La medalla y la guillotina de los valientes (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

El equipo de aventura y supervivencia

¿Qué hacer bajo la lluvia? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Un héroe es, por definición, alguien que hace algo de tal valor en pro del bien común, que va más allá del deber humano, originalmente casi un semidiós según la mitología griega (hijo de un dios y un mortal) más adelante la cultura lo define como alguien que tiene las cualidades que se consideran más valiosas en la sociedad donde habita. De la misma forma, un villano es quién sobrepasa la norma en lo que a las virtudes se refiere, pero en dirección inversa. Resulta sorprendente entonces que los medios de comunicación (privados y gubernamentales) caratulen últimamente, alcen o bajen el pulgar, a personas comunes que realizaron acciones comunes, ya no por lo extraordinario de su acción moral, sino por los efectos mediáticos que pueda tener en la población, en su inseguridad y en sus miedos. ¿Están los héroes y los villanos sobrevalorados? ¿O es que el paradigma de "el bueno" o "el malo" se relaciona también con otro tipo de virtudes?

Héroes y villanos parecen ahora pulular más que nunca. Pero, realmente, ¿puede alguien que hace lo que tiene que hacer ser el prototipo de las buenas o las malas acciones a seguir? Esta pregunta no es trivial, ya que los héroes y los villanos son los que marcan, con el ejemplo, el pulso de la moral social, de los valores de los ciudadanos comunes. Es decir, son los que ayudan a crear el camino que luego transitarán el "común de los mortales".

Uno de los más recientes proclamados héroes de la aviación comercial es el comandante del vuelo que tuvo que amerizar de emergencia en Nueva York, sobre el río Hudson, el capitán Chesley Sully Sullenberger. Su hazaña (indiscutiblemente valiosa ya que salvó decenas de vidas) no fue otra que hacer lo que tenía que hacer. Esto puede parecer una aseveración exagerada para alguien que no es piloto de aviones, pero cualquier piloto sabe que es totalmente cierta: un piloto se entrena para reaccionar de forma perfectamente estipulada en emergencias de este tipo, precisamente ese es su trabajo. Así, podemos afirmar que el señor Sullenberger es sin duda un buen profesional, pero...¿fue un héroe? Para los medios sin duda sí. Y para la gente también.

En España, otro caso de tinte policial todavía resuena como un eco en las noticias del mediodía: el del profesor Jesús Neira. El profesor Neira pasó a la fama tras casi morir en un intento de evitar la agresión de una mujer supuestamente (porque no se probó aún ante la justicia) maltratada por parte de su pareja. Mientras se recupera medianamente bien de un traumatismo cerebral que lo llevó al coma [1] fue galardonado a través de su esposa con una "medalla al valor" y calificado por todos como un "héroe en la lucha contra la violencia de género". Sin duda el Prof. Neira es otro caso de una persona que hizo lo que creía que era justo moralmente hablando, pero lamentablemente no podemos decir que desde el punto de vista de su propia supervivencia hizo lo correcto. Desde la óptica de la defensa personal, el Prof. Neira cometió una imprudencia temeraria al pelear con alguien en inferioridad de condiciones, y bajar la guardia (fue atacado por la espalda por el agresor) con una persona que se sabe estaba a todas luces drogada (el agresor confesó ya que estaba bajo los efectos de la cocaína y alcohol al perpetrar el hecho).

Al calificar al profesor Neira, antes de que la Justicia se pronuncie, como un ejemplo para "la lucha contra la violencia", quizás se mande entonces un mensaje de "contra-violencia-irracional" adicional que no sea del todo positivo. Pero lo cierto es que el Prof. Neira se convirtió en héroe pese a esto por una razón: conmovió los sentimientos del público por su hazaña, una hazaña irracional pero ética. Aquí vemos otra característica no necesaria, pero sí común en muchos héroes clásicos: el de que la hazaña realizada lo lleve a la perdición a nivel personal, es decir, el de que la hazaña sea un verdadero sacrificio por el bien común.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com