Supervivencia urbana: La gente va a tender a salvarse individualmente aún a costa de la sociedad en la que vive

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Consejos de supervivencia para desastres económicos

Algunas historias de contrabandistas y emprendedores del mercado negro

Todas las historias de aventureros y viajeros

El Mercado Negro

¿Es conveniente desarmar a la población civil?

Una posibilidad que no debe descartarse en el estudio de la supervivencia urbana: los gobiernos pueden tornarse en contra de su propia gente

Supervivencia urbana: Saqueos

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Para un ser humano normalmente no existe prima facie una diferenciación entre los que es la supervivencia personal y la de un grupo; es decir, estamos dispuestos a ayudarnos, pero ¿hasta qué punto se extiende esta noción? ¿Hay algún límite?

El instinto de supervivencia es fuerte y es esencialmente algo personal; la supervivencia entre los animales es un asunto básicamente que atañe a cada individuo de una especie por separado, pero nuestra naturaleza como seres sociales modifica las cosas. Nuestras características de ser social hacen que extendamos eso a nuestro grupo, pero cuando se pierde la noción de que el grupo está constituido por individuos y se pasa a tener una visión de conjunto más difuso, la idea de ayudar, de colaborar, de tener piedad por otros se desfigura. Mientras entendemos al grupo como algo compuesto por individuos a quienes les podemos ver el rostro, los tratamos como personas; sino, los tratamos como a una masa. Es como en la guerra: Matar es más fácil si el enemigo es visto a la distancia, como un conjunto de hormigas. Sentimos más presión para ayudar a nuestros semejantes cuando los tenemos cerca.

Así que cuanto más nos movemos en dirección a lo abstracto dentro de nuestra especie, nuestra cultura, país o sociedad, ese vínculo o sentido de obligación se debilita, haciendo que al mismo tiempo que sentimos la necesidad de ayudar a algunos, ignoramos por completo a otros. Todo depende de con quiénes empatizamos más. Pero en el extremo de todo esto encontramos a las instituciones públicas del mundo, los organismos internacionales y los estados con sus gobiernos: Con esos casi nadie, nunca empatiza. Si a esto agregamos la obvia y persistente desconfianza en los líderes políticos, resulta evidente concluir que la entidad que menos ayudaría la gente es a su propio gobierno, al estado que representa, y esto se puede ver de manera obvia en la incidencia de los casos de patriotismo que llevan a la auto inmolación: Algunos pueden morir por Dios y la patria, pero estadísticamente son insignificantes, como un caso en varias decenas de millones. El resto de la gente prefiere garantizar su propia supervivencia..



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com