Fidel Castro Ruz

Discurso de Fidel Castro en la graduación de instructores de arte (XIII).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Ecología y Jardinería

¿Buscando empleo?

Allá Europa, la podrida Europa, que venga a ayudarlos. Nosotros también decimos: Que venga la podrida Europa a ver qué hace. Ya una vez nos insultó, nos ofendió, pretendiendo quitarnos una ayuda humanitaria que nunca nos dio, era más lo que robaba con el intercambio desigual y más lo que se ganaba vendiéndonos productos elaborados y comprando materias primas. Hay que ver lo caro que venden cualquier cosa para sustentar sus altísimos ingresos y comprando barato materias primas, como níquel, tabaco en rama, ni siquiera tabaco torcido, o níquel para producir acero inoxidable, etcétera, etcétera.

Yo calculaba la ganancia de Europa con relación a Cuba -y de eso hablé allá en Santiago de Cuba, el 26 de julio, en el 50 aniversario- y es más de 200 millones de dólares que les dábamos nosotros a ellos, y ellos a nosotros tres o cuatro milloncejos que se gastaban en hoteles cinco estrellas por los generosos donantes. Les advertimos: "No necesitamos esa basura", y cuando nos siguieron ofendiendo, el pueblo desfiló ante dos de sus embajadas, más de 500 000 ciudadanos en cada una de ellas, y había pueblo para un tercer desfile simultáneo, que no se equivoquen. Y cuando vinieron, les dijimos: "No, no queremos ninguna ayuda humanitaria", si acaso ya nosotros hasta podemos enviarla a ustedes, porque tienen menos médicos por habitante que nosotros, y hay gente allí que está ciega porque no puede pagar una operación de la vista y no poseen ustedes capital humano ni pueden enviar una brigada de médicos a cualquier rincón del mundo. En todo caso amenazar con intervenirlos, amenazar con bombardearlos y por allá precisamente anda el mentecato yanqui pidiendo la ayudita a Europa.

¿Qué puede Europa contra nosotros? No puede nada. Por suerte hay un país que puede decir eso. No necesita al imperio yanki, no necesita de Europa. Estamos en un mundo que está cambiando y somos una Revolución fortísima y un pueblo formidable que sabe luchar contra los adversarios y sabe luchar contra sus propios errores y contra sus propias debilidades (Aplausos).

Que sigan en la tontería y el arte mercenario. Aquí nadie podrá venir a mercenarizar el arte en nuestro país; tratarán, sí, de robar, y roban en no pocas ocasiones talentos y artistas (Aplausos).

Los profesores serán ustedes y todos los demás jóvenes que se forman, artistas sembradores y forjadores de conciencias, de modo que no surjan algunos indolentes o inconscientes que olvidan que a veces a un niño se le enseña una forma de arte desde que tiene cinco, seis, siete años, gratuitamente pasa por todos los centros de arte, todos los centros de enseñanza y llegan a descollar como talentos, tal como descollarán en masa la enorme riqueza de talentos de todo un pueblo.

Hay que sembrar conciencia desde muy temprano para que nadie jamás haga o lleve a cabo la ingratitud de algunos que, cuando están en la cumbre del arte, un día llega la noticia: "Fulanito se quedó", o "fulanita se quedó." ¿Y por qué se quedan fulanitos y fulanitas sino por falta de conciencia, por falta de amor hacia el pueblo que los formó y lo pagó todo, en medio del bloqueo, en medio del sacrificio, en medio de las amenazas? (Aplausos.) Aquellos trabajadores que cortaron caña, manejaron equipos industriales y trabajan horas, incesantes horas, en la agricultura, en la industria, en cualquier parte; en una escuela para enseñarles la primaria, la secundaria, etcétera, etcétera, en una universidad, en todas partes.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©