lo que importa es el espíritu crítico. Ese espíritu, tan ligado al espíritu explorador, es el que nos protegerá de transformarnos en zombis civilizados, en esos mismos que se sorprenden y se preguntan cómo no se aburren los aborígenes comiendo alrededor del fuego...



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com