¿Necesita Estados Unidos y sus aliados a otro Bin Laden?


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Vivir en un aeropuerto, o el okupa de Madrid Barajas

Conociendo y evitando el overbooking, o como no quedarse sin el lugar que le corresponde (I)

Vuelos: ¿envolver o no el equipaje? (I)

Viajando como estudiantes de intercambio cultural

¿Por qué estudiar y vivir en otro país?

Productos y servicios relacionados

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Cuando dijeron que Bin Laden había muerto, eso nos hace reflexionar. ¿Ese hecho sería beneficioso para Estados Unidos y sus aliados? Parece una pregunta con una respuesta obvia, ya que Bin Laden era un declarado terrorista antinorteamericano y en cierta forma antioccidental...pero las cosas no son tan simples como parecen...

Cuando cayó el comunismo la pregunta no formulada en boca de todos era "¿y ahora qué?". Quién se iba a oponer al gigante norteamericano, más allá de lo bueno o malo que era el comunismo, sin duda una oposición es siempre necesaria... Imaginemos en otro plano, qué pasaría si dejaran de existir los demócratas o los republicanos, subsistiendo el contrario, ¿qué haría cualquiera de estos partido sin al menos una mínima oposición?

En este contexto es lícito pensar que Bin Laden vino a llenar el hueco dejado por la caída del exponente más fuerte del comunismo, la antigua U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). No, Bin Laden no representó a nación alguna, pero es fue duda un enemigo que esgrimiendo la bandera del fanatismo religioso ha aterrorizado al país yanqui y al mundo occidental en general, y que seguirá siendo usado para justificar todo tipo de excesos y de políticas invasivas aunque más no sea de forma indirecta tras su muerte.

La existencia de un enemigo parece ser la motivación que mueve a Estados Unidos y a otros países entendidos como naciones patrióticas que luchan por causas "justas". Si no existieran enemigos que se le opusieran, ¿qué sería de Estados Unidos y los que siguen sus mismas políticas y leyes sumarias?

Por eso podemos preguntarnos legítimamente: ¿realmente le interesa al gobierno estadounidense y a sus aliados acabar con Bin Laden y sus secuaces de Al Qaeda (Al qaida)? ¿No cumplen estos una función totalmente necesaria para sostener la ideología de "el país de la libertad"? ¿Qué sería de Estados Unidos sin el terrorismo, sin los Bin Ladens, los Talibanes, los Sadam Hussein, los Ahmadineyad, los Kim Jong-II, los Gadafi, los Fidel Castro? Es más, ¿qué sería de Estados Unidos si los países que tienen petróleo no necesitaran ser "liberados"? ¿Hacia dónde orientarían su maquinaria bélica? ¿o es que esta dejaría de existir?

Indirectamente, Bin Laden fue "creado" por los servicios secretos norteamericanos, y esto no es ningún secreto. Dicen que luego se "rebeló" contra sus "maestros". Sin embargo, cabe preguntarse si esta rebeldía manifestada brutalmente en el 11-S, incluso siendo sincera, no sería más que oportuna para un régimen (el capitalista) que se quedaba, después de la caída del comunismo, y tras 10 años sin enemigos, sin causas por la qué luchar.

Pero además hay otra causa que indirectamente parece haberse tornado importante en la percepción del terrorismo, y es la de considerar al terrorismo como un espectáculo mediático. Por mucho que se diga lo contrario, y pese a lo macabro que suene, el mayor éxito del año 2001 a nivel televisivo internacional fue el atentado contra las Torres Gemelas del World Trade Center.

El terrorismo se sigue como una telenovela por muchos espectadores en todo el mundo, siempre que (por supuesto) no se vean realmente afectados... Esa característica humana de hablar y pronunciarse sin haber vivido realmente las experiencias que comenta (es decir, ser un chismoso o un cotilla) es quizás la que promueve que los noticieros, telediarios y programas informativos del mundo se vuelquen sobre el terrorismo transformándolo en espectáculo, y lamentablemente no hagan lo mismo con las miles de muertes que se dan en el mundo por otras causas también evitables y crueles: las hambrunas, las inundaciones y las catástrofes humanas y naturales. Tristemente, estas parecen "comunes y corrientes" o demasiado exóticas para motivar a espectadores de sillón, que prefieren la "lucha contra el terrorismo" y las "amenazas a la seguridad".



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com