Una posibilidad que no debe descartarse en el estudio de la supervivencia urbana: los gobiernos pueden tornarse en contra de su propia gente

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Algunas historias de contrabandistas y emprendedores del mercado negro

Todas las historias de aventureros y viajeros

El Mercado Negro

Consejos de supervivencia para desastres económicos

¿Es conveniente desarmar a la población civil?

Tenga a su arma de supervivencia siempre lista para ser utilizada

Factorías de la selva: Producción de armamento de circunstancia en forma local

Supervivencia urbana: Saqueos

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Puede parecer algo inapropiado, subversivo, exagerado o apocalíptico sugerir esto, pero la historia está llena de ejemplos en los que incluso algunos gobiernos democráticamente elegidos se tornan en contra de sus propios ciudadanos y los persiguen.

Dos ejemplos muy claros son el de Adolf Hitler y Robert Mugabe; ambos llegaron al poder gracias al voto popular y ambos poco a poco construyeron una base de poder en la que primero ciertas personas y luego la generalidad de ellas podían convertirse en blanco de toda clase de atropellos, incluyendo el asesinato. Ya sea que se trate de una, mil o un millón de víctimas, para ellas as estadísticas son lo mismo pues se les han presentado como una realidad sanguinaria. Los malos líderes no pueden ser juzgados por el número de víctimas que causan, sino por el hecho de que causan víctimas. Con estos dos ejemplos - pero hay muchos más - alcanza para comprender que hasta los líderes en apariencia más democráticos pueden convertirse en despiadados dictadores capaces de destruir a su propio pueblo.

Así que una vez que se comprende que esta hipótesis no es propia del mundo metafísico sino del real, hay que ver qué significa en el contexto de la supervivencia urbana:

La libertad nunca está garantizada: Ni siquiera en las sociedades más avanzadas e iluminadas, o que se perciben así; a pesar de que la cultura europea podría considerarse como mucho más desarrollada tecnológica y científicamente que la de - digamos - el pueblo Hmong de Indochina, no fueron precisamente estos nativos supuestamente primitivos quienes iniciaron las guerras mundiales de 1914 y 1939, por si a alguien le hacía falta una contraprueba.

Las garantías constitucionales son buenas pero insuficientes: Si un líder político enloquece súbitamente y le ordena a por lo menos una porción de sus fuerzas de seguridad detener o incluso asesinar a un grupo de personas, en realidad podría salirse con la suya al menos inicialmente, Eliminar gente es algo que los asesinos y genocidas pueden hacer con rapidez, incluso antes de que los mecanismos sanos de su propia estructura estatal los detengan. En la práctica esto quiere decir que si su gobierno decide eliminarle a usted enviando por la noche a un matón con un arma silenciada, en realidad puede salirse con la suya, y si no fuera así, películas como las de la serie de James Bond no serían tan populares. Es un secreto a voces hasta en toda república que existen personas con atribuciones especiales y con capacidad para generar temor avalado por el estado, como en el caso de los agentes de los servicios secretos y los recaudadores de impuestos.

Los sistemas constitucionales y legales pueden ser manipulados: Esto sucede todos los días, y quien contrata el mejor abogado es el que se queda con la verdad aunque ésta pertenezca a otra parte. El gobierno de un país es el que tiene los mayores recursos en esa jurisdicción y por lo tanto, es el que puede contratar los mejores abogados si quiere y además hace las leyes. Esto hace posible que cualquier juicio por brujería sea legal, si fuera necesario; de hecho, los juicios por herejía y brujería del medioevo eran completamente legales y las torturas, desmembramientos y ejecuciones se hacían de forma meticulosa, prolija e intachable. Los nazis también hicieron un profundo trabajo legal de justificación de sus acciones y de esta forma, ningún judío fue ejecutado ilegalmente según los papeles, pero todos sabemos cómo fue la historia. La justicia es la ventaja de los poderosos, como decía Sócrates, así que no hay que confiar en ella tanto como para poner la propia vida en sus manos.

Como conclusión, podemos decir que el estado, el gobierno, pueden no necesariamente tener las mismas prioridades que los ciudadanos, y que nadie está exento del riesgo de convertirse en víctima de un estado o gobierno que decide tornarse en contra de la población, diferenciando esto de lo que significa perseguir el delito real. La tentación de usar el poder del estado con fines de persecución política, religiosa o étnica es muy grande como para que se pueda asegurar que en ningún momento eso puede suceder en una democracia.

Y a esto hay que agregar que aunque en un lapso de tiempo prolongado un estado actúe honestamente, la historia prueba que un gobierno sucesor, en el caso de un cambio de autoridades, o un estasdo sucesor, en el caso de ocupación de un país, por ejemplo, pueden utilizar las estructuras e información del ateriro gobierno, si se mantiene el estado, o del estaod anterior, si existe una disolución o anexión, para perseguir a la gente.

Eso sucedió en el caso de mi propia familia, en Polonia. Mis ancestros eran banqueros (Ver The Skowronek Bankers) y mientras Polonia estaba en paz, ellos tenían sus bancos, pagaban sus impuestos, y todo estaba bien. Pero cuando los nazis y los soviéticos invadieron Polonia, tanto la Gestapo alemana como la NKVD soviética se encargaron de persegurilos, confiscarles sus bienes y asesinarlos. Y mucho de eso lo lograron gracias a la propia información legal e impositiva que tenía el estado polaco como consecuencia de la vida cotidiana, el pago de impuestos, la prestación de servicios, etc.

Es decir, los nazis y los soviéticos solamente tuvieron que recurrir a la información corriente que tenía el estado Polaco para identificar y separar a sus víctimas, razón por la cual yo creo que incluso bajo un sistema democráctico normal, la privacidad de las personas debe estar por encima de cualquier interés del estado, porque nunca se sabe cómo y cuando la información de la vida privada de las personas va a ser utilizada, y ningún estado, y ningún gobierno que represente a un estado, pueden dar garantías en este sentido, y si las dan, no pueden ser creíbles.

Em la actualidad las corporaciones, los gobiernos, etc. saben muchísimo más acerca de la vida de la gente. Hoy en día, si alguien se propusiera llevar a cabo un genocidio comparable con lo que hicieron los nazis, o perseguir a la gente como lo hicieron los comunistas en la URSS y otros países, el proceso sería mucho más rápido y efectivo

En otras palabras, la sociedad oderna, con poca privacidad y alta intromisión del estado en la vida de las personas solamente puede servir para que la persecución y el genocidio resulten más fáciles.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com