Un par de lecciones alarmantes del Golfo de México

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

37 ideas para aprender a liderar

Supervivencia, evolución y eficacia de las dinastías: la Casa de David

La apuesta que Meir ben Barukh von Rothenburg hizo contra sí mismo

La supervivencia y continuidad de las dinastías

Cosas relacionadas con el liderazgo

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Compartir / Favoritos

Si de algo a servido el desastre ecológico causado por el derrame de petróleo ocurrido en una plataforma de extracción de la empresa BP, es para confirmar que los Estados Unidos, la nación supuestamente más poderosa de la Tierra, es altamente vulnerable en su flanco sur.

No hace tanto sucedió el desastre del huracán Katrina y las devastadas ciudades del sur estadounidense no se han podido recuperar por completo; las tareas de búsqueda y rescate entonces fueron muy criticadas por su lentitud e ineficiencia, y muchísima gente perdió todo lo que tenía. El desastre de la Deepwater Horizon ya lleva tres meses y aunque se ha anunciado que el pozo ha sido finalmente cerrado, todavía se debe observar al asunto con cautela.

Lo intrigante es ¿cómo una nación que ha llevado hombres a la Luna no es capaz de enfrentar problemas de estas características? ¿Cómo es que el país que posee miles de armas nucleares no posee la capacidad técnica para cerrar un pozo petrolífero que sufre un desperfecto?

La respuesta no parece ser tecnológica: Estados Unidos posee enormes recursos materiales y financieros como para emprender cualquier proyecto que les plazca, o al menos proyectos de mucha mayor entidad que la mayoría de los países del mundo. Hay que recordar que la industria norteamericana supo responder en plazos muy cortos a problemas muy complejos: por ejemplo, cuando se inició la segunda guerra mundial, diseños de aeronaves de combate como el P-51 Mustang, considerado como muchos como el mejor avión de caza de todos los tiempos, fueron concebidos, diseñados, desarrollados y puestos en producción aproximadamente en el mismo tiempo desde que se produjo el desastre de la plataforma petrolífera en el Golfo de México hasta el día de hoy, unos tres meses después.

¿Podía haber hecho algo más el gobierno de los Estados Unidos en relación al daño causado por el huracán Katrina? Ciertamente que sí, y ello ya se probó más allá de toda duda y fue reconocido por el propio gobierno estadounidense. ¿Podrían haber hecho algo más en el caso del derrame de petróleo de la Deepwater Horizon? Todavía no se ha obtenido ningún resultado de ninguna comisión investigadora pero ¿se puede creer que el gobierno de un país capaz de enviar robots a Marte que son manejados por pilotos a control remoto desde la Tierra no puede tapar un orificio?

El problema no es evidentemente de recursos, tampoco se puede decir que sea un problema de falta de habilidad para organizarse, porque un país que vive de guerra en guerra al menos sabe organizar sus ejércitos, y muchos de los proyectos que encara, como los que mencionamos, requieren de un grado de organización, administración y liderazgo superior a la norma.

El problema es la falta de motivación: al gobierno de Estados Unidos estos asuntos no le importan demasiado y el público de aquel país los ve mayormente con indiferencia, porque de sus votos surgen esos gobernantes. Después de dos eventos catastróficos en la misma región, en el lapso de tan solamente media década, lo que se puede comprobar es que el gobierno de EE.UU. no había asignado los medios necesarios como para lidiar con situaciones de este tipo, previsibles por las características climáticas de la región y por la clase de actividades que se desempeñan allí. Pero después del primer desastre, no hicieron demasiado por corregir tal situación; eso se hace evidente y solamente se puede adscribir a la falta de interés.

Y de aquí se desprenden dos conclusiones: la primera, que Estados Unidos es altamente vulnerable en su flanco sur, ya sea frente a un desastre natural o un eventual ataque terrorista que podría organizar algún grupo de locos sobre la base de la ineficiencia norteamericana. Al fin y al cabo, si una plataforma de petróleo se hundió accidentalmente, se podría hundir una docena de ellas con explosivos antes de que las autoridades pudieran hacer algo por impedirlo. ¿Inquietante? Bueno, pero hay algo que lo es más, nuestra segunda conclusión: frente a todo lo que pasa en el mundo con el cambio climático, los problemas con la capa de ozono, la disminución de la biodiversidad, etc. ya vemos con qué clase de líderes hay que lidiar. Lamentablemente, considerando estas cosas, el futuro a mediano plazo de nuestro planeta no hace mucho lugar para el optimismo, porque considerando la magnitud relativa en el mundo de los Estados Unidos y con líderes de semejantes características y un público que los vota, por lo visto, no se puede esperar nada mejor que lo que ya hemos visto.


Dedicados a la exploración, el conocimiento y la aventura.





Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com