Fidel Castro Ruz

Discurso el 1ro de mayo, en el día del trabajador (VIII)

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Ecología y Jardinería

¿Buscando empleo?

Aunque voceros militares han tratado de desligar el plan de Ferro de las maniobras en el Caribe, el gobierno norteamericano ha guardado total silencio -otra vez, la enésima vez- sobre si entregó armas a este terrorista que fue sentenciado en 1992 a dos años de prisión por posesión ilegal de explosivos, tras haber sido acusado de dirigir un campamento paramilitar de Alpha 66 en el rancho Pomona, donde eran entrenados nacionales mexicanos para realizar operaciones contra Cuba. En esa ocasión se le incautaron cinco libras de explosivos C-4.

En su trayectoria anticubana, Robert Ferro, el dueño del arsenal, trabajó para la CIA -fíjense que tenía tantas armas de infantería como las que trajeron los mil quinientos y tantos mercenarios que desembarcaron en Girón, bajo la protección de la escuadra norteamericana, que también llevaba un portaavión y un buen número de infantes de marina, quienes contemplaron los últimos combates allí, a tres millas de la orilla de Girón, allí estaban; en esa época el límite era de tres, después se extendió a 12 millas-; fue oficial de las Fuerzas Especiales norteamericanas y ha sido miembro de Alpha 66.

Aunque el principal cabecilla de Alpha ha negado vínculos de su organización terrorista con el señor Ferro, el juez Oswald Parada, a cargo del caso, le negó la solicitud de fianza por considerar que "tiene acceso a más armas y explosivos a través de Alpha 66". Por su parte, el abogado defensor, Wayne M. Rosenberg, admitió que no le extrañaban las negativas de la agrupación, pues se trataba de un grupo paramilitar que opera de forma clandestina. Alpha 66 tiene una larga historia de actividades paramilitares y de planificación de acciones terroristas contra Cuba. Creada en 1961 -hace 45 años- participó en varias de las llamadas "operaciones autónomas"... Así les decía la CIA; por eso creó el grupo de Orlando Bosch y Posada Carriles, lo instruyó. Eran autónomas, y los partes de guerra se publicaban en Miami. Y fue de la época en que hicieron las peores cosas. Organizaron la Operación Cóndor; enviaron al segundo jefe de la CIA a Santo Domingo, cuando Bush padre era jefe de esa institución, uno de los más horribles crímenes que cometieron fue la voladura del avión de Cubana en Barbados. Fue a Santo Domingo el segundo jefe de la CIA, donde se reunió con una pandilla de criminales procedentes de Cuba, de Estados Unidos y de otros países, para comenzar aquella oprobiosa cruzada criminal, que se llamó Operación Cóndor, denunciada aquí no hace mucho, precisamente después de la entrada de Posada Carriles y los intentos del gobierno de Estados Unidos de protegerlo. Aquellos hechos horrorosos fueron descritos por Estella Calloni, periodista argentina, aquí presente -para honor de todos nosotros- en esta Plaza donde reinan la verdad, el espíritu revolucionario y el honor (Aplausos).

Es larga la cadena de crímenes cometidos: cancilleres como Letelier, asesinado allí en el mismo Washington; militares honorables como Pratts, que se opuso al golpe de Estado en Chile; generales, como Juan José Torres, que dignificaban a los militares bolivianos; personalidades, como el dirigente de la Democracia Cristiana, Bernardo Leighton, que trataron de asesinar en Italia, en una acción organizada por los de la Operación Cóndor; no había mares ni fronteras que pusieran límite a sus hechos criminales, que los pueblos comienzan a conocer y a recordar cada vez más, porque esas cosas no habían sido denunciadas plenamente todavía ni escritas.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©