Supervivencia polar: obtención de agua del hielo y la nieve (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Supervivencia y alambiques: formas de obtener agua de la nada, destilarla y potabilizarla (I)

¿Qué hacer bajo la lluvia? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Siempre que lo único que nuestra única fuente de H2O sea la nieve o el hielo, habrá que derretirlos para transformarlos en líquido (aunque haya que improvisar para hacerlo), y saber que si tenemos que conseguir agua para beber en condiciones de supervivencia polar o en la montaña, es mejor usar para esto hielo que nieve.


Nieve y hielo en un glaciar patagónico.

Lo primero que hay que tener en claro es lo que NO se debe hacer

- No debemos tomar o beber directamente chupando o tragando hielo o nieve.

Hay que derretirlos porque si se comen directamente, además de hacernos perder calor a nivel local (boca, etc.) pueden producirnos quemaduras de difícil tratamiento en condiciones de supervivencia, al afectar al tejido mucoso de la boca (labios, lengua, etc.).

- No debemos tomar o beber agua de nieve generada por cañones de nieve (nieve artificial) ya que contiene productos químicos.

- No debemos tomar o beber el hielo marino o el agua obtenida de él (ya que este es salado). La excepción la constituye el hielo más antiguo libre de espuma de mar, caracterizado por un azul más intenso y pulido por el paso del tiempo, ya que este concentra menos sal. Pero siempre (por precaución) debe ser una última opción.

¿Hielo o nieve?

Es mejor, si podemos elegir, derretir hielo que nieve, ya que en que el hielo contiene mucha más agua por unidad a igual volumen de nieve. Por la misma razón, siempre es preferible optar por la nieve más compacta.

Cuanto más abajo esté la nieve que obtenemos, o de capas más profundas del manto nivoso, mejor. Esto tanto por lo que se refiere a su mayor densidad, como a su mayor exposición a la contaminación ambiental reciente (aunque en este último sentido, no hay una garantía).

Al derretir nieve o hielo en un recipiente al fuego, nunca hay que poner gran cantidad, ya que (por un lado) si se llega a derretir, se consumirá más combustible y (por el otro) puede que solamente se derrita la nive de abajo al tiempo que se funde con la de arriba, sin generar líquido, quemándose el recipiente antes que se consiga derretirse la nieve. Así que lo mejor es poner poca cantidad, y a medida que se va derritiendo, ir agregando más. Por supuesto, si no poseemos un buen fuego o tenemos poco combustible, o poco tiempo para esperar que se derrita, lo dicho anteriormente de que hay que elegir el hielo o la nieve más densa preferentemente debe obviarse, porque estos tardarán más en derretirse que la nieve menos densa.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com