¿Se puede encender y mantener un fogón bajo la lluvia?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Encendiendo fuego con leña húmeda y napalm

Cuando el fuego no quema: Hirviendo agua en una botella

Cómo tallar madera usando fuego

El fuego y la responsabilidad

Haciendo fuego

Meteorología para sobrevivir en la montaña

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

El sentido común nos diría que ello no es posible pero en realidad, los fogones de supervivencia se pueden mantener andando casi en cualquier circunstancia.

Encender fuego, particularmente con medios alternativos o escasos, es algo que requiere de práctica; hacerlo con madera húmeda es todo un arte que necesita de algunas consideraciones especiales, y mantener una fogata encendida cuando le está cayendo agua encima es un poco diferente de la supervisión de fuego habitual. Nuestras costumbres sedentarias nos hacen buscar refugio y cubrirnos cuando llueve, y por lo tanto no estar muy deseosos de encender fogatas en tales momentos, pero cuando nos encontramos en una situación de supervivencia ello puede ser exactamente lo que necesitamos: Después de las peores lluvias y durante las peores tempestades, cuando tenemos la ropa totalmente humedecida y estamos pasando frío es cuando más nos puede hacer falta una fogata.

Desde luego, las normas de supervivencia implican que antes de hacer un fuego debemos lograr las siguientes cosas:

Colocarnos fuera del alcance del peligro inmediato que implica la situación: Si estamos caminando por la montaña y sobre la piedra, por encima del bosque - es decir, a mayor altura -, expuestos al viento y la lluvia o nieve, lo primero que debemos hacer es alejarnos del peligro de esa situación. Si ello no resulta posible, entonces tendremos que tratar de construir un refugio donde estemos, pero lo mejor siempre será descender hacia los prados o bosques y allí pasar a lo siguiente. Indudablemente, donde se tenga abundante vegetación también se tendrá combustible.

Obtener un refugio: Ya sea que lleguemos a una cabaña o improvisemos un vivaque, esto es lo siguiente que hay que hacer aún antes de encender un fuego. Se debe tener la tranquilidad de que si bien podremos tener un poco de frío, mientras estemos en movimiento ello no será tan grave. Por otra parte, si la caída de agua es un problema, encender el fogón dentro del refugio podría ser una solución aunque habrá que tener cuidado con el humo y los materiales inflamables.

Para iniciar un fuego en estas condiciones lo importante es hacerlo muy modestamente, buscando combustible absolutamente seco. Se puede obtener hojarasca, pequeñas ramas, etc. de los lugares más insospechados:

Busque debajo de piedras, en las cuevas y grietas, y debajo de troncos grandes: Estos son sitios donde se tiende a conservar la materia seca por más tiempo cuando hay precipitaciones.


Dónde encontrar leña seca en un bosque húmedo o mojado tras o durante una lluvia.

Vacíe sus bolsillos: Es sorprendente lo que se puede encontrar en ellos, incluyendo hojas y ramas.

Mire dentro de su mochila: Quizás un poco de material combustible seco también se haya caído o filtrado hacia el fondo de su mochila mientras usted guardaba y sacaba cosas.

Remueva un poco de suelo húmedo: Si debajo de una capa humedecida superficial hay todavía tierra seca, eso quiere decir que cavando un poco será posible hallar hojas y ramitas pequeñas con las cuales empezar.

Busque relativamente lejos de los cursos de agua La tierra alrededor de los ríos y arroyos suele estar más húmeda que en otros lugares. Por lo tanto, la madera que usted encontrará en las cercanías más inmediatas de los cursos de agua suele estar más húmeda que en otros sitios.

Encender una fogata bajo la lluvia es similar a hacerlo en un entorno seco pero habrá que tener mayores precauciones y contar con que al principio quizás sea necesario hacer varios intentos antes de estabilizar las llamas. Lo esencial de las fogatas en tiempo húmedo es tratar de lograr la mayor temperatura posible como para que la madera utilizada como combustible se seque más rápido, asumiendo que casi toda estará húmeda. La diferencia esencial entre las fogatas de tiempo seco y lluvioso es que en este último caso se tendrá mucha más madera colocada sobre las llamas porque la misma tendrá que secarse. Lo mejor que se puede lograr para mantener un fuego bajo la lluvia es encender un trozo muy grande de madera. Como por ejemplo, una sección de tronco de un árbol caído. Si esto se logra, la subsistencia de las llamas estará prácticamente asegurada.

La previsión es muy importante para mantener las fogatas en ambientes húmedos, empezando porque habrá que ir colocando la madera que vamos a usar como combustible alrededor o directamente encima de las llamas con bastante anticipación y con el objeto de secarla. La construcción de parapetos con los troncos que vamos a quemar también puede funcionar.


Una prueba de que se puede cocinar sobre un fuego aún bajo lluvia.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com