Los líderes no deben comportarse como avestruces

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

37 ideas para aprender a liderar

Supervivencia, evolución y eficacia de las dinastías: la Casa de David

La apuesta que Meir ben Barukh von Rothenburg hizo contra sí mismo

La supervivencia y continuidad de las dinastías

Cosas relacionadas con el liderazgo

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Compartir / Favoritos

El avestruz esconde la cabeza frente al peligro; no hay que hacer lo mismo en situaciones de supervivencia y mucho menos si se ostenta una posición de liderazgo.

En 1941 el Japón poseía la marina de guerra más poderosa del mundo: entre sus barcos se contaban los gigantescos super acorazados Yamato y Musashi de 71.700 toneladas de desplazamiento cada uno y armados con cañones navales de treinta pulgadas de calibre. De estos dos barcos se pensaba construir un trillizo, el Shinano, que debería ser botado hacia 1944. Eran los barcos más potentemente armados del mundo

Pero cuando la guerra empezó a resultar desfavorable para el imperio japonés y sus acorazados probaron ser obsoletos frente a una nueva arma, el portaaviones, la marina del Japón decidió transformar al Shinano precisamente en un portaaviones destinado específicamente a lanzar cientos de bombas volantes tripuladas del tipo Okha, uno de los equipos más sofisticados usados por los kamikazes hasta entonces, y el portaaviones resultó ser, cuando se terminó su conclusión, uno de los buques más extraordinarios de toda la segunda guerra mundial.

Las bombas Okha eran pequeños aviones que llevaban un solo tripulante, un motor cohete y una carga explosiva de mil kilogramos. Se lanzaban desde aviones nodriza volando a gran altura que en el caso del portaaviones, naturalmente, estarían embarcados. El piloto suicida debía guiar la bomba volante hasta el objetivo.

Solamente un mes después de la derrota del Golfo de Leyte en las Filipinas, que selló la suerte estratégica de la guerra para el Japón el navío se hizo a la mar desde Yokotsuka de forma apresurada, con una tripulación poco adiestrada y sin que se efectuaran las pruebas de mar necesarias como parte de cualquier proceso de ingeniería naval.

El portaaviones partió escoltado solamente por tres destructores, el Hamakaze, el Isokaze y el Yukikaze, una fuerza insignificante para defender a un buque de la importancia de un portaaviones. Pero el mismo día en que la flota se hizo a la mar, tan solamente nueve horas después de partir del puerto, cuatro torpedos impactaron contra el casco del Shinano sin que su escoltas pudieran evitarlo.

Los buques de la clase Yamato habían demostrado que eran capaces de soportar decenas de bombas y torpedos antes de irse a pique, por lo que el capitán del acorazado-portaaviones, Toshio Abe, desestimó los daños, no quiso inmutarse o detenerse a efectuar reparaciones de emergencia, y ni siquiera redujo la velocidad para que los grupos de control de daños pudieran adrizar la nave. Ocho horas después, el portaaviones se había hundido con su capitán, pero con quinientos marinos más que de otro modo nunca deberían haber muerto entonces y probablemente habrían sobrevivido hasta el final de la contienda, unos nueve meses después.

La vida en servicio del Shinano no llegó a ser de un solo día y el Japón perdió uno de sus recursos bélicos más importantes en aquel momento solamente porque el capitán no quiso escuchar a sus oficiales y negó la realidad de la situación en la que se encontraba. Un líder de cualquier tipo - y mucho menos aquellos que tienen responsabilidad sobre mucha gente - debe actuar como un avestruz que esconde la cabeza; la casi desconocida historia del portaviones que duró un solo día no debería ser olvidada.


Dedicados a la exploración, el conocimiento y la aventura.





Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com