El Gea

Las canciones no cambian el mundo, pero pueden hacerlo mejor (VI).

Por Arleen Rodríguez Derivet de Juventud Rebelde


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

En la partitura se vuelca todo el conocimiento musical de Gerardo que, para que pueda aprenderme la canción en la soledad de mi celda, me marca en cada verso la parte en que la música sube. Luego encontraríamos un método más práctico, Gerardo me comenzó a silbar la música desde su celda una y otra vez, de esa manera pude aprenderme la canción y cuando meses más tarde tuve ocasión de escucharla por Radio Rebelde, comprobé que solo se nos había ido una nota.

De esas sesiones de silbadera y solfeo repetidas una y otra vez, resultó quedar El necio como nuestro himno de resistencia o "anti-rat", como prefieras llamarle. Tal vez a Silvio le alegraría leer este pequeño episodio. Apuesto a que esta sería una de las partituras más originales de su música. Yo me muero como viví y que sea junto a ti.

El necio de tu maridito Rene.

"En estos momentos esto serviría también para homenajear a Gerardo, porque es de ellos Cinco, quien ahora está de traslado. Y cuando algo así ocurre, no van directamente a la cárcel definitiva, sino que a veces pasan a otra y siempre van a un 'hueco'. Por eso quisiera dedicarle El necio a Gerardo. Y escuchar tus comentarios, Silvio.

Silvio: Cuando él se refiere a los tiempos del "hueco", recordé que en mi vida hubo otro hueco: una historieta que yo escribía cuando tenía 15 años. ¡Qué hueco más diferente! Aunque tenía una línea debajo que decía: "una historieta muy profunda", nunca es un hueco tan profundo como al que se ven condenados estos hermanos nuestros. Cuando escribí El necio, estaba pensando en Fidel y, hasta cierto punto, en mí. Todas mis canciones tienen inevitablemente una dosis fuerte de mis experiencias personales.

"Pero en este caso, lo que me llevó a escribirla fue el ambiente ideológico de finales de los 80, principios de los 90, el derrumbe del campo socialista. Ya estaba la glasnost en la Unión Soviética y se veía que aquello apuntaba hacia algo catastrófico.

"Hubo varios periodistas en La Habana que me preguntaban por qué no me pronunciaba al respecto. Y yo pensaba -sigo pensando, y siempre pensé igual-, que no tengo tampoco por qué pronunciarme acerca de cada cosa que sucede. Ese no es mi oficio, no es mi trabajo. A veces no tengo nada que decir, o se está produciendo todavía un proceso de acumulación necesario para que en algún momento se convierta en expresión y brote. Mientras tanto, no puedo hacer nada, ni forzar las cosas, porque no me sale una buena canción.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©