El Gea

Las canciones no cambian el mundo, pero pueden hacerlo mejor (III).

Por Arleen Rodríguez Derivet de Juventud Rebelde


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

LA SORPRESA

Silvio: Un día yo llegaba... No recuerdo de dónde, y recibí una llamada de Maruchi (hermana de Tony), quien me dice: "¿Qué pasa que no están respondiendo el teléfono? Tony estuvo llamando a tu casa". ¿Cómo que estuvo llamando?, le pregunté, a lo cual me explicó que lo intentó sin éxito. Bueno, le dije, pues ya estamos aquí. Como a la media hora me entró otra llamada, y fue realmente muy impactante.

"Por encima de esa distancia y tratando uno de imaginarse las circunstancias del lugar donde están, lo que significa esa especie de burbuja que se forma en la cabeza del que tiene un teléfono en la mano y se está comunicando con otra persona, me preguntaba: cuando esa burbuja se apague, ¿cómo se queda?

"Quizás en esos días yo estaba un poco alicaído, por eso encontrar a una persona, cuya vida es un verdadero problema, fue muy impactante para mí. Me ayudó mucho. Y me maravilló la serenidad de su voz, la firmeza que se nota en su manera de enfocar las cosas, la naturalidad".

Elizabeth (esposa de Ramón Labañino): Eso es algo que los caracteriza. Muchas personas que hablan con ellos fortuitamente, cuando terminan de hacerlo dicen: pero no parece que están presos. Tienen una entereza que trasmiten en la manera de hablar, y parece que están quizá cumpliendo una misión de un médico, como hay en tantos países de Latinoamérica y África. No parece que están precisamente en una cárcel, que es el peor lugar de donde pueden salir el optimismo y la fuerza de ánimo...

"Tú nos cuentas ahora que estabas en un momento difícil y que esa llamada te dio ánimo. Así nos pasa a nosotras también. Cuando pasamos tres o cuatro días sin poder hablar con ellos por algún motivo, nos apagamos, porque ellos son la fuente de inspiración, los que nos dan ánimo, nos dan vida. No hablar con ellos para nosotros es una desesperación. Se podrá imaginar lo que significa no poderlos ver en tanto tiempo por la demora en las visas, o por la negativa en las visas como pasa con Adriana y Olguita, que no han podido visitar a Gerardo y a René[1].


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©