Una historia de supervivencia: La construcción del ferrocarril de Birmania (II)

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Supervivencia de combate y tiro de defensa

Religión y supervivencia

Richard Hastleton, el perseverante

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos para policías, militares, bomberos y fuerzas de seguridad

Supervivencia militar y de combate

Armas para caza, defensa personal, artes marciales y paintball

El teatro de guerra en Birmania no era de los prioritarios para los comandantes aliados que, por otra parte, sabían que los japoneses se habían sobre extendido tratando de llegar hasta la India y que en cierta forma, la existencia del ferrocarril birmano aliviaba la situación de las tropas de desembarco que frecuentemente debían atacar islas en el Pacífico fuertemente defendidas por los defensores japoneses.

Las tropas aliadas que había en la zona, como las del General Stillwell, los Chinditas de Wingate y los Tigres Voladores de Claire Chennault podían ayudarles un poco bombardeando a las posiciones de sus enemigos, pero no mucho más.

Hubo otros esfuerzos que también sirvieron para aliviar la situación de los prisioneros y empeorar la de los japoneses, como la infiltración de agentes del OSS - el servicio secreto norteamericano del cual luego surgieron la CIA y las fuerzas especiales del ejército (los originales boinas verdes) en Mytkina, con el objeto de rebelar a las tribus kachines contra los ocupantes; también fueron intentos exitosos, pero limitados a acciones de guerra de guerrillas que no podían lograr la liberación de muchos prisioneros, salvo como resultado colateral de raids y emboscadas, pero nunca gracias a la ocupación por mucho tiempo de un territorio o la expulsión de sus enemigos de vastas áreas.

Los prisioneros en Birmania cada ínfima oportunidad para hacerse sentir bien ellos mismos. Cada clavo que los japoneses perdían porque se les caía de un puente de madera en construcción, cada mosquito que picaba a los guardias, y hasta cada contestación por lo bajo que hacían los prisioneros a sus captores eran eventos vistos por los que finalmente fueron los sobrevivientes como pequeñas victorias.

Por eso, no hay que pensar que existen cosas imposibles porque entonces se transformarán en imposibles; la supervivencia depende muchas veces del aprovechamiento de las oportunidades, por ínfimas que sean.


... donde ni siquiera se puede ver a tres metros de distancia a causa de la vegetación.
... donde ni siquiera se puede ver a tres metros de distancia a causa de la vegetación.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com