El caso de Gaza: ¿Sobrevivir es una victoria o simplemente un autoengaño frente a una derrota catastrófica?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Armas de supervivencia: Cómo emplearlas para sobrevivir realmente

Los principios morales elásticos de los sobrevivientes

El mito de la proporcionalidad en la respuesta bélica

Introducción a la supervivencia (I)

Todos los consejos al aire libre

La estandarización del equipo

Todos los huevos en la misma canasta

Consejos de Supervivencia: Evitar riesgos innecesarios

El sistema de armas Nanotyrannus (I)

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Alemania no pereció después de la primera guerra mundial, ni tampoco después dela destructiva contraofensiva aliada de la segunda guerra pero sería muy difícil poder decir que eso constituyó una historia victoriosa para los alemanes; simplemente sobrevivir a pesar de que un enemigo ha arrasado nuestro territorio no puede considerarse de por sí una victoria, aunque en algunos conflictos bélicos - típicamente, en el Medio Oriente y por razones propagandísticas - se plantea como una supuesta victoria el hecho de simplemente sobrevivir pero ¿es tal argumento válido al menos en alguna circunstancia?

¿Cuándo es válido cantar victoria por lograr sobrevivir? Obviamente, cuando parte de la ecuación de la batalla implica la intención de exterminar a un adversario y éste sobrevive. Por oposición, si nos planteamos exterminar a un adversario y no lo logramos ello supondría una derrota. Pero si eso es lo único que puede definir una victoria, entonces queda claro que el victorioso no puede obtener nada más porque de lo contrario, la victoria se definiría como la obtención de algún otro objetivo. En el caso de una guerra sería obtener más territorio, causar bajas al enemigo, repeler un ataque, etc. pero si solamente se aspira a sobrevivir es que las cosas están muy mal. La sola supervivencia como victoria puede servirle únicamente a un prisionero sin ninguna esperanza pero también depende de cuales son las intenciones de su enemigo o captor, pues si realmente está empecinado en matarle, entonces sí, podemos decir que el sobreviviente ha obtenido una victoria, pero ese objetivo de exterminio debe ser explícito, manifestado por el carcelero explícitamente por medio de documentos o expresiones oficiales de similar valor porque de lo contrario se trataría simplemente de una interpretación hecha, naturalmente, sobre la base del odio entre dos enemigos, a propaganda, y ese sentimiento no es un buen consejero en primer lugar porque ha puesto a los dos enemigos en la situación que los ocupa, en primer lugar.

Incluso una guerra enconadísimia no necesariamente significa que un enemigo desea exterminar a otro; por ejemplo, los norteamericanos nunca se propusieron exterminar al Japón durante la segunda guerra mundial, o los soviéticos no tenían intención de exterminar a los alemanes pese a que éstos sí lo querían hacer con los pueblos del este y la URSS en su conjunto. Muchas veces, las intenciones de uno de los bandos pueden hacer que interprete las intenciones del otro como un intento de exterminio porque ellos sí lo harían, cuando en realidad de lo que se trata es de una respuesta basada sin lugar a dudas en el odio y en la necesidad de combatir contra un adversario muy duro. Esto es lo que sucede en Gaza: La gente de Hamas piensa que los israelíes los quieren exterminar porque eso es exactamente lo que ellos se han planteados hacer con Israel hace ya más de veinte años cuando se creó la organización, y dicho objetivo - el exterminio israelí - se puso por escrito. La pretendida liberación de Palestina es un pretexto; el objetivo real, planteado por la propia Hamas en sus documentos, es implantar un estado islámico donde ahora está Israel. Por lo tanto, que los israelíes respondan brutalmente y en algunos casos, violando normas de derechos humanos y convenciones de guerra, es interpretado por la gente de Hamas como un intento de exterminarlos a ellos porque así es como ven el mundo, en blanco o negro. Por ello es falaz intentar equiparar a los israelíes con los nazis, sino más bien se los puede comparar con esos soldados soviéticos que se portaron bastante mal contra los alemanes que explícitamente juraron exterminarlos a ellos.

¿Están los palestinos en una prisión? Cuando se habla de un prisionero de guerra o político puesto dentro de un campo de prisioneros o un calabozo, es relativamente sencillo definir la situación. Cuando se trata de un pueblo sitiado, a veces se empieza a hablar de ghetto y a veces no; no todas las situaciones difíciles en las que uno de los bandos se encuentra para empezar implican el deseo de exterminio por parte del otro. En otras palabras, no todos los que se sienten como parte de un ghetto realmente están en uno y en eso hay que diferenciar justamente, a los ghettos como los de Cracovia o Varsovia donde los nazis encerraban a los judíos sin que estos les hubieran hecho nada, y el caso de - por ejemplo - la franja de Gaza, cuyos límites con Israel y Egipto han sido sellados por ambas naciones, situación que dificulta enormemente la vida de la gente que vive allí, ciertamente. El ghetto de Varsovia fue creado para exterminar, Gaza, como virtual ghetto, fue creado por los Israelíes y los Egipcios, que también comparten frontera, para frenar a grupos como Hamas y como represalia por ciertas acciones. Que el resultado al final del día tenga similitudes para los civiles en ambos casos históricos no cabe duda, pero las responsabilidades y los hechos que llevan a estas situaciones son completamente distintos. No toda la sangre que corre lo hace por los mismos motivos.

¿Y por qué no se puede comparar al ghetto de Varsovia con Gaza? Simplemente porque son categorías diferentes; más allá de la crueldad evidente de ambas situaciones, la razón por la que los judíos estaban en el ghetto de Varsovia es porque los nazis los querían exterminar explícitamente. La razón por la que tanto Israelíes como Egipcios han cerrado las fronteras con Gaza es por la cantidad de atentados producidos por las facciones militantes islamistas, incluyendo las que operan en Gaza, tanto en Israel (principalmente, por razones obvias) y en Egipto. Para la apertura del ghetto de Varsovia existía una condición de los nazis: Que todos sus ocupantes estuvieran muertos. Para la apertura de los pasos fronterizos de Gaza, ni los israelíes ni los egipcios pretenden la muerte de esos palestinos en sí, sino que dejen de operar los grupos militantes en la zona que provocan numerosos hechos de violencia que luego degeneran en campañas punitivas israelíes y en razzias brutales en Egipto. Es decir, las condiciones por las cuales se cierran los límites y las condiciones bajo los que se abren en los clásicos ghettos del holocausto y Gaza no son las mismas: En los primeros la única alternativa era la muerte, en este caso reciente, no (Ver The Skowronek Bankers).

Lo sobjetivos de los israelíes pueden ser opinables para muchos, pero ciertamente no son los mismos que los de la Gestapo, y pretender que sí lo son es en realidad, una de las formas que tienen los neo nazis y anti semitas para quitarle importancia y trata de "diluir" el efecto del holocausto por comparación y asociación con hechos indudablemetne lamentables pero infinitamente menos graves.

En otras palabras, si usted piensa que lo que pasa en Gaza y lo que sucedió en Varsovia, es un ignorante o un antisemita.

Esto no quiere decir que los egipcios o los israelíes, y sobre todo estos, que son los que más problemas tienen con la gente de Gaza - estén libres de errores o que sean santos, pero la evolución de los hechos en Gaza difícilmente puede compararse con la de los ghettos nazis y la mejor prueba es que donde no operan los grupos islamistas el trato a los propios palestinos es distinto - no perfecto ni muy amistoso, desde luego, pero no tan implacable como en Gaza - como ocurre en Cisjordania. La reciente operación "Plomo fundido" del ejército israelí tuvo lugar en Gaza, no en la otra región en conflicto; la diferencia es que al menos entonces, los cohetes de Hamas provenían de la franja y no de los alrededores del Mar Muerto. Esto no quiere decir que Israel esté libre de culpas, pero es importante entender estas diferencias para poder analizar este ejemplo por una razón: la organización Hamas definió a este hecho como una victoria suya pues - en sus propias palabras - lograron sobrevivir. Pero hay que decir que uno de los objetivos explícitos de esta organización y que esté redactado en uno de los artículos de su carta orgánica es destruir al estado de Israel cosa que obviamente no han logrado. Por lógica se puede decir entonces que el estado de Israel también ha sobrevivido, y si los dos bandos han sobrevivido frente a las intenciones más o menos explicitas de sus sendos enemigos de exterminarlos, resulta obvio que a condiciones iguales no es posible determinar una victoria o derrota sobre esta base pues tenemos aquí un problema de cancelación lógica. Por ende, la simple supervivencia no puede usarse como medida de victoria en este caso. Para verlo por el absurdo, sería como si Israel plantear una victoria porque Hamas no logró exterminar al estado judío, o como si un astrónomo dijera que la especie humana ha triunfado porque hasta ahora ningún meteorito no ha aniquilado como a los dinosauros.

Por otra parte, y más allá de que hay efectivamente gente en Israel que le desea lo peor a los palestinos, el pueblo judío y sus autoridades saben por su propia experiencia que liquidar a todo un pueblo resulta imposible. Por ende, más allá delas manifestaciones de algunos exaltados y fanáticos - que los hay también en Israel - y sobre la base de las experiencias bélicas del país, resulta poco creíble que las IDF se plantearan seriamente como objetivo estratégico el exterminio de los palestinos o de facciones como Hamas. Saben muy bien en base a sus aciertos y errores anteriores que ello no es posible y precisamente, antes de la campaña en Gaza, cuando manifestaron sus objetivos militares, no hablaron de exterminio. El operativo militar fue claramente una campaña punitiva destinada a mostrarle a los palestinos qué clase de poder tienen los israelíes, con abusos incluidos, pero no se puede decir que sea un exterminio considerando lo que se sabe de los israelíes y en base a sus acciones: ¿qué les impedía, realmente, quedarse unas semanas más en Gaza y pasar a cuchillo a todos sus habitantes? La realidad es que nada, ninguna fuerza militar o paramilitar, o presión internacional. Si no lo hicieron es simplemente porque no querían. Por lo tanto, una vez más se puede ver que el argumento de la supervivencia como actor de victoria resulta falso. Los argumentos en torno a supuestas bajas elevadas de los israelíes con motivo de su salida son un ensayo retórico pero no se contrastan con al realidad: No se han comprobado esas supuestas bajas, no hay daños en las ciudades israelíes y por otra parte, los judíos sí son un pueblo que ha sobrevivido un exterminio, así que para ellos, el número de bajas frente a algo que consideran como un acto de defensa propia es de valor secundario.

Resulta obvio que después del ataque israelí, sus soldados volvieron a sus cuarteles y sus casas sin daño alguno, mientras que en Gaza decenas de miles de personas están mucho peor al terminar la operación que antes de comenzarla. El efecto de los lanzamientos de cohetes contra las ciudades israelíes ha sido un contraataque devastador, citado por muchos como excesivo o desproporcionado, pero que ha conseguido que el costo de la batalla sea infinitamente más alto en Gaza que en Israel. Si nos guiamos solamente por este factor, la derrota de Hamas es clara, máxime que ahora, como autoridad en la franja, va a tener que dar respuestas a todos los damnificados. El número de edificios destruidos en ambos países lo dice todo: Cero en Israel, 25.000 en la Gaza Palestina. La medida de la victoria o la derrota en este conflicto debería busarse por el peso de posguerra que le queda a cada bando; eso es lo que a la larga va a afectar más que nada el frente interno de cada bando. En términos simples, para definir quién ha salido derrotado en este conflicto basta responderse al interrogante de quién se ha llevado la peor parte.

Israel necesitará, sin embargo, prestarle más atención al impacto psicológico de sus campañas - justificadas o no - puesto que semejante grado de destrucción causa desagrado en la gente que ve las cosas a la distancia y existen muchos antisemitas y nazis a quienes les encantaría poder disolver sus propias culpas en un mar de lágrimas hipócritas por los Palestinos a quienes, por supuesto, dicen apreciar pero que en la práctica y por lo que hemos podido constatar con la falta de donaciones para la reconstrucción, desprecian tanto o casi tanto como a los judíos. Los israelíes deben recordar que mientras que para ellos y los palestinos este es un problema entre los dos, pro territorios y ajustes de cuentas, para muchos antisemitas alrededor del mundo cada ocasión de estas constituye una excusa para ventilar su racismo encubierto que no se animan a mostrar cotidianamente. Y no se pregunten por qué nadie se indignó en la misma medida todos esos años de bombardeos con cohetes contra las ciudades y los civiles de Israel: Hay muchos que los odian igual que en 1939 y en sus mentes los civiles en Israel - aún si son árabes - no merecen su atención o su indignación.

Es triste ver el resultado de las campañas israelíes, pero también es triste como un grupo de aventureros tiene prisionera a su propia población, comete errores garrafales pensando que no recibirían una retaliación por sus cohetes, y luego provoca semejante tragedia a su propia gente. Por último, hay que analizar si realmente todo esto ha sido necesario: Desde el punto de vista israelí sí, para paliar al menos el lanzamiento de cohetes contra su territorio. La ofensiva israelí ha sido aterradora, pero ese es el principal objetivo que se propusieron los mandos de la IDF y por lo visto lo lograron. En sus propias palabras, les dejaron un mensaje a sus enemigos "en el único lenguaje que entienden" que resulta alarmante a futuro, pues si bien por ahora no se puede hablar seriamente de genocidio, de continuar esta espiral de violencia es posible que en el futuro las campañas punitivas israelíes se vayan transformando en algo semejante.

Desde el punto de vista del logro de la independencia palestina, considerando que una lucha armada contra los israelíes es inviable y los resultados están a la vista, no, ha sido una lucha en vano, estéril y que ha traído más desgracias que beneficios pese a la retórica de la gente que se beneficia con el conflicto en sí mismo. Egipto y Jordania lograron muchas concesiones por parte de Israel con solamente firmar tratados de paz; cuando ambos países combatían a la nación judía sufrían desgracia tras desgracia, como los palestinos en la actualidad. Tras la firma de esos tratados la situación cambió; la evidencia histórica está a la vista. Por eso, los palestinos, que bien merecen su propio país, deberían empezar a señalar a sus dirigentes ineptos y belicosos por una nueva derrota aplastante y trágicamente dolorosa.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com