¿Preparados para las sequías y las inundaciones?


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Qué hacer si nos atrapa una inundación en nuestro vehículo?

¿Qué hacer cuando se produce un terremoto? (I)

Riesgos geológicos y desastres en el siglo XXI

Catástrofes y desastres geológicos: ¿viviré en un lugar de riesgo?

Supervivencia a vientos huracanados (I)

¿Qué hacer ante una tormenta eléctrica al aire libre? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos de supervivencia para desastres y catástrofes

Es probable que muchos países no estén preparados para enfrentar los grandes cambios que está trayendo el calentamiento global, y su hijo el cambio climático. Por poner un ejemplo europeo, gran parte de España no esté preparada ni para las sequía cada vez más acuciante, ni para las inundaciones repentinas producto de intensas y cortas borrascas que se asocian con la nueva situación meteorológica producto del cambio climático en la región.


Video que muestra una tormenta.

La infraestructura de ciudades como Madrid no parece estar pensada para soportar lo que en cualquier país tropical sería una "lluvia leve". Tampoco sus reservas de agua parecen ser suficientes a largo plazo para combatir una sequía, que en estos momentos tiene a los embalses españoles en su nivel más bajo de los últimos 10 años: menos del 45% de su capacidad.

¿Tan mal se proyectaron las ciudades y la infraestructura ciudadana española? No, simplemente fueron pensadas para un clima que ya no es el que era... España no cambió su forma de enfrentar al clima, pero el clima sí ha cambiado... Se impone por tanto, a nivel gubernamental, proyectos que busque actualizar lo necesario a nivel arquitectónico y tecnológico para afrontar posibles nuevas situaciones catastróficas, producto del cambio climático que no sólo afecta a España, sino al resto del mundo. Sin embargo, este país, por pertenecer a la península ibérica junto con Portugal, está expuesto al nuevo clima por su particular situación geográfica: el desierto africano hace años que ha "saltado" el estrecho, y lentamente está convirtiendo la mitad de España en un desierto; por otra parte, el cambio de las corrientes marinas que rodean el país hacen que a la sequía se sumen tempestades y tormentas inusualmente potentes para lo que antes se esperaba del benévolo y saludablemente seco clima ibérico.

La desertificación, la ausencia de vegetación y árboles producto de esta y los incendios provocados, están dejando indefensa a muchas regiones ante futuras inundaciones. Los bosques frenan el avance del agua, la consumen y evitan derrumbes y subsidencias en muchos casos...sin ellos el agua puede transformarse en simples ríos de barro que arrasan todo a su paso, como ocurre en Centroamérica, tras el paso de los huracanes, y debido a las mismas razones (por ejemplo, la tala de los Manglares en México).

Hay que tomar medidas para atajar los desastres. Pero no hay que olvidar que estas son simples consecuencias del cambio climático. Y la causa este es, a su vez, el calentamiento global producto de las actividades humanas que modifican la meteorología. Hay que solucionar el problema de raíz. ¿Podremos hacerlo?



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com