Supervivencia ante maremotos (tsunamis), marejadas, riadas e inundaciones (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Qué hacer si nos atrapa una inundación en nuestro vehículo?

¿Qué hacer cuando se produce un terremoto? (I)

Desastres urbanos por riadas, huracanes e inundaciones: no se puede echarle la culpa al tiempo

La Escala de Douglas del tamaño de las olas

Riesgos geológicos y desastres en el siglo XXI

Catástrofes y desastres geológicos: ¿viviré en un lugar de riesgo?

Supervivencia a vientos huracanados (I)

¿Qué hacer ante una tormenta eléctrica al aire libre? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos de supervivencia para desastres y catástrofes

En este artículo repasaremos los conceptos básicos sobre maremotos o tsunamis, marejadas, riadas e inundaciones, y las medidas concretas de supervivencia para enfrentarnos a estos fenómenos naturales.

INDICE

Inundaciones, riadas y marejadas

Tsunamis o maremotos

¿Qué hacer si tiene su vivienda cerca de la costa o se aloja allí por motivos turísticos y es zona de tsunamis o maremotos?


Mar moderado o mar grueso moderado, grado 4 o 5 en la escala de Douglas para el tamaño de las olas.


Inundaciones, riadas y marejadas

Las inundaciones no son tan instantáneamente destructivas como los tsunamis, pero su violencia, aunque más lenta, puede ser igual de peligrosa, tanto a corto como a largo plazo. Las riadas o correntadas pueden arrastrarlo a usted, su vehículo o su casa. Pero aunque no lo agarre de lleno la inundación, esta igualmente puede instalarse en su pueblo convirtiéndolo en una colección de techos de viviendas sumergidas, pudrir cosechas, matar ganado, transmitir enfermedades, y anegar o contaminar las fuentes de agua potable.

En definitiva, con las inundaciones no sólo se corre un peligro inmediato, sino que pueden dejarnos aislados, a merced de las enfermedades, mojados y con frío, sin refugio, comida ni agua. O en el mejor de los casos, causarnos daños materiales catastróficos.

Las inundaciones se dan normalmente por una mayor cantidad de precipitaciones (lluvias) y/o viento costero o rivereño de las consideradas normales, sean o no en la zona de la inundación, pero que tienen los efectos en esta debido a que están surcadas por ríos, arroyos u otros cursos de agua que comunican con las zonas en donde el agua cayó más de lo normal o es empujada por el viento, y la tierra no pudo tener tiempo de absorberla o los obstáculos naturales o artificiales de frenarla, dejándola correr a las zonas más bajas afectadas.

Lo primero que hay que recordar en materia de supervivencia ante inundaciones, es que hay que evitar cruzar una crecida o avenida de un río, ya que es la causa de la mayoría de las muertes. No importa lo bien que sepamos nadar, o lo bien que creemos conocemos el río, o la zona inundada que hay abajo: las aguas procedentes de las inundaciones son impredecibles en cuento a su fuerza variable, sus turbulencias, los restos y basura que arrastran.

Por eso lo recomendable es nunca vadear o nadar en zonas inundadas, salvo que esta sea la última opción para evitar un mal mayor. Esto incluye también el intentar cruzarla a caballo o con vehículos, por muy preparados para estas ocasiones que pensemos es nuestra 4x4, etc.

Las marejadas se dan por el incremento del viento en zonas marítimas, ayudadas en mayor o menor medida por el estado de las mareas, tempestades, tormentas tropicales o huracanes. En estos casos hay que:

- Evidentemente no entrar al mar, ya sea para nadar o realizar cualquier tipo de deporte acuático o actividad náutica: los barcos quedan amarrados y se prohíbe la navegación y el nado en esos casos.

- No transitar por caminos, sendas, calles u avenidas costeras, ya sea a pie, en bicicleta o con cualquier tipo de vehículo o medio de transporte. En particular sobre los vehículos terrestres, hay que tener en cuenta el seguir siempre las recomendaciones de circulación. Ante la duda, no hay que salir con el coche o viajar por ruta en general salvo que sea totalmente necesario.

- Evacuar las zonas de potencial riesgo, tomando las precauciones necesarias para evitar (en la medida de lo posible y con anticipación suficiente) la entrada de agua a nuestra vivienda de acuerdo a las estimaciones meteorológicas y/o a la indicaciones de las autoridades y servicios de emergencia y rescate.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com