Obesidad y sobrepeso: causas y consecuencias (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Hacer dieta no es dejar de comer (I)

¿Porqué ahora engordo si sigo comiendo lo mismo?

Peso adecuado: medición de grasa a través de pliegues cutáneos

El mito de Popeye y las vitaminas

Indice de Masa Corporal (IMC) y de cintura-cadera

Dietas y ejercicio físico: medición de la masa y las proporciones corporales

Dieta, peso y la fábula del montañista y la mochila

Dieta y peso: los bioanalizadores

Salud y vegetarianismo, o el mito de la margarina

Alimentación y salud: ¡Cuidado con los aceites interesterificados!

Las contradicciones del orgullo gordo

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Medicinas y alimentos naturales

Equipos y provisiones para la aventura

Cocina extrema y de campaña

Así, vemos que un obseso que no está tratando su enfermedad pudiendo hacerlo (es decir, que tiene los medios a su disposición, propios o de terceros), es una persona que suele tener una forma de ser que implica o una negación de la realidad (la de su propia obesidad y sus causas). Este "irrealismo", como lo llamaremos aquí, lo llevará a negar o minimizará su problema que, por supuesto, no reconocerá como algo fundamental (probablemente la cuestión más fundamental que debería resolver cuanto antes en su vida) ni como una enfermedad propiamente dicha. Incluso dejará de frecuentar a aquellos que ponen de relieve lo evidente (su sobrepeso), lo que nos lleva al segundo de los puntos: la forma de ser que como consecuencia de su auto-negación el obseso desarrollará y mantendrá mientras padezca su enfermedad.


Sin hacer ejercicio es casi imposible combatir la obesidad.
Sin hacer ejercicio es casi imposible combatir la obesidad.

Porque este irrealismo no lo padecen muchos de los que puede llevar a relacionarse con él y no son obesos, por lo que el obeso de una forma o de otra actuará de forma insegura ante la sociedad en la que la obesidad no es la norma [*]. Se ocultará, literal o metafóricamente: se relacionará con gente que no menciona su problema, como si no existiera, se vestirá tratando de disimular su físico, evitará actividades en donde se ponga de manifiesto su baja forma o imposibilidad física de realizar ciertos ejercicios, etc. Así mismo, potenciará todas las actividades en las que pueda contactar con gente de su mismo tipo psicológico, es decir, aquellos que no piensan en las consecuencias que sus actos tienen para su salud.

Dicho de otra forma, el obeso, igual que otras muchas personas afectadas por ciertas afecciones psicológicas (como las adicciones) tenderá a crearse un mundo imaginario en el cuál, si le preguntan, el dirá que está "perfectamente" y que no tienen "ningún problema", que es feliz y (en todo caso) que desde está trabajando en solucionar el "detalles" de "unos kilos de más" como si de algo sin demasiada importancia se tratara. Incluso planeará su vida en función de sus estudios, su pareja, casamiento, hijos y el largo etc. de la vida cotidiana de la gente normal, pero sin tener en cuenta que dicha vida podrá verse (y se verá, tarde o temprano) interrumpida bruscamente por algunas de las consecuencias drásticas que traerá su exagerado sobrepeso para su salud. Es decir, todos sus planes no servirán de mucho, porque para llevarlos adelante se necesita buena salud, esa es la triste y dura realidad, y lo que transforma su problema no sólo en una enfermedad, sino en lo que debería ser su principalmente preocupación y reto a resolver antes de pensar en cualquier otra cosa.

Y sí, necesitará fuerza de voluntad, constancia y capacidad de sufrimiento. No, no es fácil y no hay caminos rápidos, probablemente mentalmente será obeso toda la vida. Pero el resultado de tanto esfuerzo valdrá la pena a nivel de autosuficiencia, de salud física y mental. Realmente superar un problema de tal envergadura, como todo gran problema, hace de las personas mejores personas, y así las personas con sobrepeso y obesidad que encaran y finalmente resuelven su enfermedad, pueden potencialmente superarse a si mismas y dar un grandísimo ejemplo a todos los demás. Desde les mandamos ánimos, al tiempo que con estas lineas queremos abrirle los ojos, tanto tanto a las personas que sufren esta dolencia, como a aquellos que (siendo sus amigos o familiares) todavía no hicieron todo lo que está en su mano para ayudarlas. Porque nunca debemos olvidar que no pensar en un problema no hace que este desaparezca, sino más bien que se haga más problemático.

Notas:
[*] Lamentablemente en algunos ámbitos, regiones o países ser obeso es ya algo normal, siendo el tener sobrepeso algo mucho más normal todavía. Así, vemos que en estos lugares se llega incluso a invertir la autodiscriminación que un obeso hace de sí mismo en sociedad, juntándose las personas con esta enfermedad en grupos que se vanaglorian de su condición de tales, considerando un orgullo consecuencia de "una forma de vida" más el ser obeso. Pero la ciencia médica deja hasta el momento perfectamente claro que ser obeso es fatal para la salud, por lo que esta "forma de vida" sería entonces tan reprochable en función de sus consecuencias como la de un adicto a las drogas.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com