El genio y la libertad, o la cruz de Aladino


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La decadencia física y mental del ciudadano (I)

La supervivencia del ser humano mediocre (I)

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Siempre me resultó curioso el hecho de que, cuando a una persona se le aparece un genio dándole la oportunidad de elegir tres deseos, dichos ´agraciados´ elijan siempre tan mal...

Gastar deseos en cosas como una comida, un coche, o cualquier bien material perecedero es realmente fútil...¿cuántas cosas podrían resolverse en el mundo con un solo deseo? ¿cuántas incluso a nivel personal? Pero no...los que en las películas eligen sus deseos (y los que tienen posibilidades semejantes en la realidad) parecen estar empeñados en gastar su buenaventura en pedidos efímeros...usando una capacidad en casi infinita ante infinitos problemas, en una pequeña solución a cuestiones totalmente solucionables sin la necesidad de poseer deseos...

¿Cuáles serían deseos, entonces, dignos de considerarse? Para empezar, y obviamente, el primer deseo debería gastarse en la posibilidad de que en el futuro el genio cumpla, de la misma forma, todos los deseos que queramos. El segundo, debería solucionar una cuestión casi legal, "de contrato", aclarando que nuestros futuros deseos no pueden ser interpretados por el genio de forma maliciosa o malintencionada, y que si (en nuestra opinión) así sucediera, cumpliendo con nuestro pedido algo diferente a lo que queríamos expresar, dicho deseo puede ser anulado automáticamente, incluso si no podemos expresar dicha opinión, pero el genio sabe que ha obrado de mala fe, o que nosotros no queríamos lo que él nos dio (gato por liebre...).

Como vemos, con estos dos deseos bien pensados, incluso podríamos prescindir del tercero...porque el tercero se convertiría ya en "infinitos" deseos. Pero claro...la gente, cuando el genio les da la posibilidad de cumplir "cualquier deseo" no parece creerlo del todo...y sus propias limitaciones, el no creer (incluso en este caso) que "nada es imposible", los lleva a no considerar este tipo de posibilidades "fantasiosas"... ¡¡Llegamos al extremo en que se desecha la fantasía incluso ante posibilidades fantásticas!!

Esta, que podríamos llamar la cruz de Aladino, expresa lo que parece ser el reflejo de cómo el ser humano desperdicia muchas veces sus posibilidades ante grandes oportunidades que les brinda el destino por no abrir su mente, y pensar más allá de lo cotidiano, de lo rutinario.

Pero claro, alguno me dirá, muchas veces estos se hace en beneficio de la historia o la leyenda...porque si se pidieran infinitos deseos...si se optara por la libertad...¿en qué quedaría el cuento?... De acuerdo ¿porqué en alguna historia no puede el ser humano aprovechar una oportunidad suprema como esta? ¿esto qué nos revela si pensamos más allá de la literatura y la cultura de los relatos fantásticos? Quizás, que no es tan fácil liberarse de las propias limitaciones...¡¡incluso cuando nos dan la posibilidad de hacerlo!!

O dicho de otra forma, expresado en otro ámbito: cuando uno va a votar, elige entre ciertas opciones...¿qué pasaría si nos dieran verdadera libertad de "elegir" entre lo que nuestra imaginación nos proveerá...sin límites de "opción"? ¿cuántos podrían aprovechar esta oportunidad...? ¿cuántos les sacarían verdadero partido?



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com