El Gea

Las canciones no cambian el mundo, pero pueden hacerlo mejor (VIII).

Por Arleen Rodríguez Derivet de Juventud Rebelde


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

"Eso ocurrió en enero o febrero de 2001 y desde entonces la escucho a menudo… Ramón quiere saber cómo surge esta canción y qué sintió Silvio al enterarse de que había cuatro amadas que caminaban anónimamente por las calles durante una época. Silvio: Esta canción me la pidió un amigo del MININT hace años para celebrar un aniversario de la Contrainteligencia.

"Lo que yo usé para motivarme fue una carta que le escribió el Capitán San Luis3 a su esposa antes de partir con el Che a Bolivia. Pero es curioso porque leí la carta después de hacer la canción. En lo que buscaba la carta de San Luis escribí la canción. Escribí yo mi propia carta, diciéndome: seguramente la carta de San Luis es más o menos así. Y efectivamente, cuando la encontré resultó que era muy parecida. Eso pasa cuando uno lleva años trabajando en un oficio, porque se adquiere oficio también.

"Quien escribe canciones, también es un escritor de ficción, como puede serlo un novelista o un cuentista. Uno escribe ficción, porque en realidad las cosas que cuenta la canción siempre están pasadas por la imaginación del que las escribe, o de los que la cuentan. Nunca es la realidad, la realidad es irrepetible. Son imitaciones de la realidad, ficciones en definitiva. Entonces, así uno a veces se anticipa. Me hablan de una cosa, me la imagino y la escribo, y generalmente, como en este caso, le 'pica', cerca a la realidad.

Elizabeth: Muy cerca. Ya le digo, es el himno de nosotras. El día del concierto en la Plaza4, Olguita y yo llorábamos con la canción La prisión. Por un momento, llegué a pensar que le habías dedicado ese concierto a los Cinco, porque eran canciones que nos obligaban a caer en el tema de nuestras familias.

"También a nosotros nos pasa, que en la vida diaria los tenemos a ellos en la mente, todas las canciones que oímos, todas las expresiones, aunque no tengan que ver, las ajustamos a la situación personal. Yo, incluso, no pude ni aplaudir, no pude levantarme en ese momento porque estaba... derrumbada cuando oí esa canción que no conocía.

Silvio: Lo entiendo, sí, porque ustedes viven en una situación de amor perenne, como en estado de gracia. Es como el que está enamorado, que todo lo que oye, ve, huele, lo vincula a su amor, lo pasa por ahí. Viven como en una realidad especial.

Olga: Había frases determinadas que se podían sacar de contexto, dije: esto tiene que ver conmigo. Yo recuerdo una: "...tengo los labios demasiado recios, pero los sueños muy dulces...", algo así.

Silvio: "Qué duro es todo lo que yo digo, que suave todo lo que sueño".


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©