Supervivencia ante radiación nuclear o atómica (radiación ionizante) (IV)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Clasificación internacional de peligrosidad de accidentes nucleares

Supervivencia ante lo invisible

¿Terremoto nuclear? ¿sismo atómico?

Improvisación de refugios para la supervivencia NBQ

Supervivencia biológica a la pobreza en América del Sur

Riesgos biológicos: reconocimiento y prevención

200 bombas atómicas caían sobre Europa

Supervivencia nuclear: a más de 30 kilómetros de Chernobil

Consejos de supervivencia NBQ: una introduccion (I)

Consejos de supervivencia: ataques nucleares (I)

Máscaras antigas y equipo NBQ (I)

Equipo de supervivencia

Alimentación y cocina

1) - El agua.

Alimentarse e hidratarse en un entorno contaminado implica evitar el agua y los alimentos contaminados, o al menos saber cuáles son potencialmente más contaminados que otros y cómo descontaminar el agua en la medida de lo posible.

En cualquier caso, es recomendable no tomar agua de una zona contaminada hasta que hayan pasado por lo menos 2 días o más desde el suceso que irradió la región en cuestión. Además, hay que considerar que, dependiendo la forma en que esté almacenada el agua, esta estará potencialmente más contaminada que otras (a igual distancia de la fuente de radiación y dosis recibida, obviamente), por lo que en general puede decirse que las fuentes de agua más fiables son, en orden de fiabilidad, las siguientes:

- Agua de pozo o manantial (subterránea).
- Agua que fluya por conductos o caños subterráneos.
- Agua proveniente de nieve profunda, de deshielo o derretida por nosotros mismos.
- Agua de ríos, arroyos, etc. que fluyan muy rápidamente.

En general, ante cualquier acuífero (más los estancados) es mejor cavar un pozo en las inmediaciones y sacar el agua que fluye por él que recolectarla directamente del mismo, así saldrá más filtrada. Hay que descartar cualquier tipo de espuma de la superficie si la hubiere.

Si no contamos con medios tecnológicos para el filtrado de agua contaminada de forma física o química (filtros, pastillas potabilizadores especiales, etc.) habrá que hacer lo mínimo que se hace con toda agua que se considera potencialmente no potable: filtrarla por medios improvisados como una tela o una media, filtros hechos de capas de arena y/o tierra (siempre limpios de radiación a su vez, por supuesto, por ejemplo, sacados de un pozo hondo), etc., y luego hervirla (también en un recipiente limpio, no contaminado).

Por último, hay que saber que quemar leña contaminada implica transformar un medio sólido contaminado en uno gaseoso (inhalable) que también impregnará el agua que hervimos en alguna medida, contaminando a su vez nuestro recipiente. Por tanto, hay que tener reservas de combustible o leña no expuestos a radiación. Obviamente esto también se aplica a la cocción de alimentos, y más todavía si se exponen directamente al fuego o al humo.

2) - La comida.

Todo ser vivo expuesto a la radiación, vivo o muerto (carne, vegetales, etc.) debe suponerse potencialmente contaminado. Por cuestiones físico químicas, de protección externa, etc., algunos lo estarán más que otros, y algunas partes más que otras. Un conocimiento práctico sobre este tema nos será útil para poder decidir. Hay que tener en cuenta, por tanto, lo siguiente:

- Antes de morir de hambre, habrá que comer animales o plantas contaminados.

- Los animales que viven en el ámbito subterráneo estarán menos expuestos a la radiación: habrá que servirse de larvas, etc., por ejemplo. Sobre cocinar insectos pueden leer acá. Los que viven bajo tierra pero salen al exterior (roedores, liebres, etc.) podrán estar más contaminados.

- Por la misma razón, son más seguros los tubérculos o raíces de las plantas que las parte de ellas que crece sobre la superficie (siempre hablando a corto plazo [1]), pero siempre hay que pelarlos, lavarlos y después cocinarlos. Otro tipo de vegetales de piel lisa son los que le siguen en seguridad, siendo las de piel rugosa las que tienen que descartase por retener más radiación y ser muy difíciles de descontaminar.

- Las aves y los peces (y cualquier animal acuático o anfibio) de una zona contaminada resultarán más contaminados por radiación que los animales terrestres. Esto es sobre todo cierto para los pájaros, que debe evitarse, pero los huevos sí pueden comerse.

- Los alimentos salados tienden a acumular más radiación que los que no lo son, por eso hay que evitar embutidos, animales marinos, conservas con sal, etc. También se ven más afectados la leche y derivados lácteos (queso, yogures, etc.). Entre los alimentos enlatados, los de primera elección son frutas, verduras y sopas.

- Al manipular los animales (sacarle la piel, lavarlos, imprescindible) hay que hacerlo con guantes para no contaminarse con la parte externa, piel o pelo, lo más contaminado. Los huesos y la carne más cercana al hueso (la que esté al menos a 3mm) debe ser descartada, porque es lo más contaminado, y también deben desecharse todos los órganos, achuras o vísceras. Siempre es más segura la carne fresca que la procesada, mientras que después del hueso, la carne magra absorbe radiación, seguida por la grasa, que es lo que absorbe menos.

- Los cubiertos y utensilios de comida pueden descontaminarse lavándolos de forma enérgica en un curso de agua rápida o con agua hervida (tras usarse para preparar una pieza de caza, por ejemplo).

- Recordemos que si se usa leña para cocinar no debe ser leña contaminada.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com