La apuesta que Meir ben Barukh von Rothenburg hizo contra sí mismo

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

37 ideas para aprender a liderar

Supervivencia, evolución y eficacia de las dinastías: la Casa de David

Cosas relacionadas con el liderazgo

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Compartir / Favoritos

Meir ben Barukh von Rothenburg nació en 1215, en Alemania, y murió en 1293; era rabino, poeta y filósofo en un tiempo en el que la mayor parte de la población europea era analfabeta. Pero gracias a los brutos que le rodeaban tuvo que apostar en contra de sí mismo con el objeto de garantizar la supervivencia de su familia y de su gente.

Meir era judío y alemán; nació en la ciudad de Worms y tras hacerse rabino, se convirtió en uno de los "Tosafistas", que eran teólogos que a lo largo de varios siglos fueron efectuando agregados o comentarios sobre los trabajos que otro filósofo judío anterior - Rashi - había hecho sobre el Talmud. De esta forma Meir ben Barukh von Rothenburg se convirtió en una de las personas que le dio forma a la cultura de los Ashkhenazi, es decir, los judíos originarios de Alemania, pues Ashkhenaz es precisamente el nombre de ese país en yiddish. Meir ben Barukh no escribió un tratado o libro relevante como otros de sus colegas, sino una enorme cantidad de pequeños comentarios y agregados: más de 1.500 textos le son atribuidos. En otras palabras, Meir ben Barukh von Rothenburg es una de las personas que le dio forma inicial a la cultura y el saber de una considerable parte de la humanidad, pues las ideas y los logros de su gente han trascendido las barreras de lo religioso o étnico. Con sus ideas contribuyó a educar y formar a un enorme número de pensadores, científicos, artistas y líderes de todo el mundo.

Pero una de las peculiaridades de la historia judía han sido las persecuciones; los pogromos han prevalecido a lo largo de casi toda la historia del judaísmo, salvo mientras el poder de Israel les ha podido defender. El anti semitismo ha sido definido como "el odio más antiguo" porque precisamente es un fenómeno único en la historia de la humanidad, bien diferente de otros odios raciales que se basan en cuestiones relativas al territorio o creencias. El anti semitismo existe en cualquier lugar y en cualquier época. Por otra parte, ningún otro odio ha causado tantas víctimas y destrucción a lo largo de los siglos. En incontables ocasiones y por muchas excusas diferentes cuyo motivo se puede rastrear en realidad hacia la simple envidia, los judíos han sufrido abusos de todo tipo, expropiaciones y, por supuesto, la muerte. Y eso es exactamente lo que estaba ocurriendo en Alemania en el tiempo en el que allí vivía Meir ben Barukh: El rey Rodolfo I, en 1286, le había quitado prácticamente todos los derechos a los judíos, convirtiéndolos virtualmente en sus esclavos. Por esa razón, mucha gente huyó de Alemania, incluyendo al rabino y su familia.

Sin embargo, fue capturado en la Lombardía y llevado como prisionero a un castillo en Alsacia. Sus torturadores apostaban al pago de un rescate que - considerando de quién se trataba - creían que sería sustancial. Y así fue que sus colegas, seguidores y amigos lograron reunir una enorme suma de dinero para pagar el rescate y conseguir la libertad de Meir ben Barukh von Rothenburg, pero él se negó a que se efectuara el pago. La cuestión era que si se hacía un pago semejante, otros secuestros seguirían: el rabino lo sabía. En cada pogromo, cada vez que se los acusaba a los judíos de algún nuevo y diabólico pecado supuestamente cometido, todo se reducía en realidad al pillaje y al dinero: los reyes, al matar a sus acreedores judíos - y otros que no lo eran también - se deshacían de las deudas, mientras que con el pan y circo de las persecuciones, mantenían a la plebe ilusionada y ocupada, desviando la culpa de las miserables condiciones en las que vivían.

En otras palabras, el deshacerse de los judíos y otra gente acaudalada servía para mejorar las finanzas de los señores feudales y además producía un efecto en el vulgo similar al de un gran premio de la lotería: todos vivían con la ilusión de entrar en alguna casa de algún magnate judío, hereje o infiel, ventilar su resentimiento matando a los ocupantes, y luego llevarse las riquezas que supuestamente habría allí. Y es por esta razón que las tasas de interés sobre los préstamos eran tan altas en aquellos días: prestar dinero era un trabajo riesgoso.

Así que cuando la turba que operaba bajo santificación oficial arrestó a Meir ben Barukh von Rothenburg y el sangriento teatro empezó una vez más, el rabino hizo lo que nadie se esperaba, y apostó en contra de sí mismo. Por ello pagó con su vida, por supuesto, pero nadie recuerda ya a sus captores, mientras que él y su legado son recordados.Su decisión puede parecer un simple suicido, pero él tenía una buena razón: una vez que se paga un rescate otros secuestros sobrevendrán. Una vez que se negocia con criminales, terroristas y gente de esa calaña, no hay posibilidad de volver hacia atrás. Actuar de semejante manera, aunque fuera suicida, es la marca de un líder que sabe anteponer los intereses de su grupo por los de sí mismo. Su apuesta salvó a un número de cristianos, judíos y musulmanes imposible de determinar, que vivían en la misma región. Y este fue uno de los primeros casos documentados del uso de la política de no negociar con criminales, utilizado por muchos estados en la actualidad.

Meir ben Barukh von Rothenburg murió en prisión pero su familia continuó: el apellido Rothenburg sigue existiendo y forma parte de una mega familia conocida por diversos nombres, que comprende a varias dinastías rabínicas como Alter, Katzenellenbogen, Kalonymus, Soloveitchik, Caro, Adler, Teomim y Luria. Entre sus descendientes más recientes se puede contar a Félix Mendelssohn-Bartholdy, el célebre compositor, un par de reyes de la casa de Vasa, de Suecia y Polonia, varias familias nobles y de la realeza de Europa, incluyendo a príncipes, condes y barones, y varias familias prominentes de banqueros e industriales como los Rothschild, Ephrussi, Auerbach, Kronenberg, Skowronek y Natanson, además de científicos, artistas, intelectuales y hasta atletas olímpicos. Por otra parte, los ancestros de Meir ben Barukh incluyen a generaciones de académicos y exilarcas, e incluso a miembros de la realeza Persa.

En la actualidad el número total de judíos en el mundo oscila en los diecisiete millones de personas, lo cual representa algo así como el 0,25% de la humanidad. Pero a pesar de ello, es prácticamente un hecho que en cualquier ocasión en la que se defina en un estudio estadístico a un grupo de personas a modo de muestra, en el cual la inteligencia sea una de las características definitorias, la proporción de judíos Ashkhenazi será mucho mayor. Por ejemplo, alrededor del 25% de todos los premios Nobel han sido otorgado a personas de origen judío, lo cual quiere decir en términos prácticos que son cien veces más capaces que el común denominador del resto de la gente, o mucho más inteligentes. Y muchos de esos Ashkhenazis exitosos provienen de la mega familia de Meir ben Barukh von Rothenburg.

Los integrantes de esta familia han tenido mucha habilidad y motivación para el éxito a lo largo de muchos siglos, y siempre han podido construir sobre la base de lo que les dejaron sus ancestros. De esta forma, el éxito produce aún más éxito: en los primeros años del siglo XX, el Conde Potocki de Polonia crió un caballo al que bautizó como "Skowronek", palabra que se traduce como "Alondra". Skowronek se convirtió en un célebre caballo árabe, considerado prácticamente perfecto y cuyo pedigree es todavía cotizado. Pero Skowronek es también el nombre de dos familias polacas relacionadas entre sí: por un lado, la del Conde Skowronski, y por otra parte, la de la dinastía de banqueros Skowronek, quienes tenían uno de sus bancos en Varsovia prácticamente en frente, cruzando un parque, del palacio de los Potocki, quienes a su vez vivían lado a lado del palacio de la familia Kronenberg, que también estaba emparentada con los Skowronek. El Conde Potocki estaba tratando de acercarse a la familia Skowronek para arreglar el casamiento de uno de sus hijos con una de las hijas menores de los Skowronek (ver Outcasting Those Unsuitably Married). No estaban buscando un casamiento de cuento de hadas, sino sumar el éxito de los Skowronek al suyo propio.

Unos años después, durante la segunda guerra mundial, Michael Klepfisz, otro miembro de la mega familia, quien era ingeniero por educación y guerrillero porque no le quedaba otra alternativa, se sacrificó frente a una ametralladora alemana para que sus compañeros pudieran huir y continuar combatiendo durante el levantamiento del gueto de Varsovia. Por esa acción, Michael Klepfisz recibió póstumamente la cruz "Virtuti Militari", que es la condecoración más alta que entrega el estado Polaco al valor en combate.

Todos estos nombres se agrupan bajo un denominador común: de acuerdo a varios genealogistas, pertenecen al árbol de David ben Yishay HaMelekh, antiguo rey de Israel, y del mismo modo que Jesucristo, que también era considerado como descendiente de David, sacrificaron sus vidas por otros.La mega familia de David cuenta con alrededor de 18.000 integrantes identificados desde el año 1100 BCE, e incluye a algunas de las personas más exitosas de la historia. El debate sobre la existencia del rey David y la naturaleza de su descendencia está abierto, pues hay algunos genealogistas que consideran que las pruebas existentes son suficientes, mientras que otros piensan que son circunstanciales y que si bien indican tal posibilidad, no resultan concluyentes. Sin embargo, existe acuerdo en que la familia es muy antigua y que la posibilidad de la descendencia del rey David es real: más aún, recientes pruebas de ADN indicarían que todos los judíos Ashkhenazi provienen de no más de cuatro mujeres diferentes que habrían vivido hace dos mil años, lo cual habla de un origen común. Históricamente, a esto se le conoce como "la cadena eterna".

Existen numerosos proponentes de teorías conspirativas acerca de los judíos; nada de lo que afirman es cierto y de hecho, algunas son tan disparatadas que moverían a la risa si no fuera por lo sensible del tema. Pero en lo que dichas teorías se basan es en una percepción poco educada del éxito obtenido por muchos de los judíos Ashkhenazi, y particularmente en ciertas áreas como las finanzas y la ciencia. La existencia de familias como la dinastía HaMelekh es un hecho, y los logros obtenidos se basan en algo perfectamente explicable: a lo largo de más de cien generaciones, la gente que pertenece a esta dinastía ha vivido en condiciones mejores que el resto de la población, siendo mejor alimentados y educados. Eso produce sencillamente, gente más inteligente.

Así que mientras que en una familia promedio el contar con varias personas que han cometido suicidio hablaría probablemente de una patología mental, en esta caso, en el que los individuos tienen como parte de su propia identidad algo más trascendente que sus propias vidas, tales acciones deben ser entendidas dentro de su contexto particular: ser integrante de una sucesión semejante como la cadena eterna significa que es más importante asegurar la supervivencia del grupo que la de uno mismo, y dado que la naturaleza perpetúa únicamente las cosas buenas mientras que la evolución elimina las malas, es así como los HaMelekh persisten mientras que el imperio Romano, los señores feudales y los nazis son historia, y probablemente continuarán existiendo cuando la humanidad llegue a las estrellas y las naciones de hoy en día sean polvo también.

Entender cuáles son las prioridades de supervivencia es una de las marchas de un líder, incluso en las peores circunstancias. En definitiva y en el largo plazo, pensar racionalmente y hacer lo que sea necesario con el objeto de obtener la mejor solución posible es lo que permite alcanzar el éxito. Y esto es lo que hace que apostar contra uno mismo a veces sea la opción ganadora.


Dedicados a la exploración, el conocimiento y la aventura.





Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com