¿Qué distingue al judo del resto de las artes marciales? (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La ética de la defensa personal

La Víctima Perfecta (I)

El sistema de armas Nanotyrannus (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

De una forma reconozco no imparcial, voy a contar porqué desde mi punto de vista el Judo es superior a otras artes marciales (o se especializa más) en algunos aspectos, y por lo tanto por qué no puede ser obviado por aquellos que se consideren artistas marciales o que se interesen por la defensa personal.

Judo - Shia
Shia o lucha de judo en competición

Ningún arte marcial (exceptuando al posterior Aikido [1]) se especializó como el Judo en el arte de caer de forma "correcta" en el arte de los ukemis. Incluso las Ryu o antiguas escuelas japonesas de Jiu Jitsu no se encargaban demasiado de eso, ya que todas sus técnicas eran mortales, y no se buscaba ejecutarlas de forma completa salvo en el contexto de una batalla real, so pena de resultar como mínimo gravemente herido.

La mayoría de las artes marciales se especializan en golpear ("atemis" en japonés), ya sea con la mano, con los codos, con las piernas, con los pies, con las rodillas, e incluso con la cabeza. Sin embargo, pocas se especializan en arrojar al contrario, en proyectarlo, en lanzarlo, es decir, en despegarlo del suelo o dejar que caiga sobre él. Y entre las que lo hacen, ninguna lo hace con la profundidad y la amplitud con que lo hace el Judo.

Esto implica que el Judo debió desarrollar una forma de evitar que al caer uno se haga daño, ya que de otra forma, evidentemente, las repetidas caídas repercutirían perjudicialmente en la salud de sus practicantes. El Judo no inventó la forma de caer, pero sí adaptó y perfeccionó este antiquísimo arte proveniente de las Ryu (escuelas) japonesas de Jiu Jitsu.

Contrariamente a lo que pasaba con el Jiu Jitsu y con lo que pasa actualmente con la mayoría de las artes marciales al margen del Judo [2], este (gracias a las caídas, los ukemis) puede ejecutarse cuando se practica al 100% de la intensidad, es decir, de forma totalmente realista.

Caer, por tanto, se transformó de una forma de lastimarse, de algo temido y que debe evitarse, en algo que nos permite amortiguar un golpe que de otra forma podría ser fatal, se transformó de una simple caída en un "ukemi"; es decir, en la forma de caer para evitar dañar nuestro cuerpo.

Cuando uno (tori) arroja a un compañero (uke), lo hace con la misma fuerza y de la misma manera en que arrojaría a una persona en caso de defenderse de un ataque. Pero como el compañero sabe caer, y lo hace en una superficie relativamente mullida, evita las consecuencias desagradables que tendría dicha técnica sobre el supuesto atacante [2].

Los ukemis, por supuesto, no sólo son útiles en la práctica del judo, sino que sirven en cualquier situación de supervivencia en la que debamos adaptar una caída en una superficie dura para no lastimarnos (cuando se pierde el equilibrio durante la práctica de otros deportes, en defensa personal, etc.).

Y esto también implica otra cuestión: para poder evitar caer al tiempo que se busca hacer caer a otro (combate de un judoka contra otro judoka) es necesario manejar y perfeccionar el equilibrio corporal. El judo por lo tanto enseña una forma nueva de desplazarse, aprovechando los desequilibrios propios y ajenos para lograr que el contrincante pierda el suyo, al tiempo que uno se mantiene dominante. Algunos llegan a afirmar que aprender Judo es sinónimo de aprender a caminar...y que antes, literalmente, no se sabía como hacerlo...podría decirse que el Judo junto con otras artes marciales perfecciona lo que hace unos cuantos miles de años nos diferencia de los primates.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com