Consideraciones sobre la toma de temperatura corporal al aire libre


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Los síntomas de la hipotermia leve o ligera

Síntomas y grados de hipotermia

Hipotermia: actuación y tratamiento de primeros auxilios

Hipotermia y congelación en altitud

Golpe de calor y primeros auxilios

Congelación: definición, prevención y causas

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

La Posición Lateral de Seguridad (PLS)

La Escala de Glasgow

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

En caso de alteraciones de la temperatura corporal (hipotermia o hipertermia) hay que tener en cuenta algunas cosas para poder administrar los primeros auxilios al aire libre, y entre ellas puede incluirse la medición correcta de la temperatura. Aquí hacemos algunas aclaraciones sobre este tema.

Lo primero, al aire libre una persona afectada por hipotermia o hipertermia (golpe de calor, insolación, etc.) será muchas veces evidente a "simple vista" (si nos lo dice, si está tiritando, si se le siente la fiebre al palparla, etc.), pero a veces puede no ser tan evidente, sobre todo en el caso de una persona consciente.

Entonces, por defecto hay que abrigar o poner en una zona al accidentado, dependiendo de si lo que tenga sea un exceso o una disminución de su temperatura corporal normal. Pero si estamos en un lugar aislado y mientras esperamos ayuda, lo que hay que hacer es medir la temperatura para tener un dato más preciso de la evolución del paciente, para proceder en caso de hipotermia o de hipertermia. Para medir la temperatura, evidentemente tenemos que disponer de un termómetro. Lo normal es que el termómetro sea axilar o bucal, aunque también existe el rectal (no es muy popular fuera de los centros hospitalarios por razones obvias de practicidad y demás...ejem) y el termómetro epitimpánico, del que pocas veces dispondremos si no somos profesionales sanitarios con un botiquín muy bien equipado.

Lo cierto es que, en la práctica, las mediciones de temperatura hechas con estos termómetros axilares o bucales poco aportan a la actuación de primeros auxilios en caso de afecciones termoregulatorias extremas, como en el caso de hipotermia. Esto es así porque la temperatura central válida para casos de hipotermia se debe tomar con un termómetro epitimpánico, por lo que lo mejore es guiarse más por la clínica o sintomatología que presente el paciente, y que va asociado con determinados rangos de tempertaura.

En cualquier caso, y para otras afecciones termoregulatorias, llevar un termómetro durante expediciones de exploración, montañismo o (en general) durante actividades al aire libre de media o larga duración es recomendable. El termómetro no tendrá que ser de mercurio porque son frágiles y su contenido contaminante, mejor llevar los actuales termómetros electrónicos y mantenerlo apagado y lejos del frío (cerca de nuestro cuerpo, por ejemplo) para conservar la carga de sus pilas (y llevar de repuesto si se puede).

Al tomar la temperatura, hay que saber que la temperatura considerada normal varía dependiendo la zona del cuerpo en que se la toma:

- Si se toma abajo de la axila es de 36,5ºC

- Si se toma en la boca o el recto, es de 37ºC

La diferencia surge porque la que la toma de temperatura en la axila está en contacto con la temperatura exterior, y disminuye unos grados. Sin embargo, esta temperatura "normal" puede variar al alza o a la baja si, por ejemplo, nos encontramos en un lugar donde la temperatura exterior sea alta (zonas desérticas, por ejemplo) o baja respectivamente (montaña, polos, etc.).

Alguien podría pensar que sería raro encontrar a una persona hipotérmica en zonas de calor o hipertérmica en zonas de frío, pero no sólo no imposible ni mucho menos (hay muchas afecciones que son independientes de la temperatura ambiente) sino que además puede variar esta "temperatura ambiente" si estamos en refugiados, por ejemplo.

Porque la temperatura también puede variar de forma "artificial". generada por nosotros con una fogata para calentar al enfermo, por ejemplo. Así que hay que tener en cuenta la temperatura del lugar en que nos encontremos, y no tomar la temperatura axilar del enfermo directamente frente a una fuente de calor.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com