Consideraciones para la organización del espacio en un refugio o vivaque


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

El equipo de aventura y supervivencia

¿Qué hacer bajo la lluvia? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

En los refugios o vivaques de circunstancia, al igual que en cualquier vivienda, es necesario administrar su espacio interior, su espacio mínimo, para poder vivir con cierta comodidad.

Esto vale tanto para los refugios de montaña perfectamente construidos y amueblados que existen en Europa, Estados Unidos o las rutas a las montañas más conocidas y visitadas del planeta, como para refugios antinucleares o vivaques (vivacs) de circunstancia que se puedan improvisar por motivos de supervivencia. El factor común que los une es el mismo que guía el armado de una mochila: si hay mucho que meter adentro, debe hacerse de forma tal que todo quepa, y a la vez que todo esté ordenado para poder acceder a ello en tiempo y forma cuando se lo necesite.

Por supuesto, estas consideraciones se aplican sobre todo a refugios que deban ser usados por un tiempo prolongado, pero incluso es necesaria cierta organización en los vivaques que se improvisen sólo para pernoctar una única noche al aire libre.

Dentro de un refugio semisubterráneo improvisado
Dentro de un refugio semisubterráneo improvisado

Por ejemplo, si el espacio es limitado y las personas muchas, será imprescindible pensar una buena distribución de las "camas" (bolsas o sacos de dormir, o el simple lugar donde acostarse). Algo interesante que vale tener en cuenta a este respecto es que en caso de haber poco espacio, caben mejor las personas acostadas si lo hacen no todas con la cabeza hacia el mismo lado, sino alternando: una con la cabeza hacia un lado, otra con los pies hacia el otro. Así, el mayor tamaño de los hombros / tórax se adecua al menor tamaño que ocupan las piernas.

En un vivaque de circunstancia
En un vivaque de circunstancia.

Ahora, esta regla no se puede aplicar así, sin mayores consideraciones. Hay que ver antes cual es la inclinación del terreno, y si es llano podrá hacerse, pero si tiene una cierta inclinación en algún sentido será más complicado o incluso imposible. La razón: es muy difícil dormir con los pies más altos que la cabeza, y otro tipo de inclinaciones laterales pueden causar deslizamientos molestos si se usan sacos o bolsas de dormir, que acaben con todas las personas "acumuladas" en un rincón. Una forma de evitar esto último es poniendo el calzado (mejor si son botas) bajo nuestra esterilla o colchoneta (o el propio bolsa si no tenemos aislante alguno debajo) logrando así "frenar" nuestra deriva nocturna ;)

Refugio del Lago Los Rizos
Refugio "las brisas"

Puede encontrarse más información sobre la construcción y la organización de refugios y vivaques acá. Por cualquier consulta al respecto, pregunte en el foro de supervivencia de Andinia.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com