Cómo proteger a los chicos de los juguetes peligrosos en navidad y reyes


Clic aquí para contactar al autor
El Poder del Consumidor

Lecturas sugeridas

Diversas formas de clasificación de los juegos (I)

Consejos didácticos o metodológicos para una buena organización y desarrollo de una actividad lúdica (I)

El juego y el deporte

Teorías del juego (I)

El juego como actividad de enseñanza y aprendizaje (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Los niños menos involucrados en la cultura del consumo son más sanos, un mayor involucramiento les provoca un deterioro en su estado sicológico.
(Juliet B. Schor)

Muchos juguetes representan un riesgo para la salud, promueven la violencia, aíslan a los niños y los vuelven sedentarios y ansiosos, los vinculan con personajes que promueven malos hábitos alimentarios, promueven el sexismo, el consumismo y estilos de vida ajenos... Todo esto hay que considerarlo antes de comprar juguetes para nuestros hijos.

Evitar juguetes tóxicos y peligrosos: no adquirir productos elaborados con plástico que puedan llevarse a la boca y que no contengan la leyenda "libre de ftlatos". Esta sustancia, utilizada para reblandecer el PVC, se desprende y es cancerígena.

Evitar los juguetes que contengan partes pequeñas desprendibles: las partes pequeñas e imanes pueden ser ingeridas por los niños pequeños y esto ha sido identificado como causa de muerte. Mattel, la mayor empresa de juguetes del mundo, se vio obligada a retirar 20 millones de juguetes, la mayor parte por contener piezas pequeñas. La corporación Mattel intentó engañar a la opinión pública argumentando que el retiro se debía a la presencia de plomo en la pintura de los juguetes, pero esto sólo ocurrió con 10% de los juguetes retirados, los demás tenían graves problemas de diseño.

Evitar los juguetes que se promueven como inteligentes: se ha demostrado que los productos de la marca "Baby Eisntein", así como marcas similares, que se promueven como artículos que favorecen el desarrollo intelectual de los niños desde edades muy tempranas, están engañando a los consumidores. Ningún estudio ha reforzado lo que estas marcas afirman. Al contrario, se ha recomendado no usar videos para niños pequeños , señalando que éstos provocan un retardo en el lenguaje.

Evitar los juguetes vinculados a personajes: los niños están sometidos a agresivas campañas de publicidad que tienen como eje central los personajes creados en las películas de éxito del momento y en las series televisivas de moda. Estos personajes son otorgados en licencias multimillonarias a grandes empresas fabricantes de juguetes, al mismo tiempo que se venden licencias para que estos personajes aparezcan en la publicidad y empaques de comida chatarra. El personaje se convierte en la motivación central para la compra de un juguete o la demanda de un alimento o bebida que nada bueno traerá a la salud del pequeño. Los publicistas saben que la manera de vincular a los niños a una marca es a través de personajes, invaden su entorno y crean un vínculo que puede durar de por vida. Actualmente, los productores de películas infantiles de éxito obtienen mayores beneficios económicos por la venta de licencias para juguetes y comida chatarra que por lo que entra en taquilla. La venta de cereales azucarados, una amenaza a los buenos hábitos de alimentación, se basa en publicidad con personajes animados propios o de licencias (hombre araña, Shrek, etc). Enganchar al niño con el personaje es engancharlo con una larga lista de productos, es entregarlo a las garras de la publicidad.

Evitar los juguetes que promueven estilos de vida ajenos y el consumismo: La publicidad de los juguetes está diseñada para incorporar a los niños a hábitos de consumo y demanda de productos de por vida. El mejor ejemplo es Barbie. Los especialistas señalan que el modelo promovido a través de Barbie - casas de ensueño, automóviles, vestidos y accesorios vendidos por separado- entrena a las niñas en la cultura del consumismo, convirtiendo el crecimiento en sinónimo de materialismo. El impacto de Barbie sobre la Generación X, está haciendo aprovechada por Mattel que recientemente sacó una línea de ropa "Barbie Luxe" para adolescentes y mujeres entre los veinte y treinta años. Las implicaciones psicológicas, culturales, económicas e, incluso, ambientales, de introducir a una niña en estos modelos de consumo a través de un juguete, deben ser consideradas por los padres.

EPC sugiere a los padres hacerse las siguientes 5 preguntas cuando van a comprar un juguete:

1.- ¿es seguro?,

2.- ¿ayuda a mi hijo a interactuar positivamente con los demás?,

3.- ¿promueve la armonía o la violencia?,

4.- ¿le permite desarrollar su creatividad o la limita?,

5.- ¿le da elementos para desarrollar su intelecto, su motricidad?.

"La psicología infantil, desde Piaget hasta nuestros días, ha señalado la importancia del juego para el desarrollo integral de los niños. El juego es fundamental para el desarrollo de la concentración de los niños, para motivar el monólogo que se convierte posteriormente en diálogo interno. Sin embargo, muchos de los juguetes que se publicitan tienen un sentido contrario a estimular el juego, ¿qué puede estimular un muñeco de Elmo robotizado?. Como consecuencia hay una epidemia de ansiedad, déficit de atención e hiperactividad en los niños, un mayor sedentarismo y malos hábitos alimentarios. Los padres no deben ser ingenuos, tienen la responsabilidad de elegir juguetes considerando sus impactos en la salud física y sicológica de los niños", señaló Alejandro Calvillo, director de EPC.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com