Supervivencia urbana: ¿El gobierno está de su lado?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Consejos de supervivencia para desastres económicos

Algunas historias de contrabandistas y emprendedores del mercado negro

Todas las historias de aventureros y viajeros

El Mercado Negro

¿Es conveniente desarmar a la población civil?

Una posibilidad que no debe descartarse en el estudio de la supervivencia urbana: los gobiernos pueden tornarse en contra de su propia gente

Supervivencia urbana: Saqueos

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

La creencia en un sistema democrático y el patriotismo nos pueden hacer pensar que los gobiernos, siendo representantes de su gente, deberían estar siempre de su lado pero ¿es así? La forma en la que se está manejando la crisis financiera mundial parece demostrar que al menos existen excepciones.

Uno pensaría que solamente las democracias son capaces de hacerle daño a la gente, pero las democracias también pueden resultar terriblemente perjudiciales; es solamente cuestión de límites. En otros ensayos he demostrado que los intereses de los individuos y de los gobiernos pueden ser muy divergentes, particularmente en tiempos de crisis cuando la supervivencia de cada uno y de su entorno - la persona y sus seres cercanos por un lado, y el gobierno y el estado por otro - queda en entredicho o se ve seriamente comprometida. En esas situaciones la supervivencia al nivel de la gente se puede contradecir totalmente con el interés de sobrevivir al nivel de estado. Como ejemplo basta pensar en la guerra de trincheras ocurrida entre 1914 y 1918.

En principio y bajo condiciones cercanas a un ideal, los intereses de la gente y de los estados tutelares son coincidentes en gran medida, pero cuando un estado queda puesto en una situación de emergencia y puede salir de ella sacrificando a parte de su gente, o bien a parte de sus bienes y propiedades, sus libertades, etc. lo hará. Desde ese momento, los intereses del individuo y del estado ya empiezan a ser divergentes y en algunos casos, contradictorios. Si no fuera así, conceptos como la guerra, el estado de conmoción interna o de excepción serían ajenos a nuestra cultura.

Pero sin llegar a tales extremos, los gobiernos pueden actuar de manera muy perjudicial para la gente: Las limitaciones impuestas para extraer dinero de los bancos en Islandia, en 2008, a causa del impacto que la crisis financiera global ha tenido en aquel país escandinavo son de tal naturaleza que causan la bancarrota de ciudadanos que no tuvieron participación alguna en la toma de las decisiones que llevaron a la situación en la que se encuentra ese país europeo. Cualquier estado está dispuesto a sacrificar a cualquier número de sus ciudadano para salvarse; todo es cuestión circunstancial para que un estado se transforme virtualmente en enemigo de la gente.

Los efectos del huracán Katrina sobre la ciudad de Nueva Orleáns y la costa del golfo de México en Estados Unidos nos muestran que las operaciones de búsqueda y salvamento quedaron muy por detrás de la expectativas y necesidades de la gente afectada, y ello no ocurrió solamente a causa de la desorganización. Prueba de ello es que años después del hecho, el área afectada continúa estando muy mal; cualquier defecto en la organización que pudiera haber habido ya debería haber sido subsanado.

La gente, las organizaciones sociales, políticas y otras que conforman una nación se encuentran administradas por un estado bajo un acuerdo común; es bueno mantener las cosas así pero no debe asumirse que tal status quo se mantendrá siempre y no hay que prepararse para cuando las cosas van bien sino para cuando van mal. Por lo tanto, asumir que el estado va a venir a rescatarnos en caso de problemas no sirve para todos los casos; solamente podemos tener tal esperanza en aquellos en los que nuestros intereses no son contrapuestos. Hay que tener esto en cuenta como parte del aprendizaje de las técnicas de la supervivencia urbana.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com