Primeros auxilios: valoración primaria de un herido (III)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: valoración secundaria de una accidentado (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

La Posición Lateral de Seguridad (PLS)

Primeros auxilios: la cadena de supervivencia en los accidentes (I)

Golpe de calor y primeros auxilios

Insolación: prevención y primeros auxilios

La cadena asistencial en caso de accidente

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

Primeros auxilios ante hemorragias externas (I)

Consejos para protegerse del Sol (I)

Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Hiponatremia, o el peligro de hidratarse en exceso (I)

Primeros auxilios: principios a seguir antes de transportar o movilizar heridos

Las causas de los accidentes (I)

¿Qué es el Triage o Triaje de catástrofe? (I)

La Escala de Glasgow

Tratamiento de heridas en primeros auxilios (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

1.3 - Valoración del pulso o corriente sanguínea y control de hemorragias graves.

Lo importante llegado a este punto es detectar si la persona tiene o no circulación sanguínea. El pulso es la forma más corriente de medirla, pero a veces no es fácil encontrarlo porque está débil, es demasiado irregular o simplemente no estamos entrenados para ello. Por eso, hay que prestar atención a todos los factores que pudieran indicarnos si a la persona le funciona el corazón (ver acá).

Habiendo comprobado que el herido no tiene pulso, deberemos combinar las insuflaciones de aire con el masaje cardíaco, (ya que es imposible que alguien al que no le lata el corazón respire). Es decir, oxigenaremos su aire con el nuestro como ya explicamos, y luego intentaremos que su corazón (gracias a la presión que se ejerce sobre él a un ritmo determinado) irrigue el cuerpo, manteniendo en alguna medida la circulación, y por lo tanto oxígeno sigua llegando a las células.

La reanimación cardiopulmonar debe tener un ritmo de 30 compresiones por cada 2 respiraciones [7]. Como realizar la RCP (reanimación cardiopulmonar) es un tema bastante complejo, lo trataremos a parte.


Aquí vemos como se la ejecuta a un muñeco de práctica por parte de unos
aspirantes a guardavidas o socorristas acuáticos. Hay que hacer la salvedad de que actualmente
lo recomendado es hacer 30x2, mientras que en el video se hacen 15x2 (15 compresiones por cada 2 insuflaciones),
lo que anteriormente era lo recomendado.

Una vez más, deberemos seguir con la RCP hasta que el restablecimiento del paciente sea evidente, seamos reemplazados por otro reanimador o lleguen los servicios de urgencia [8].

Si además observamos una hemorragia externa aguda o grave, actuaremos según sea necesario (ver acá al respecto).

Cuando terminemos de hacer la valoración primaria, y si no detectamos problema alguno (o los hemos solucionando) pasaremos a la valoración o exploración segundaria.


Notas:
[7] Esta recomendación ha cambiado más de una vez a lo largo de los años. En 1998 se recomendó a nivel internacional que se realizaran 5 compresiones cardíacas por cada 2 respiraciones (5x2), luego en 2001 se dijo que era mejor hacer 15 x 2. Y actualmente se recomienda 30 compresiones por cada 2 respiraciones (30x2). Igualmente se desaconseja el que, si hay dos personas, una se encargue de las respiraciones y otra de las compresiones. En caso de ser más de un socorrista, lo mejor es que individualmente se haga 30x2, y que estos se vayan rotando para evitar la cansancio. Estas recomendaciones son válidas para adultos, para chicos y bebés el ritmo es otro, ya que el corazón de un niño late más rápido que el de un adulto (trataremos esto en otra oportunidad).
[8] Antes de las recomendaciones del Consejo de Reanimación Europeo de 2005, el protocolo más aceptado establecía que luego de cada ciclo de compresiones torácicas combinadas con insuflaciones, debíamos volver a verificar el pulso / o signos de circulación sanguínea; y si lo hubiera, volver al paso 1.2; mientras que si no se detectara, debíamos seguir con la RCP. Ahora, sin embargo, se considera que cualquier reevaluación en estas condiciones es una pérdida de tiempo que puede traducirse en una menor probabilidad de supervivencia del paciente.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com