¿OVNIS o ilusiones?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Hacia la exploración interestelar

Escribiendo nuestros propios relatos para asegurar nuestro futuro

¿Por qué el ecopensamiento?

Ecoreligión, impuestos y cambio climático

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Diversos gobiernos han reconocido la existencia de OVNIS u objetos voladores no identificados pero ¿se está queriendo ver más de lo que realmente hay?

Todavía no se ha podido probar fehacientemente y con pruebas incontrastables en lo científico la existencia de vida extraterrestre inteligente. Se supone que es muy probable que en alguna parte existe, pero hasta que los científicos no cuenten con material probatorio que reúna las características mínimas necesarias tal cosa no puede establecerse con certeza.

La comprobación de la existencia de planetas fuera del sistema solar por medio del análisis de las oscilaciones orbitales de ciertas estrellas y más recientemente, el haber visto a un planeta llamado Fomalhaut b orbitando la estrella homónima a decenas de años luz de la Tierra aumentan las posibilidades de que algún día nos encontremos con seres inteligentes de otros mundos. Ahora tenemos la certeza en términos científicos de que nuestro sistema solar no es una excepción sino más bien la regla en el cosmos pero ¿tal generalización se puede extender a la vida? Probablemente sí, pero hay que tomar ciertos recaudos al analizar la cuestión.

El reconocimiento por parte de diversos gobiernos del hecho de que sus fuerzas armadas se han topado con objetos voladores cuya naturaleza no ha podido ser explicada resulta sugestivo, y debido a razones como estas existen programas de investigación en ciencias como la astrobiología y otras áreas, como el bastante célebre proyecto SETI.

Hay gente que afirma haber visto OVNIS y hasta quienes aseguran haber tenido diversos tipos de contacto con visitantes de otros mundos, pero respecto de estos caso son existe hasta hoy en día ninguna forma de probar la veracidad de tales afirmaciones más allá de toda duda.

Y por supuesto, también existen las personas que simplemente niegan toda posibilidad de que existan tales hechos no por aducir la necesidad de contar con pruebas suficientes sino simplemente por deporte, por contradecir .

Reconocer que existe un objeto volador no identificado es entendido de dos maneras diferentes: Están aquellos que infieren a partir de ello que si hay algo no explicable en nuestro mundo entonces debe provenir de otro, y por el otro lado hay quienes dicen que algo inexplicable es sencillamente eso, es decir, un fenómeno palpable, visible pero desconocido, sin inferir cual es su naturaleza.

Han surgido teorías conspirativas acerca del ocultamiento por parte de los gobiernos de las tecnologías provenientes de otros mundos pero esto se topa con un par de inconvenientes:

La mala interpretación del valor de los testimonios: Decir que algo existe pero que no se puede probar su existencia porque está oculto no es un razonamiento válido. Es como decir que los gnomos existen pero que no los vemos porque son siempre invisibles. Juntar a un millón de personas para que digan que vieron a un unicornio rosado posado sobre la estatua de Nelson en Trafalgar Square en Londres, pero excusarse de mostrar pruebas aduciendo que el gobierno inglés ha tapado todo el asunto sería un absurdo. Lo mismo sucede con los OVNIS; a esto hay que agregar que creer haber visto algo no significa que realmente se lo vio, o que sea lo que se cree que es. Esto tampoco quiere decir que hay que descartar de plano tal posibilidad, pero se debe colocar a los testimonios en el lugar que corresponde: Necesarios pero no suficientes para probar la existencia de extraterrestres visitando la Tierra.

La sobrestimación de los la capacidad de los gobiernos para encubrir las cosas: Hasta ahora no se ha comprobado ningún caso en el que todos los gobiernos estén de acuerdo por tantas décadas en mantener una política de estado semejante. No es que sean inocentes, desde luego; los gobiernos mienten y no son confiables, pero por su propia naturaleza no son capaces de coordinar políticas supranacionales de tal envergadura. ¿Por qué causa estarían de acuerdo en ocultar tales cosas los gobiernos de Irán e Israel, o Estados Unidos y Corea del Norte?

Los científicos no son una especie dogmática; por definición la ciencia implica innovación y si bien puede haber individuos más dogmáticos que otros, y algunos hasta testarudos, a la ciencia hay que juzgarla como un sistema de pensamiento que en el largo plazo acepta nuevas ideas. La aparición de nuevas ciencias relacionadas con la exploración espacial es prueba de que hay un movimiento tendiente a buscar, entre otras cosas, vida extraterrestre, pero hay que diferenciar lo que es ciencia de lo que es creencia. Es más; Casi con seguridad los científicos estarían contándose hoy en día entre las personas con el mayor interés por encontrar una civilización extraterrestre pero de nada sirve engañarse y cuanto mayor es la educación y la preparación intelectual en este sentido, tanto mejor es la búsqueda como menor es el autoengaño. No hay hasta ahora ninguna prueba irrefutable de la existencia de vida extraterrestre inteligente.

Incluso si lo que le ha sucedido a los supuestos testigos es cierto, ha que poner esas alegaciones en su justo lugar: Sirven para despertar el interés lo suficiente como para que los detectives calificados - los científicos - tomen la investigación en sus manos, pero una vez más, los testimonios no alcanzan para probar el hecho.

Entonces ¿Se estará intentando hallar más de lo que hay en la auténtica existencia de los OVNIS? Por lo que sabemos hasta ahora, ciertamente que sí. Pero la verdad es que no debería ser así y es esta propia actividad la que debería cambiar esto porque sería como mínimo muy tonto no prestar atención a lo que está aparentemente sucediendo o incluso a lo que podría suceder. La ufología puede ganar auténtico respeto del mundo científico y también mucha más credibilidad si de sus filas depurase a pretendidos investigadores no calificados y sometiera sus hipótesis y alegatos al análisis científico, aún cuando los resultados no sean favorables. La ufología debe evolucionar desde algo que hoy en día se parece a la alquimia hacia algo más parecido a la química, es decir, de lo intelectualmente curioso a lo auténticamente investigativo; de la pseudo ciencia a la ciencia.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com