Prevención de accidentes durante viajes urbanos cotidianos


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Los principios para prevenir accidentes (I)

El exceso de velocidad y los accidentes de tránsito

La incidencia del consumo de drogas legales e ilegales en los accidentes de tránsito

Medidas a tomar para prevenir accidentes de tránsito o tráfico

El horario de los accidentes

¿Porqué sobrevivieron los uruguayos del accidente aéreo en los Andes? (I)

Accidente de esquí: un caso real

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

En el contexto urbano las fuentes de accidentes son múltiples, sobre todo en los trayectos que realizamos habitualmente entre nuestra casa y el trabajo. Aquí detallamos algunas recomendaciones básicas, nacidas del sentido común, pero muy efectivas para minimizar el riesgo de accidentes en los trayectos urbanos.


Un video que muestra un potencial accidente por falta de prevención

Los accidentes, aunque por definición excepcionales, ocurren. Las estadísticas nos indican, por ejemplo, que los lunes suelen ser los días en que hay más accidentes de tránsito por cuestiones laborales (¿el estrés del primer día de la semana? Muy posible...), o que se dan durante los viajes que se llaman "in itínere", es decir, accidentes que se dan entre el trayecto de nuestra casa a nuestro trabajo o viceversa.

Pero cuando un accidente nos ocurren a nosotros, la excepción o la baja probabilidad se transforma en regla. Así, la estadística no es lo que más nos sirve en esos casos, sino la prevención, y entre las normas de prevención útiles en el contexto urbano encontramos a las que se aplican a los conductores de vehículos particulares, a los peatones, a los ciclistas y a los que usan medios de transporte público (autobús, tren, subterráneo o metro, etc.).

Peatones

Aunque los peatones siempre deberian tener prioridad ante cualquier otro vehículo, podemos evitar atropellos y otros sustos si:

- Transitar siempre por veredas o aceras (aunque haya que resignar seguir el camino más corto).

- Si no hay acera o vereda por donde caminar, y si la calle tiene dos sentidos o direcciones para los vehículos, siempre hay que tratar de caminar en dirección contraria a estos, así pueden vernos más facilmente.

- Cruzar las calles o calzadas por pasos habilitados y señalizados, comprobando el tráfico independientemente de que tengamos teóricamente el derecho ("verde") para cruzar.

- Respetar los semáforos.

- Verificar que los conductores de vehículos estacionados lo ven a uno cuando se pasa por adelante.

Conductores

- No hablar por teléfono móvil o celular, incluso a través de un manos libres. Por mucha destreza que se crea que uno tenga, siempre se resigna parte de la atención que debería estar dedicada al acto de manejar o conducir.

- No configurar el navegador GPS en movimiento, y guiarse por las instrucciones verbales, no por las visuales (no mirarlo mientras conducimos o manejamos).

- Para lograr puntualidad hay que salir con tiempo, si no es así, no vayas rápido para solucionar tu error inicial porque el exceso de velocidad eleva la posibilidad de accidentes, o lo que es lo mismo: es preferible llegar tarde, pero llegar (la próxima vez hay que poner el reloj más temprano o no enredarse en las sábanas, en todo caso ;-) ).

- Seguir siempre el mismo trayecto puede hacer que se conduzca de forma inconsciente, por lo que variar nuestra ruta diária, contrariamente, hará que estemos más atentos.

- Obviamente siempre hay que usar los dispositivos de seguridad individuales pensados para nuestro vehículo: cinturones de seguridad, casco, asientos para bebés, etc.

Viajando en transporte público

- No arrojar nada por las ventanillas de cualquier transporte público. Además de ser una costumbre totalmente reprochable desde el punto de vista de la educación y la higiene, puede ser peligroso para los peatones.

- Ceder el asiento a personas con movilidad reducida, ancianos y embarazadas en cualquier medio de transporte público.

Esperando el autobús o ómnibus [1]

- No esperar en la calle.

- No bajar de los transportes públicos en movimiento (salvo en aquellos que no paran nunca totalmente, por lo que no hay otra opción...;-) ).

- Ir agarrado si se va a pie (salvo que haya tanta gente que no haga falta ;-) ).

- No apoyarse sobre las puertas (si tiene...;-) ).

- Cruzar siempre después de que el ómnibus se haya ido, y si no, hacerlo por atrás y lejos del vehículo, nunca por adelante.

En tren o subterráneo (metro)

- Nunca entrar o salir cuando ya se escuchó el sonido que anuncia que se van a cerrar las puertas.

- No viajar (si es un tren que físicamente lo permite) sentados en las puertas abiertas o colgados de los estribos.

- Tener cuidado al salir en las estaciones en curva, para no meter el pie entre el coche y andén.

En bicicletas

- Ver estas normas de seguridad para la práctica de ciclismo.

Nota:
[1] Hay muchas formas de llamar a los autobuses u ómnibus, dependiendo del país de que se trate y del servicio que este ofrezca (urbano, interurbano, escolar, etc.), como por ejemplo colectivo, bondi, flota, micro, autocar, liebre, góndola, minibús, mini, coaster, taxi trufi, buseta, microbús, chiva, chivilla, cazadora, lata, guagua, yutong, coche de línea, camioneta, valenciana, villavesa, alsa, trole, trolebus, blasa, tusa, carraca, urbano, camión, pesero, kamikase, calafia, chato, chimeco, burra, guajolotero, ruta, diablo rojo, mirabus, combi, bote, por puesto, autobusete o camionetica.




Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com