P. Edronkin

Breve descripción de Mónaco



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Mónaco es un curioso lugar en que se mezcla historia muy antigua con los negocios, el dinero y el hedonismo; originalmente fue una colonia fenicia comercial y militar que pasó luego a los griegos, a los romanos, genoveses, franceses y por último y salvo algunas interrupciones, a sus actuales líderes, es decir, la familia Grimaldi. Maquiavelo, en sus obras, hablaba de las virtudes de Mónaco como principado y sitio estratégico para el control de la Costa Azul y la navegación por el Mediterráneo: ello no es casualidad, pues los fenicios sabían muy bien lo que hacían a la hora de seleccionar los sitios donde fundaban sus colonias y bases.

Este pequeño estado de menos de dos kilómetros cuadrados de superficie constituye quizás la mejor prueba de que una nación se beneficia siempre si apela a la riqueza y no a la pobreza: en Mónaco no existen los pobres desde hace siglos, puesto que el país siempre ha apelado al comercio y más recientemente, a servir como paraíso fiscal, centro lúdico mundial, con el célebre y costoso casino de Monte Carlo, y como centro turístico para gente de alto poder adquisitivo. El país está dividido en tres áreas urbanas que en la actualidad ya son indistinguibles entre sí: Mónaco, que es la capital propiamente dicha, Monte Carlo y La Condamine.

En Mónaco no hay inmigración ilegal, no hay envidia, delitos ni problemas sociales. El país solamente tiene millonarios por ciudadanos y residentes, aunque se lo puede visitar sin necesidad de contar con cientos de miles de euros o dólares. No todo es absolutamente costoso en Mónaco y es posible pasar unas agradables vacaciones incluso en algún albergue juvenil u hostería, hacer algunos paseos en helicóptero y ver los yates y embarcaciones que hay en el puerto o marina, los cuales son sencillamente impresionantes y es donde quizás se nota de manera más evidente la riqueza de sus visitantes: algunos yates son ya verdaderos cruceros y hasta cuentan con sus propias pistas para el despegue y aterrizaje de helicópteros privados.

Es decir, se puede afirmar que el sitio es extremadamente atractivo para el turismo de primera clase, el país ha sido siempre muy bien administrado - casi como un negocio propio de la familia Grimaldi - y también ha tenido a través de la historia un impacto cultural notable, principalmente a través de su existencia como paraíso fiscal, pues han sido unos de los inventores del concepto, y gracias a su casino. En efecto: el juego tradicional de la ruleta, como se lo conoce hoy en día, es un desarrollo casi propio del casino de Monte Carlo, y si bien fue inventado por los franceses años antes, a medida que en el resto de lo continente europeo se incrementaban los controles sobre los salones de juego y las apuestas, en Mónaco, hacia 1830 se desarrolló la variante moderna de la ruleta europea, la cual se mantuvo como una marca registrada y bajo virtual monopolio del casino monegasco.

Y no nos tenemos que olvidar del gran premio de fórmula uno que todos los años se celebra en Mónaco utilizando prácticamente toda la estructura vial del país para la carrera; este premio, como todas las carreras de autos, atrae a una gran cantidad de turistas y espectadores, y también incrementa notablemente las ganancias del país y su sabia familia de príncipes; ojalá los demagogos e incompetentes líderes de muchos países del mundo pudieran aprender de estos dignos descendientes de los fenicios. En Mónaco se puede estar muy bien vacacionando, y cuanto más dinero se tenga en el bolsillo, tanto mejor. Es un sitio costoso, pero con un poco de ingenio el turista promedio podrá pasar un tiempo por el pequeño principado.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©