P. Edronkin

Turquía: El problema de convertirse en parte de Europa



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Turquía quiere ser parte de Europa, pero es también país que ha sido muchas cosas distintas a través de su historia; sin embargo, la gran aspiración del pueblo turco a principios del siglo veintiuno no es rememorar el pasado ni su tradición islámica, sino que parece ser definir su identidad como parte de Europa.

De hecho, una parte de Turquía se encuentra cruzando el Bósforo, en el viejo continente: Estambul, la antigua ciudad de Constantinopla y capital del imperio bizantino fue tomada a los europeos durante el siglo. Esta región, junto con Palestina, el actual Líbano y el Helesponto, han constituido una región sumamente conflictiva prácticamente desde que el rey Jerjes decidiera destruir a Grecia en el año 484, y quizás incluso desde antes, y lamentablemente desde la derrota de Persia en la batalla de Salamina con la ayuda de los fenicios (como los persas no tenían ni la más mínima idea acerca de la guerra naval, pidieron ayuda a los fenicios en ese aspecto), el sueño oriental de conquistar Europa nunca se ha producido pese a que diversos ejércitos - particularmente el turco otomano - lo han intentado.

La nación turca proviene del Asia central: estos excelentes jinetes nómadas fueron capaces de conquistar un pueblo tras otro gracias a sus dotes militares y a su capacidad para asimilar los diversos elementos culturales de las naciones que conquistaban sin necesariamente destruirlas. Pero el imperio otomano entró en decadencia y quedó en una posición de gran debilidad luego de la primera guerra mundial, disolviéndose prácticamente poco después. Desde entonces, la presión militar para convertirse en una nación europea se ha convertido en un reclamo y casi en un ruego y desde hace décadas, la actual Unión Europea ha prometido a Turquía reiteradamente que le dará la posibilidad de ingresar virtualmente a Europa. Pero hay muchos resquemores y hasta discriminación que impide que esto suceda.

Parte de estos temores existentes en Europa devienen de las invasiones turcas en los Balcanes hace ya varios siglos, y parte surge del temor y desconfianza que existen entre cristianos y musulmanes. Los europeos desconfían de las intenciones de los pueblos islámicos hacia ellos y por supuesto, no desean cargarse con problemas que les son ajenos, como las luchas entre turcos y kurdos y las consecuencias del no reconocido genocidio armenio. Existe también una cuestión estratégica de por medio, y es que la existencia del estado Turco se parando a Europa de Medio Oriente le sirve a la U.E. y los países del sur del continente como un parapeto que mantiene alejados a todos los conflictos que existen muy cerca de sus puertas.

Si Turquía ingresa a la Unión Europea, esos conflictos como el de Irak, o los interminables enfrentamientos entre Siria, Israel y el Líbano, serán literalmente limítrofes y por ende, de una magnitud y peligrosidad mucho mayores. Quizás el ingreso de Turquía a la Unión europea sirva como un ejemplo de convivencia entre el mundo cristiano y le islámico, algo que bastante falta hace, y Turquía ha hecho y continúa haciendo muchos esfuerzos por aplacar los temores del electorado europeo del cual, en definitiva, depende: la sociedad turca es mucho más liberal que en el caso de otros países mayoritariamente musulmanes, el estado es laico y los turcos hasta se permiten algunos placeres como el consumo de bebidas alcohólicas y el juego que en otros países islámicos se encuentran estrictamente prohibidos.

Pero como el conflicto subyacente entre el mundo occidental y el Islam se basa en percepciones, hasta que las naciones musulmanas dejen de ser 'pobres, intolerantes y violentos' en la mente del ciudadano medio occidental, Turquía - lamentablemente, desde mi punto de vista - continuará golpeando amablemente a las puertas de Europa.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©