Supervivencia al aire libre: mezclas fatales y pruebas de comestibilidad (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Supervivencia al aire libre: alimentándose de plantas y frutos silvestres (I)

Supervivencia y alambiques: formas de obtener agua de la nada, destilarla y potabilizarla (I)

Supervivencia polar: obtención de agua del hielo y la nieve (I)

Pescando con red en el mar (forma no tradicional)

Cómo construir un iglú improvisado

Cómo construir un iglú sin herramientas (I)

Hacer fuego al aire libre, ubicación y zona de seguridad (I)

Fogatas versus hornillos o calentadores de camping (I)

Cómo hacer fuego con una barra de ferrocerio

Fabricación de algodón carbonizado como yesca artificial para encender fuego con chispas

Cómo hacer fuego con hongo yesquero

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Existen estudios más precisas para personas alérgicas, o para aquellos que quieran saber exactamente su tipo de compatibilidad alimentaria, ya que son personalizados y se basan en análisis médicos. Al margen de ser muy caros, estos estudios pueden decirnos con bastante exactitud si padecemos intolerancia a ciertos nutrientes, algo que muchos deportistas hacen por cuestiones de mejora de rendimiento psicofísico de su entrenamiento. Porque entrenar no es solo técnica y esfuerzo físico, es también comer y dormir bien.


Siguiendo las huellas de una liebre: caza de supervivencia.

En materia de supervivencia al aire libre, todo esto se resume en la siguiente y simple recomendación: prueba los alimentos desconocidos por separado, sean del tipo que sean (vegetales, carnes, pescado, hongos, huevos, etc.). A manera de recordatorio, dejamos acá los pasos a seguir para realizar la prueba de comestibilidad básica para vegetales:

1) - Oler y tocar la planta o flor en cuestión que se pretenda testear. Si no huele a almendras amargas o a durazno (melocotón) al aplastarlas un poco. Lo del olor es por el cianuro (ácido cianhídrico o ácido prúsico), que huele parecido a almendras amargas o duraznos amargos porque estos contienen una cantidad baja de este. Aunque lo cierto es que no siempre las almendras amargas tienen este olor, y no todas las personas pueden detectarlo.

Si no tenemos ninguna reacción cutánea al tocarlas, pasamos al punto 2.

2) - Hacer lo mismo en nuestros labios. Si entonces no nos pica (escuece), pasar al siguiente punto.

3) - Nos pondremos un pequeño pedazo abajo de la lengua. Si entonces no pasa nada raro, pasamos al punto 4.

4) - Comeremos otro pedacito y esperaremos unas cuantas horas (preferiblemente, siendo estrictos, 5 horas). Si no pasa nada, pasamos al siguiente punto.

5) - Comeremos un puñado, y esperaremos otro tanto.

6) - Si pasamos todas estas pruebas sin inconvenientes gástricos, puede considerase al vegetal comestible.


Buscando agua en el bosque: en esos casos, a veces es puede ser recomendable
hacer la prueba de comestibildiad a vegetales asociados, si se consumen junto con el agua.

Hay que aclarar que la prueba de comestibilidad no sirve ni con hongos (setas) ni con pescado ni carne. Sólo vale para las plantas (tubérculos, flores, hojas y frutas) y vegetales verdes en general.

Respecto de las reacciones o síntomas a los que hay que estar atentos, se cuentan las nauseas, eructos, inflamación, irritación, ardor, punzadas o picazón de la boca, lengua o garganta, dolor de estómago, o malestar de cualquier tipo, sobre todo a nivel abdominal. En ese caso hay que descartar la planta en cuestión ante la más mínima duda.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Diccionario de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Diccionario Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com