Hornillos o calentadores de camping de gas, combustible líquido y multicombustible (III)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Fogatas versus hornillos o calentadores de camping (I)

Incrementando el poder calorífico de nuestro hornillo o calentador de camping (I)

Fabricación de algodón carbonizado como yesca artificial para encender fuego con chispas

Cómo hacer fuego con una barra de ferrocerio

Cómo buscar buena leña para hacer fuego

Construcción y uso de un arco de fuego o arco de rodamiento indio

Cómo hacer fuego con hongo yesquero

Cómo tallar madera usando fuego

Hacer fuego al aire libre, ubicación y zona de seguridad (I)

Cómo encender una fogata con un arma de fuego

Cuando el fuego no quema: Hirviendo agua en una botella

¿Se puede encender y mantener un fogón bajo la lluvia?

Encendiendo fuego con leña húmeda y napalm

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

Clases, tipos y modelos de hornillos, infiernillos, anafes o calentadores de camping

Habiendo respondido a las preguntas de la página anterior, ya sabremos más o menos qué modelo de hornillo elegiremos entre los siguientes tipos o clases:

1) - Anafe u hornillo a gas convencional (GLP, mezcla butano / propano / isobutano, etc.)

La elección tradicional por excelencia si vamos a usar nuestro calentador en un camping más o menos cerca de la ciudad, ya sean los calentadores que se añaden a las garrafas tradicionales o lo que usan garrafas, cartuchos o botellas de gas más chicas y desechables. Es la opción menos contaminante y más fácil de manipular.

Como contra más destacable hay que mencionar que con muy baja temperatura (-15ºC o menos) es muy difícil que funcionen bien; y tampoco pueden transportarse sus cartuchos o repuestos en avión por las restricciones que hay para llevar botellas de gas en vuelo, lo que hace que tengan que comprarse los repuestos en el lugar del viaje, cosa a veces más cara, difícil de conseguir, etc.

1.1) - Anafe u hornillo a gas de alto rendimiento (GLP, mezcla butano / propano / isobutano, etc. con recipiente integrado y disipador de gas).

Marcas como Trangia o Jetboil ofrecen hornillos de alto rendimiento, debido a que el aparato integra también al recipiente, que se adapta perfectamente al hornillo, siendo un único sistema integral que, funcionando con un disipador de gas, aumenta muchísimo el rendimiento en comparación a los hornos de gas tradicionales, al evitar que se disipe tanto el calor. La contra de este sistema es que nada más se puede usar el recipiente incorporado, u otros recipientes proporcionados por la marca, pero no ollas, sartenes o recipientes convencionales.

1.2) - Micro anafe u hornillo a gas (GLP, mezcla butano / propano / isobutano, etc.).

Se diferencian de los convencionales en su tamaño y peso reducido y, por tanto, su extra portabilidad. Su contra es que no suelen ser recomendables para calentar ollas grandes, ya que tienen menos poder térmico y una base para apoyar recipientes relativamente chica. A su vez, suelen ser de constitución relativamente débil o delicada, comparados con los hornillos de tamaño normal.

2) - Hornillo o calentador a combustible líquido (quema gasolina industrial específica de la marca, bencina, gasolina o nafta para vehículos, alcohol, petróleo, parafina, queroseno o diesel, etc.)

En algunos países y regiones, conseguir gas para recarga, envasado, etc., es una tarea imposible. Pero, en cambio, se consigue fácilmente diversos tipos de combustible líquido como los mencionados. Los hornillos de gasolina, además, no tiene problemas a bajas temperaturas, a condición de contar con una bomba con la que se pueda inyectar aire a presión en la botella (algo normal actualmente en prácticamente todos los modelos).


Tutorial en video sobre el uso de un anafe calentador a combustible líquido.

Los hornillos de alcohol de quemar suelen venir en distintos modelos de pequeño tamaño pensados para uso en supervivencia (por ocupar poco espacio), y son una interesante opción para tenerlos para su utilización en emergencia como fuente de calor, aunque no para el uso diario en tareas de cocina de campamento por ser muy chicos, de baja capacidad y endebles. Por otra parte, el alcohol es un combustible que con el paso del tiempo, mientras está almacenado, se evapora más rápido que otros combustibles líquidos.

Por último, los hornillos de combustible liquido suelen ser la opción más económica, la mejor en cuanto a la relación precio-rendimiento: con un litro de gasolina refinada, por ejemplo pueden llegar a cocinarse las comidas de todo un día para dos personas.

3) - Anafe u hornillo multicombustible (funciona quemando tanto gas como combustible líquido, indistintamente).

Sin duda la solución más versátil son los hornillos "multifuel" o multicombustible, ya que con este tipo de cocina portátil podemos quemar gas o combustible líquido. Por supuesto, como es lógico, también es la opción más cara.


Tutorial donde se muestra un calentador multicombustible, marca Primus, modelo Onmifuel, con accesorios varios.

Dependiendo de la marca y modelo de calentador, este tolerará más o menos clases de combustibles líquidos. En todos los casos, sin embargo, se recomienda usar ciertos tipos de combustibles antes que otros en lo posible, ya que, dependiendo la clase de combustible será mayor o menor la necesidad de un precalentamiento, la eficiencia de la llama, la emisión de tóxicos perjudiciales para la salud, los residuos acumulados en el aparato y también mayor o menor el mantenimiento y limpieza del hornillo.

Por eso, en general, podemos afirmar que, siempre que sean tolerados por nuestro modelo de hornillo, hay que elegir usar combustibles en este orden:

A - Gas, ya sea GLP o gas licuado, etc. (de la marca o compatible): muy eficiente, no produce residuos, raramente necesita precalentamiento y, por tanto, casi no precisa mantenimiento. La primera opción si no lo vamos a usar trabajar a muy bajas temperaturas o mucha altitud.
B - Combustibles líquidos. Como ventaja cuenta con un recipiente (botella) único que puede volver a llenarse fácilmente si se lleva combustible a parte, a diferencia de los cartuchos o botellas de gas de un solo uso que tienen que ser recargados, descartados o desechados para su reciclaje en la ciudad y se tienen que acarrear de vuelta a la civilización. Entre estos combustibles tenemos a los los siguientes:
B.1 - Gasolina industrial, bencina, alcohol. etc. (de la marca o compatible): produce muy pocos residuos. Primera opción a elegir entre los combustibles líquidos, y primera si vamos a usarlo para derretir nieve a muy baja temperatura o cocinar a mucha altitud (montañismo, etc.), siempre que no se trate de un mini-calentador de alcohol, útil para dar calor en supervivencia, pero (como ya explicamos arriba) no muy útil para cocinar.
B.2 - Petróleo, queroseno, parafina, etc.: produce muchos residuos (hollín) y es difícil de precalentar, comparado con las opciones anteriores.
B.3 - Gasolina o nafta para vehículos sin plomo, combustible aeronáutico o para aviones sin plomo, etc.: genera vapores y humo perjudicial para la salud porque contiene aditivos y su combustión puede resultar cancerígena (al igual que sucede con la combustión emitidas por los vehículos), produciendo además muchos residuos.
B.4 - Diésel o gasóleo para vehículos: emite vapores y humo perjudicial para la salud porque contiene aditivos y su combustión puede resultar cancerígena (al igual que sucede con la combustión emitidas por los vehículos). Produce residuos y requiere un mayor precalentamiento que los otros combustibles. Última opción.
NUNCA USAR: gasolina o nafta con plomo, sus vapores y el humo resultante de su combustión es gravemente perjudicial para la salud.

4) - Accesorios.

Existen accesorios añadidos a nuestro hornillo que no van a cambiar mucho su rendimiento, pero quizás hacernos la vida más cómoda. Esto queda a gusto del consumidor.

Por ejemplo, una opción común que puede tener que elegirse es la de que nuestro calentador incorpore un encendedor piezoeléctrico, lo que permitiría encenderlo con una chispa generada por un botón, haciendo innecesario el uso de encendedores, mecheros, fósforos o cerillas. Sin embargo, en cualquier caso estos sistemas pueden fallar, por lo que siempre hay que llevar medios alternativos para encender nuestro hornillo.

Otros accesorios a tener muy en cuenta son: una funda de transporte resistente, un multiherramientas (para efectuar arreglos y mantenimiento), un paraviento o protector contra el viento, una base de apoyarlo sobre nieve, botella extra para transportar combustible liquido, cartuchos o botellas de gas de repuesto, aceite para lubricar la bomba en el caso de los hornillos de combustible líquido y boquillas de distintos tamaños en el caso de los calentadores multifuel.

Por supuesto, los recipientes y utensilios de cocina son un tema a parte que habrá que tener en cuenta teniendo en la mira la compatibilidad con nuestro futuro hornillo, salvo que se trate de un calentador de alto rendimiento que traiga el recipiente integrado.

Respecto de las marcas, mencionar que algunas de las marcas con más reputación son Primus, Coleman, Campingaz, Esbit, MSR, Brogas, Jetboil, Trangia, Doite, Pelam, etc.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com