Primera expedición terrestre científica en motos de nieve al Polo Sur (II)


Marambio.aq

El Instituto Antártico Argentino

Evacuación sanitaria marítima en la Antártida

Base Antártica Marambio, origen de su denominación

Hallan el primer avión accidentado en la Antártida

La científica que acampa en la Antártida (I)

Vehículo experimental ecológico para la Antártida

Expedición terrestre invernal entre las bases Esperanza y San Martín (I)

Pruebas de Trajes de Supervivencia en la Base Marambio (I)

XXXIV Reunión Consultiva del Tratado Antártico

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Todavía continuaban los viajes para el transporte de combustible y la rutina se convertía en aburrimiento. Mientras unos se abocaban a esta tarea, el resto reparaba los trineos rotos, ya que sin ellos sería imposible llegar.

El 28 de Diciembre arribamos a los 84º, a 700 km del polo. Según los cálculos que minuciosamente habíamos realizado con el mecánico, existía la posibilidad de que, a partir de ahí, con 2400 litros tuviésemos autonomía para llegar al Polo y volver.

El viaje hasta los 84º había sido agotador: muchísimos sasturgis, la rotura de 3 trineos y 5 correas tractoras de las motos fue demasiado para ese día.

Durante todo el día 29, el trabajo consistió en reparar los trineos, mientras que un grupo regresaba a los 83º a buscar el combustible que nos faltaba.

Preparamos todo para el día siguiente, dejando un depósito de 280 litros de nafta. Partiríamos con lo justo.

El 30 de Diciembre, con el objetivo de llegar a los 85º, partimos para recorrer 120 km por una zona plagada de sasturgis; el termómetro marcaba -26ºC, el frío se hacía sentir a pesar de nuestras previsiones. Hasta el momento nuestro régimen de comida había sido un desayuno con cereales y una cena que variaba entre milanesas de carne, cazuela de pollo y algún plato de lentejas, por suerte no faltaba el arroz o los sobrecitos de sopa acompañados por un delicioso pan casero preparado por nuestro cocinero, reforzado con un complejo vitamínico.

El termo de café, té y sopa siempre nos acompañó en los días de marcha. A pesar de la buena alimentación, la pérdida de peso comenzaba a notarse, aún así todos conservábamos nuestras fuerzas.

Se levantó una ventisca suave, pero ya acostumbrados a la dureza del clima, no nos afectó demasiado. La experiencia de otros expedicionarios indicaba el uso de pasamontañas para proteger la cara del hielo, del viento y del frío, algunos han usado máscaras de neoprene o máscaras de motocross. Nosotros optamos por un pasamontañas fino y el casco con visera y protección UV., que nos dio excelentes resultados; usábamos además, tres pares de guantes y unas botas de doble fieltro. No obstante eso, en algunas oportunidades sentíamos frío en los pies y en las manos, debido a la posición estática que debíamos mantener arriba de las motos.

El 31 de Diciembre nos recibió con un día espectacular, la temperatura era increíble para esas latitudes, -15ºC. Decidí quedarme en el lugar y esperar el llamado del Sr. Presidente de la Nación, desde la provincia de Tierra del Fuego. Tras varios intentos, finalmente fue imposible entablar la comunicación, como así tampoco con nuestros familiares. ¡Qué solos nos sentíamos!...y todavía nos quedaban 550 km por recorrer. De ese modo, el fin de año pasó como cualquier otro día, recuerdo que cenamos pollo relleno, preparado para esa ocasión. Y brindamos con jugo.

Prácticamente nos faltaban 5 días para alcanzar nuestra meta.

El 1º de Enero amaneció pleno de visibilidad, iluminado y radiante, pero lógicamente para ese entonces nos afectaba la monotonía, todo era blanco, habían pasado seis días desde que divisáramos el pico Buenos Aires, un macizo gigante que se elevaba por sobre el casquete polar después del desierto blanco.

El tramo siguiente fue bastante bueno, parábamos cada 10 km para controlar la carga (está ya se había convertido en un hábito) y cuando era necesario completar combustible.

Seguíamos dejando depósitos cada 55 km., a medida que avanzábamos el panorama se aclaraba y quedaban trineos libres que reemplazaban a los deteriorados.

A las 17 horas llegamos a una zona de tremendos sasturgis que superaba el metro, nos costó muchísimo pasarlos. Las motos y los trineos se daban vuelta, parecía como si no quisieran que pasáramos, constituían una tortura. Después de mucho esfuerzo logramos llegar a los 86º.

Cada nuevo día era bien recibido, nos propusimos recorrer un grado por día (sobre el terreno 120 km), tardáramos lo que tardáramos.

La radio seguía siendo nuestro nexo con el mundo exterior y el único medio para establecer contacto con otros seres vivos.

Las preocupaciones de los primeros días habían pasado.

A esta altura todos estaban pendientes de nuestros progresos. Cada vez subíamos más. Durante esa jornada, en un alto de marcha, el GPS indicaba 1780 metros sobre el nivel del mar.

El buen humor predominaba entre otros a pesar de los -28ºC. Las motos respondían como esperábamos y, aunque algunos tambores habían sufrido pinchaduras, el combustible sería suficiente.

Habíamos pasado muchos días de incertidumbre, sorteando peligrosas grietas y fuertes temporales, pero esto no había hecho mella en el espíritu de los exploradores.

El 2 y 3 Enero no fueron diferentes al resto; cada vez estábamos a mayor altitud, el termómetro marcaba una constante de -35º C; el terreno era menos penoso, pero los sasturgis no habían desaparecido.

El día 4 de Enero estábamos a tan sólo 222 km de nuestra meta, cierta inquietud nos embargaba. Días atrás habíamos tenido que dejar una moto para asegurar el éxito de la expedición y tener un margen de combustible por cualquier eventualidad.

La marcha fue positiva, a la velocidad de casi 18 km/h, todo un récord; los sasturgis, pequeños en comparación a los anteriores, aparecían por tramos.

Al llegar a los 89º, y después de armar campamento, tuve una comunicación con el Coronel PERANDONES, Comandante Antártico, para informarle que al día siguiente estaríamos en el Polo Sur.

Y llegó el día tan esperado por todos: como nunca, desarmamos el campamento en tiempo récord, completamos combustible y aceite a las motos y partimos rumbo a los 90º, ya estábamos a 2668 m y con una temperatura de -38ºC.

Puse el cuentakilómetros en cero e iniciamos la marcha, el terreno, fácil de transitar, no presentó problemas; a medida que avanzábamos crecía la expectativa. Todo iba bien, después de recorrer 55 km el altímetro indicaba 2838 m, el objetivo estaba muy cerca.

Cuando faltaban 22 km, hicimos un alto en la marcha para tratar de divisar algunos puntitos que nos señalasen la base norteamericana. Yo había leído relatos de expediciones anteriores y en esa latitud ya se tendrían que divisar las instalaciones, pero no logramos ver nada. Proseguimos la marcha y a los 18 km, el navegante, que se había adelantado, alzó los brazos: era la esperada señal de que había visto algo.

Al fin los 90º estaban realmente cerca, nos reunimos todos y entre abrazos y por qué no algunas lágrimas, festejamos por anticipado, y con un "Viva la Argentina" culminó el festejo. Lo que restaba para llegar era sólo cuestión de tiempo, para entonces nos habíamos cambiado y estábamos más presentables.

A las 19:30 del 5 de Enero de 2000, la Expedición Científico-Técnica arribó al Polo Sur Geográfico. En la base norteamericana (Amundsen-Scott / South Pole Station), las autoridades tenían noticias de una expedición que llegaría al Polo Sur, pero no sabían de qué nacionalidad, y menos que veníamos de la base argentina Belgrano II. Todos pensaban que nuestro punto de partida había sido Patriot Hills. Según el uso horario nacional ya eran las 20 horas, para ellos eran las 12 horas del 6 de Enero. Justo como regalo de reyes. El Sr. Ed Blain, manager de la base, nos recibió con gran cordialidad. Al mismo tiempo conocimos al ingeniero Franis Briers, Jefe de Científicos, que nos miraba como a gente de otro planeta. No podían creer que habíamos recorrido más de 2500 km arrastrando todo el combustible, sin apoyo aéreo; esto tuvo su momento culminante cuando nos preguntaron qué avión nos recogería -no hubiese sido una mala idea-, a lo que respondí que regresaríamos a nuestra base en el Mar de Weddell en snow mobile.

Aprovechamos la oportunidad para izar la bandera nacional y cantar el himno, agradeciendo a Dios y a Nuestra Señora de la Nieves por habernos acompañado y guiado durante toda la travesía.

En todo momento, la atención por parte de los dueños de casa superó nuestras expectativas. Teníamos entendido que no recibían a casi nadie. Al enterarse de que nuestra expedición era oficial y no de aventura, nos ofrecieron un baño -39 días sin ducharnos era demasiado- y todas las instalaciones para realizar las reparaciones necesarias.

Debo destacar que pusieron a nuestra disposición un equipo de radio las 24 horas, que nos permitió comunicarnos con el Comandante Antártico y transmitirle la buena noticia. Posteriormente nos comunicamos con El Sr. Presidente de la Nación, Fernando de la Rúa, con el Sr. Ministro de Defensa, con el Jefe del Estado Mayor General del Ejército y con el Jefe del Estado Mayor Conjunto, quienes felicitaron a todos los integrantes de la Expedición por el éxito alcanzado.

Durante nuestra permanencia, todas fueron muestras de afecto. Los cuatro días que pasamos serán inolvidables. Aprovechamos para realizar mediciones de la capa de ozono, estudios de oftalmología, extracciones de sangre para su posterior análisis y visitas a los laboratorios.

El día 9 emprendimos el regreso, no sin antes haber disfrutado de un vino de despedida organizado por el Jefe de la Estación; fueron muchos los amigos que demostraban más preocupación por nuestra partida que nosotros mismos.

El retorno fue mucho más fácil, sin preocupaciones con todos los depósitos instalados sobre la ruta. De Sur a Norte todo parecía distinto.

De vuelta fuimos recogiendo todos los tambores y los residuos producidos a fin de retórnalos a la Base y minimizar el impacto en el medio ambiente.

A veces las jornadas eran de 150 a 200 km, teníamos muchas ganas de estar otra vez en casa, avanzábamos muy rápido y sólo tuvimos un inconveniente no encontramos un depósito de combustible, era como si se lo hubiese tragado la tierra. Por suerte la reserva nos salvó.

Pudimos apreciar que por las altas temperaturas registradas desde los 81º hacia el Norte, los campos de grietas habían aumentado considerablemente.

Donde creíamos que no existían grietas, aparecían bocas de vacíos de kilómetros de largo.

El día 12 de Enero a las 12 horas entablé comunicación con la Base, adelantándoles que alrededor de las 19 horas estaríamos llegando; efectivamente, a esa hora y ante la algarabía de todos los que habían quedado, arribamos con la satisfacción del deber cumplido.

Habíamos llevado a cabo con todo éxito una de las misiones subsidiadas del Ejército: "contribuir al sostenimiento de la actividad antártica" a un bajo costo en personal y medios.

Autor: Coronel Víctor Hugo Figueroa - Jefe de la Expedición.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com