El Gea

Discurso sobre la salud pública (VI).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Hubo algunos cuyos dirigentes se oponían incluso al envío de estudiantes, pero, al fin y al cabo, conceder una beca no es un derecho exclusivo de las universidades norteamericanas, es un derecho también de otras universidades de nuestra área, lo que hicimos fue ofrecer becas. Hay algunos de esos países que tienen cientos de becarios, y otros que no querían enviar o no les gustaba mucho, o por cuestiones de orgullo no quisieron enviar, o no se interesaron en enviar, al fin y al cabo comenzaron a venir también estudiantes de todas partes.

Debo decir con toda justicia que hay países con relación a los cuales la escuela necesitaba más de ellos que ellos de la escuela. En un país de 100 millones de habitantes o más, o de muchas decenas de millones de habitantes, 100, 200, 300 becarios no constituyen una solución. Pero ya cuando surge la idea de que la escuela fuera latinoamericana, se expresó el deseo de que las culturas de todos nuestros países se reunieran en esta escuela, pensando en el futuro, no en el hoy, sino en el mañana, cuando miles y tal vez decenas de miles de médicos, con una concepción altamente humanitaria de esa noble profesión, pudieran comunicarse e intercambiar entre sí, porque llegará el día en que a través de las computadoras, como estamos tratando de hacer ya aquí, creando la red interna de Infomed, puedan hacer consultas y conferencias sobre cualquier tema, multiplicando el caudal de conocimientos acumulado en cada uno de esos profesionales.

Ya se trataba de algo más que de formar personal médico, formar una conciencia verdaderamente humana de la medicina. Si toda la medicina se comercializa, desde la producción de los medicamentos hasta la prestación de los servicios, el mundo quedaría con una medicina cada vez más deshumanizada.

Me atrevería a citar una cifra: estoy absolutamente seguro de que si hoy todos los países desarrollados, empezando Por Estados Unidos, Canadá y Europa, quisieran enviar 1 000 médicos a Centroamérica, Haití y otros lugares donde trabajan nuestros médicos, entre todos juntos, no reúnen los 1 000 médicos para ir allá a las mesetas, a enormes alturas, o a los valles, a lugares apartados, donde hay insectos y animales dañinos, riesgos de todo tipo, todas las incomodidades juntas; aquellos que, sin ser necesariamente malas personas, fueron educados en un concepto mercantilista, y hoy obtienen ingresos mínimos que pueden ser, como en Estados Unidos, 140 000 dólares, o cifras parecidas, una gran casa, tres automóviles, varios televisores, computadora, calefacción, aire acondicionado, todos los muebles y cachivaches de cocina, etcétera, etcétera, no están fácilmente dispuestos a separarse de la familia un año, o dos, o tres para ir a prestar servicios en medio de las horribles condiciones en que viven los países del Tercer Mundo.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©