Supervivencia ante huracanes: ¿qué hacer para no estar ahí cuando ocurran?


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La escala de peligrosidad de huracanes, ciclones o tifones de Saffir-Simpson

Supervivencia a vientos huracanados (I)

¿Energía huracanada?

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos de supervivencia para desastres y catástrofes

Como se deduce de la escala de Huracanes de Saffir-Simpson, la destrucción será mayor cuanto más cerca de la costa y playas se haya construido, obviando las previsiones de geólogos y ecologistas al respecto, y tentando a la suerte al exponer a grandes zonas costeras urbanizadas, en lugares conocidos como de riesgo, al desastre de los huracanes.

La degradación humana de las playas del mundo, tanto con la urbanización costera y la superpoblación que implica, como con la destrucción de la vegetación que evita las inundaciones y contiene las mareas de tempestad o ondas de tormenta producidas por los huracanes (los manglares, junto con las pocas especies vegetales que toleran la salada agua marina) está produciendo que las posibilidades de devastación aumenten independientemente de la peligrosidad "teórica" de un huracán.

Es por eso que, cociendo los lugares del globo y las temporadas en que se dan los huracanes, lo primero que hay que hacer en materia de supervivencia ante huracanes es pensar a largo plazo. Puede que uno tenga la mala suerte de estar como turista en un lugar donde se de un huracán...pero lo común no es esto, sino que el huracán afecte a los pobladores de una zona determinada ya reconocida como de riesgo [1]. Esto significa que lo primero que hay que hacer es evitar (si es posible) vivir a menos de 15 kilómetros y/o tener estructuras no elevadas por arriba de 5 metros sobre el nivel de la costa [2] en zonas que se sabe son afectadas por huracanes, maremotos o tsunamis de forma habitual [3]; teniendo en cuenta en cualquier caso que las estructuras humanas dentro de un radio de 500 metros de la costa, serán probablemente destruidas con un huracán grande, independientemente de lo elevadas o protegidas que estén (al respecto ver aquí).

Si un río comunica a su localidad con el mar, el agua puede llegar igual hasta su casa, independientemente de que se encuentre a más de 15 kilómetros del océano, ya que el agua llegará a través del río, y de él será del que tenga que alejarse.

Si uno ya dispone de una edificación que le pertenezca en una zona de riesgo, y teniendo en cuenta que probablemente los huracanes sean cada vez más intensos durante los próximos años (recordemos que la temporada de huracanes de 2005 fue la más prolífica que se haya registrado en la historia), lo más sensato es vender dicha propiedad...o si no es posible, asegurarla contra el riesgo de desastres, incluyendo inundaciones, tormentas, tempestades y en particular, por supuesto, huracanes. Algunos pueden considerar esto una pérdida de dinero...pero lo perderá todo si un huracán se da, y si usted está en una zona de riesgo, tarde o temprano esto pasará.

Lo que se puede hacer a corto plazo, y ya buscando salvar la vida y no sus posesiones materiales, es hacer caso a las alertas de evacuación por huracanes. La poca fiabilidad de estos avisos debido a su baja precisión (no siempre aciertan por donde y cuando pasará el huracán) hace que mucha gente no les preste la suficiente atención, y decidan ignorarlos quedándose en sus casas...puede que acierten, pero puede que no...lo que probablemente sea la diferencia entre sobrevivir o morir.

Es más, es muy posible que el huracán o sus consecuencias toquen tierra en su zona, aunque no se haya informado que deba ser evacuada o vaya a ser afectada por el mismo. Por eso, si usted vive en una zona con riesgo de huracanes que está alrededor de 120 Km [4] del punto que se anuncia como de "impacto" del ciclón, sería prudente abandonar provisoriamente su casa, dejándola lo más herméticamente cerrada posible.

Notas:
[1] Zonas habitualmente afectadas en las temporadas de huracanes del océano Atlántico son: el Golfo de México, en particular la Costa Este de Estados Unidos (Carolina del Sur, Nueva Orleans, Florida, Luisiana, Misisipi, Alabama y Texas); las Bahamas; los estados mexicanos de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo; Cuba; Haití; República Dominicana; Puerto Rico; Venezuela; Colombia; Panamá y todas las islas del Mar Caribe; y Centroamérica (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua).
[2] De acuerdo a la escala de Huracanes de Saffir-Simpson, los huracanes más potentes, los de categoría 5, podrían causar inundaciones hasta 16 kilómetros tierra adentro inundando zonas hasta alrededor de 4,5 metros sobr el nivel del mar, de ahí nuestra recomendación.
[3] Estas recomendaciones valen sobre todo para los huracanes, porque los maremotos y los tsunamis no son tan predecibles. De esto hablaremos en otra oportunidad en este blog.
[4] 110 Kilómetros es el margen de error promedio a la fecha que suelen tener las predicciones a 1 día de la llegada de un huracán a la costa. Esto según los modelos de predicción del NOAA. De ahí nuestra recomendación de 120 Km (el margen de 10 Km es por si caso ;) )



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com