Fidel Castro Ruz

Discurso de Fidel Castro en la graduación de instructores de arte (XIV).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Ecología y Jardinería

¿Buscando empleo?

Claro que una revolución es el triunfo de la virtud sobre el vicio, es el triunfo del honor sobre la deshonra, es el triunfo de la integridad moral y patriótica contra el mercenarismo y el vicio, de modo que lo más que pueden hacer aquellos que no pueden formar valores sobre bases éticas es robar talentos, porque en muchos de esos países se forman los valores espontáneamente, a partir de iniciativas de los propios ciudadanos, no existen las escuelas de arte para todo el pueblo como aquí; existen solo para los ricos y los muy ricos.

En nuestro país es para todo el pueblo, sin excepción ni exclusión alguna (Aplausos).

Hablábamos precisamente del maestro, de los que educan, de los que crean para todo el pueblo, y de aquellos que nos roban y nos quieren robar artistas y atletas, o inteligencias en cualquier campo de la ciencia; pero, como en todo, también quisieron dejarnos sin médicos, y de 6 000 que había, y no muy bien preparados todos, nos llevaron la mitad, 3 000.

No pudieron impedir con ello que hoy tengamos 70 000; más de 25 000, según cálculo que debo precisar con exactitud, estudiando medicina; 7 000 que ingresan por año; más de 12 000 en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas; 20 000 latinoamericanos, fundamentalmente de los países más pobres, en el primer trimestre del próximo año, y ya al país que quisieron dejar sin médicos tendrán que contemplarlo con respeto y ver toda una nación convertida en universidad en muchas ramas, pero especialmente esa rama tan humana, salvadora de salud y salvadora de vidas que es la medicina. El castigo lo decretó ya la historia, lo decretaron los crímenes que cometieron contra nosotros. Verán 100 000 estudiantes de esa rama en Cuba, porque estaremos ayudando a formar médicos para el mundo, cuando ellos ya no tienen médicos que enviar a ninguna parte (Aplausos).

Del mercenarismo no sale un médico internacionalista; del mercenarismo no sale un miembro del valioso y glorioso contingente, especializado en desastres naturales, epidemias y graves enfermedades como el SIDA, que hoy están golpeando naciones enteras, casi eliminándolas, y continentes enteros, y ya no pueden impedir que lo hagamos, porque por cada uno de los médicos que había aquí, de esos que se llevaron, unos 3 000, hay en este momento ocho veces ese número cumpliendo misiones internacionalistas, o ayudando a los pueblos en momentos de inmenso dolor.

Se llevaron 3 000 primero y después se llevaron otros más ya graduados; pero eso no pudo impedir que tengamos en este momento alrededor de 25 000 médicos de nuevo tipo prestando sus servicios en el Tercer Mundo. Y aquí en nuestra propia patria casi 50 000. ¿Cuántas veces? Quince veces, dieciséis o diecisiete veces más, y distribuidos por todos los municipios del país, en cualquier rincón de la patria, desde Sandino, allá al lado del Cabo de San Antonio, hasta Maisí, en Baracoa, en las montañas o en los llanos.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©