Las limitaciones del tiro automático

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Supervivencia de combate y tiro de defensa

Posiciones de tiro para la supervivencia de combate

El sistema de armas Nanotyrannus (I)

Armas de supervivencia: Cómo emplearlas para sobrevivir realmente

Introducción a la supervivencia (I)

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Armas para caza, defensa personal, artes marciales y paintball

Supervivencia militar y de combate

En materia de supervivencia de combate, el uso de la opción de fuego automático en las armas diseñadas para ello debe limitarse al máximo posible.

Probablemente más que en ningún otro aspecto, las armas de fuego capaces de disparar automáticamente o en ráfagas se diferencian mucho de lo que vemos en el cine o la televisión, porque si bien es cierto que un fusil de asalto o ametralladora pueden enviar hacia el blanco más de seiscientos proyectiles por minuto, eso casi nunca debe hacerse. Las razones para limitar al máximo el fuego automático son varias:


Con las armas automáticas la seguridad debe ser lo primero: Nótese cómo se marcha, con el cañón apuntado hacia abajo y un costado.
Con las armas automáticas la seguridad debe ser lo primero: Nótese cómo se marcha, con el cañón apuntado hacia abajo y un costado.

- Ahorro de munición: No se trata solamente de mucho dinero, sino de la posibilidad de conservar balas para utilizarlas posteriormente en el combate. Un solo proyectil es suficiente para abatir al adversario, entonces ¿por qué disparar veinte o treinta de ellos en poco más de un segundo?

- Conservación del arma: Disparar en ráfagas sobrecalienta los componentes del arma y los somete a esfuerzos que se elevan logarítmicamente. Esto incrementa el riesgo de ocurrencia de desperfectos y encasquillamientos al acortarse la vida útil de las partes.

- Mantenimiento del control de tiro: Las armas automáticas, salvo que estén muy bien compensadas, tienden a salirse de la línea de puntería de forma difícil de controlar, haciendo que todos los proyectiles posteriores al tercero o cuarto que sale en la ráfaga virtualmente se desperdicien.

- Eficiencia: Por la razón anterior, se ha comprobado estadísticamente que el fuego automático resulta mucho mejor cuando se hace en ráfagas de tres o cuatro disparos.

Por supuesto que en la vida civil resultará sumamente raro que si impera la ley y el orden se acceda a un arma de fuego selectivo o automática, pero en términos de la supervivencia urbana y de combate, y considerando lo que sucede en sociedades que caen en el caos, esto debe conocerse. En el mundo hay muchísimas armas automáticas y el tema de su utilización no debe interpretarse como un tabú o secreto de estado.


Esta es la postura para disparar erguido con un arma al hombro, particularmente en el caso de las automáticas; desde luego, habrá que tener en cuenta la protección pues se ofrece como blanco una superficie corporal muy grande.
Esta es la postura para disparar erguido con un arma al hombro, particularmente en el caso de las automáticas; desde luego, habrá que tener en cuenta la protección pues se ofrece como blanco una superficie corporal muy grande.

Para disparar en ráfagas efectivas, si el arma no cuenta con un modo propio y preestablecido, habrá que hacer lo siguiente:

- Colocar el selector de disparo en la posición de modo automático.

- Colocarse en posición de tiro instintivo desde la cadera o bien apuntando con el arma al hombro.

- Sostener muy bien el arma, ejerciendo fuerza hacia atrás - a las caderas o al hombro - y hacia abajo.

- Apretar o jalar del gatillo de forma muy breve y soltarlo, de modo que se produzca una ráfaga lo más corta posible. El arma tenderá a elevarse directamente hacia arriba o bien de forma diagonal, hacia arriba y un costado; ese retroceso compuesto es el que se debe contrarrestar.

Una vez que se ha disparado, aún si se continúa en combate, habrá que colocar el selector de disparo en la posición de seguro o fuego semi automático por su propia seguridad. Esto es sumamente importante tener a una de estas armas en modo automático y sin seguro es lo mismo que andar arrojando al suelo una treintena de armas que se podrían disparar accidentalmente y al mismo tiempo.


Postura adecuada para disparar un arma automática desde la cintura.
Postura adecuada para disparar un arma automática desde la cintura.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com