La inversión de valores del tabaquismo y el fracaso de las leyes antitabaco blandas


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Demuestra el hábito de fumar una manifiesta estupidez en todo fumador? (I)

Defensa personal ante el tabaco, o el eterno dilema del no fumador

¿En qué se relaciona el cigarrillo y los huracanes?

Cigarrillos y tos

Para dejar de fumar no hay excusas (I)

¿Es fácil o difícil dejar de fumar?

¿Usted realmente no fuma?

Los cigarrillos electrónicos y sus perjuicios

El engaño de los cigarrillos light (I)

La estética del fumador, la estética de la muerte encubierta

Los fumadores irrespetuosos (I)

"Usted fuma, pero otros no" (I)

Humo y dinero (I)

¿Tabaco?

Cigarrillos: más engaños a plena vista

Algunos datos sobre el tabaquismo

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipo de supervivencia

Las buenas costumbres en lo que al hábito del tabaco se refiere parecen haberse invertido: el que debería disculparse por fumar (el fumador) es el que se siente "ofendido" si se le impide hacerlo, y el que debería tener todo el derecho del mundo para quejarse porque fumen, se califica de "irrespetuoso" si no es "tolerante" con los fumadores que lo rodean.

Aire libre de humo
Al aire libre no hace falta fumar.

Leyes antitabaco como la reciente ley española parecen haber progresado poco en la batalla de la sanidad contra el cigarrillo, debido a haber subestimado este hecho. Al ser los no fumadores "tolerantes", los bares y restaurantes, al dárseles a elegir entre ser un local de fumadores, y uno de no fumadores, lo que hacen es optar por lo primero. Por supuesto, si a la gente que no fuma le da lo mismo "se tolerantes" y transformarse en fumadores pasivos con tal de "no quedar mal" con sus conocidos que fuman, y por lo tanto entrar a locales apestados de humo, la elección de los comerciantes es más que comprensible, es simplemente lógica: eligen lo que menos les perjudique económicamente, lo que menos clientes les quite.

Es por eso que la ley antitabaco no puede ser tan permisiva. Debe ser totalmente restrictiva en lo que se refiere a los espacios públicos. En efecto, si se prohíbe totalmente el fumar en todos los lugares públicos, y se hace cumplir esta ley a rajatabla, los fumadores no tendrán otra opción más que fumar afuera, y adaptarse a lo que hay. Las empresas, hoteles, bares y restaurantes no deberían invertir en reforma alguna para adaptar sus instalaciones para hacerlas "mixtas" (para fumadores por un lado, y no fumadores por el otro) y al mismo tiempo no perderían un solo cliente o molestarían a sus trabajadores, porque si en ningún lugar público cerrado se permite fumar, los fumadores no tendrán más que resignarse a no fumar en dichos lugares, no tendrán otra opción.

Pero pese a esto, en España se decidió una ley "light", "democrática" y "tolerante" para con fumadores y comerciantes, cuando (como acabamos de explicar) la solución era mucho más simple y más económica. Esperamos que países como Argentina aprendan de este relativo fracaso de la ley antitabaco española y se decida por una ley de verdadera "tolerancia cero" contra el tabaco, como la que existe en Irlanda o el Reino Unido.

Para debatir sobre este tema, únase a nuestro foro y participe de este debate.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com