Primeros auxilios: movilización de heridos y lesión cervical


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: valoración secundaria de una accidentado (I)

La Posición Lateral de Seguridad (PLS)

Primeros auxilios: la cadena de supervivencia en los accidentes (I)

Golpe de calor y primeros auxilios

Insolación: prevención y primeros auxilios

La cadena asistencial en caso de accidente

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

Primeros auxilios ante hemorragias externas (I)

Consejos para protegerse del Sol (I)

Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Hiponatremia, o el peligro de hidratarse en exceso (I)

Primeros auxilios: principios a seguir antes de transportar o movilizar heridos

Las causas de los accidentes (I)

¿Qué es el Triage o Triaje de catástrofe? (I)

Tratamiento de heridas en primeros auxilios (I)

La Escala de Glasgow

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

En primeros auxilios las lesiones cervicales sólo pueden sospecharse. Por lo tanto, siempre que haya la más mínima posibilidad de que se haya producido una, hay que actuar de hecho como si la hubiera, y en ese caso no mover al herido salvo que sea absolutamente imprescindible.

Las lesiones de las vértebras cervicales tiene un gran riesgo de implicar una lesión en la médula espinal. El corte total o parcial de la médula espinal a esa altura, puede traer aparejado problemas motores muy graves, en algunos casos llegando hasta la paraplejia o la imposibilidad total de mover el cuerpo desde el lugar de la lesión hacia abajo.

Es por eso que en primeros auxilios sólo se debe mover a una persona que tenga o se sospeche que tenga una lesión cervical por causas de fuerza mayor (es decir, si peligra su vida de forma inminente). Y si se hace, debe hacérselo manteniendo el eje cabeza-cuello-tronco.

Normalmente debe suponerse que hay lesión a nivel de las vértebras cervicales cuando se trata de un choque o accidente automovilístico, o una herida y desvanecimiento debido a un fuerte golpe en la cabeza (por ejemplo, al tirarse de cabeza a una piscina y chocar con el fondo, al desmayarse y golpearse la cabeza al caer, al rescatar un herido de una avalancha, etc.). Otra regla que suele tenerse en cuenta, es que una persona haya resultado herida por una caída con golpe en la cabeza de una altitud mayor a su propia altura. Pero lo cierto es que lo mejor es suponer que siempre hay una lesión cervical si se trata de un herido traumático, ya que todas las reglas tienen sus excepciones: por ejemplo, una caída en montaña desde nuestra propia altura por un resbalón y golpear la cabeza en una piedra sin tener un casco; o una caída o "ukemi" mal hecho practicando artes marciales, podrían provocar fácilmente una lesión cervical.

Si una persona está inconsciente, pero no se la pone en posición lateral de seguridad (algo parecido a estar ladeado sobre un costado), existe el riesgo de que se ahogue con su propio vómito si vomita. Por eso, en ese caso lo mejor sería que haya al menos dos personas atentas a si esto pasa, y si la persona vomita hay que ladearla manteniendo el eje cabeza-cuello-torso fijo, es decir, uno se encargará de sostener la cabeza, y moverán al herido en bloque hacia un lado para evacuar el vómito.


Video que muestra como poner a una persona en Posición Lateral de Seguridad (PLS).

Lo ideal sería tener al herido ya sobre una camilla, así se facilitaría enormemente la maniobra de ladeo, que pasaría a ser un simple vuelco de camilla mientras se le sostiene la cabeza-cuello (por supuesto, el paciente debería estar debidamente atado a la misma). Existen camillas del tipo "cuchara" que se abren o separan por el medio, pudiendo meterse abajo del herido sin necesidad de levantarlo, y luego volviéndose a cerrar. De esta forma evitaremos cualquier movimiento riesgoso. Esto no se aplica a camillas improvisadas con mantas que no mantengan la rigidez suficiente para efectuar estas maniobras con seguridad.

De la misma forma, siempre que se disponga de él, se deberá utilizar un collarín o collar cervical para inmovilizar al herido, de esta forma cualquier movimiento necesario será menos peligroso. Sin embargo, el uso del collar cervical NO implica dejar de hacer el control manual de la cabeza, que siempre debe existir, ya que el collarín no proteje bien de movimientos laterales del cuello.

Para saber más sobre la movilización o transporte de heridos, seguir este enlace.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com