Supervivencia urbana: apagones y cortes del luz

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Consejos de supervivencia para desastres económicos

Algunas historias de contrabandistas y emprendedores del mercado negro

Todas las historias de aventureros y viajeros

El Mercado Negro

¿Es conveniente desarmar a la población civil?

Una posibilidad que no debe descartarse en el estudio de la supervivencia urbana: los gobiernos pueden tornarse en contra de su propia gente

Trampas defensivas

Saqueos

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Los cortes en el suministro de energía eléctrica son generalmente inconvenientes, pero también pueden transformarse en un auténtico escenario de catástrofe en el que habrá que aplicar reglas de la supervivencia urbana.

Si se corta el suministro de energía eléctrica parte de la vida en una ciudad moderna se detiene; muchas de las cosas que damos por garantizadas no podrán funcionar y si bien es posible contar con generadores eléctricos de emergencia, en la práctica son muy pocos los casos en los que dispositivos de esta naturaleza pueden suplir de forma indefinida al suministro eléctrico de la red pública. En algunos casos, por medio de sistemas basados en la energía solar, eólica, etc. una sustitución de la red pública ya se ha logrado, y es deseable que esto se de con mayor frecuencia, pero al menos en este punto la gran mayoría de los hogares, industrias, comercios, etc. dependen de la producción y distribución mayorista de energía eléctrica.

No vamos a analizar en este artículo las razones por las que se puede producir un corte en el suministro; lo que nos interesa es qué se hace en tal caso pues un corte de luz puede ser de breve duración o de un plazo mayor. Es decir, en este caso nos interesa el corte de servicio desde el punto de vista del usuario y no del ingeniero o técnico que debe resolverlo.

Tipos de corte según la duración y sus consecuencias

Los cortes de energía por lo general serán breves, pero hay casos en los que a causa de un daño significativo en la infraestructura, o bien por un exceso en la demanda, estos cortes pueden prolongarse en el tiempo desde varias horas hasta semanas o teóricamente, meses. Podemos ensayar por lo tanto una clasificación:

Breve: entre unos segundos y hasta media hora.

Moderado: entre media hora y seis horas.

Prolongado: entre seis horas y un día.

Muy prolongado: entre un día y una semana.

Terminal: de más de una semana y sin fecha para la restitución del servicio.

Si la luz se corta por un par de horas, o sea, si se trata de un corte breve o moderado, el asunto no pasará de ser un inconveniente para muchos, pero si el suministro se interrumpe por muchas horas - seis o más -, días o semanas, es decir, cortes prolongados, muy prolongados o terminales, la situación puede convertirse en catastrófica. Esencialmente en el caso de los cortes muy prolongados o terminales, se producirá un cambio fundamental en la sociedad, o por qué no, en la civilización, y no será un cambio para mejor. Sin embargo, incluso en los cortes moderados o breves ocurren consecuencias:

Daños en equipos eléctricos y electrónicos: los cortes súbitos y también las recuperaciones del suministro repentinas pueden dañar, incluso irreparablemente, a toda clase de artefactos eléctricos o electrónicos.

Pérdida de comunicaciones: evidentemente, servicios como Internet, si dependen de computadoras u ordenadores fijos, se apagarán de forma inmediata cuando ocurra un corte de energía. Pero si el corte se prolonga un poco en el tiempo, los teléfonos móviles o celulares y las computadoras portátiles, que cuentan con baterías propias, también irán agotando sus reservas de energía.

Hasta cuesta imaginar lo que significaría para una ciudad, una nación o incluso el mundo, sufrir un corte en el suministro de energía por varias semanas o meses; remitiéndonos a los hechos históricos podríamos decir que eso nos llevaría de vuelta al siglo XVIII, pero de forma violenta en un sentido tanto figurativo como real. En este sentido tenemos que comentar que además de las citadas, en los cortes más prolongados se presentarán otras consecuencias adicionales, las cuales en muchos casos irán tornandose más graves y amplias con el correr del tiempo:

Enfermedades y muertes por causas directas e indirectas: la súbita falta de luz puede provocar todo tipo de accidentes derivados de; descontrol en maquinarias, distracción, falta de visibilidad problemas de tránsito, imposibilidad de acceso a medicinas o servicios esenciales o movilidad para personas discapacitadas, ancianas o enfermas, etc. y por otra parte, en el largo plazo y frente a la necesidad de iluminarse, calentarse, etc. usando medios alternativos como velas o fuego, los cortes de energía pueden producir también heridos, muertes y pérdidas materiales por incendios, intoxicación con monóxido de carbono, etc. (ver Primeros auxilios)

Pérdida de mercaderías perecederas: Al cabo de tan solamente un par de horas, muchos establecimientos comerciales - los cuales en muchos casos no cuentan con equipos electrógenos de reserva - empezarán a sufrir la pérdida de mercadería perecederas tales como alimentos, medicinas y algunos productos químicos. Por supuesto, lo mismo ocurrirá con las heladeras, refrigeradores o neveras particulares. Las piscinas deben incluirse en este aspecto y no se las debe ver solamente como un ítem de lujo que puede pasarse por alto, en primer lugar porque el propietario de una piscina tiene tanto derecho a que se le respeten su bienes como cualquier otra persona, pero también porque el agua de las piscinas, en el caso de un corte de energía prolongado, de varios días, puede convertirse en la única fuente de agua potable para una o más familias. Su una pileta o piscina no se mantiene por medio de la dosificación de químicos conservantes (cloro, por lo general) y el uso de filtros y aspiradores de suciedad, especialmente si hace calor, al cabo de algunas horas el agua empezará a acumular microorganismos, insectos, etc. que eventualmente la transformarán en no potable.

Pérdida de productividad y daños en la economía: esto incluye desde retrasos hasta la interrupción total de cadenas de producción incluso en áreas o alcanzadas por el corte de servicio. Basta con que uno de los eslabones de la cadena se interrumpa para que, una vez agotados los stocks de reserva de materias primas en eslabones o secciones posteriores de una cadena de producción, el trabajo se interrumpa. Por ejemplo, si para construir una podadora de césped hacen falta tornillos, y estos no llegan a causa de que el fabricante no puede producirlos, la fabricación de las podadoras tarde o temprano se interrumpirá también.

Disturbios, inseguridad, robos y saqueos: un "blackout" puede ser aprovechado por toda clase de delincuentes y criminales para cometer toda clase de delitos (ver Supervivencia urbana: Saqueos y Supervivencia urbana: enfrentando a las pandillas en moto).

Falta de medicinas y problemas en la atención de la salud: los centros de salud poseen equipos electrógenos y en teoría están conectados a redes eléctricas dedicadas ininterrumpibles, o al menos deberían estarlo. Lo que sea teórico no implica que en todos los casos exista una seguridad absoluta de que hospitales, clínicas salas de primeros auxilios, enfermerías, etc. puedan operar. Y por otra parte, si el suministro eléctrico se interrumpe por tiempo prolongado o a causa de fenómenos que excedan la redundancia de los sistemas existentes, también sufrirán interrupciones. Las farmacias pueden perder mercadería - medicinas - a causa de la interrupción de su cadena de frío.

Inestabilidad social y política: a los problemas de seguridad poco a poco se sumarán protestas sociales e inestabilidad política si los cortes se prolongan demasiado, dado que la gente responsabilizará tanto a la compañías proveedoras del servicio como a los funcionarios.

Por regla general, el afectado por un corte de energía debe asumir que cuanto más prolongado sea el corte, mayor será la dificultad para recomponer la situación. Es decir que en el caso de que la falla técnica sea simple de reparar, por lo general el desperfecto será reparado con rapidez. Si el corte de luz dura varios días o semanas, lo más probable es que el problema sea muy difícil de resolver y lleve mucho tiempo más hacerlo.


Consejos prácticos

Hay una serie de medidas que es posible tomar para solventar una situación de este tipo. Vale decir que para tomar aquellas medidas que sean preventivas no hay que esperar hasta último minuto, y que en algunos casos requieren de una inversión de dinero que puede ser considerable:

Aprenda sobre electrotécnica antes de intentar manipular su instalación eléctrica. No intente manipular el tendido eléctrico exterior a su hogar si usted no cuenta con las calificaciones académicas, técnicas o profesionales y el equipo de seguridad que sean adecuados para tal fin (ver Electricidad).

Si hay riesgo de apagones, trate de no utilizar demasiados artefactos eléctricos; apague y desconecte los que no necesite, tanto para no sobrecargar la red - la conciencia ciudadana es algo que no debemos olvidar - como así también para protegerlos de los picos de alta y baja tensión que pueden producirse cuando la calidad del suministro es mala o directamente se interrumpe.

Cuando se produzca un corte de suministro en la red, corte también el suministro o bajada de línea a su casa; coloque en apagado u "off" a sus llaves térmicas o disyuntores. Esto debe hacerse para prevenir los golpes de tensión que pueden ocurrir al volver el suministro público y que podrían dañar sus electrodomésticos o equipos. Si no cuenta con disyuntores, desconecte esos artefactos uno por uno. No conecte nada nuevamente hasta que no hayan pasado unos diez minutos desde la vuelta del suministro, para tener seguridad de que la provisión de electricidad se encuentra razonablemente estabilizada.

Mantenga siempre en su heladera o refrigerador una reserva de uno o dos litros de agua fresca. Debe asegurarse de proporcionar también agua a los niños, enfermos, ancianos y mascotas (ver El agua). Mantenga también una mínima ración de alimentos.

En caso de que se produzca un corte, consuma los alimentos perecederos antes que cualquier otra cosa. Si el corte de energía dura tan solamente algunas horas, esos alimentos deberán ser descartados.

No sobrecargue las líneas telefónicas con llamados inútiles ni consuma las batería de su móvil o celular en llamados no esenciales; si debe llamar a servicios de asistencia tales como el 911, hágalo de forma breve, concisa y específica (ver Llamadas de emergencia).

Utilice siempre generadores, equipos UPS o estabilizadores de tensión para proteger sus equipos eléctricos. No espere a que empiecen los cortes para comprar este tipo de equipos porque frente a un pico de demanda los precios y subirán y la disponibilidad de stocks será magra. Además, adquirir estos equipos con anticipación le permitirá hallar ofertas, obtener descuentos, y en general hacer una mejor inversión. Una UPS para proteger una computadora u ordenador hogareño no es costosa, pero le podría servir para evitar la pérdida de información valiosa y proteger su hardware. Tenga en cuenta, sin embargo, que no hay equipo capaz de proteger a una instalación eléctrica de picos de tensión causados por tormentas eléctricas. En tal caso, y considerando que también podrían ser estas la causa de un apagón, desconecte sus artefactos electrodomésticos o maquinaria con anticipación, incluyendo las líneas de teléfono. La entrada de la conexión de teléfono, ADSL a su computadora podría ser suficiente como para que un relámpago le destruya cualquier cosa conectada a dicha bajada de línea (ver Rayos no, gracias (I)).

Si empieza a manipular su red eléctrica local u hogareña, tome todas las precauciones; no asuma que porque se interrumpió el servicio usted está seguro contra una descarga eléctrica. Nuevamente: no manipule circuitos eléctricos sin el conocimiento y equipamiento adecuados.

Si el corte de energía se prolonga en el tiempo, no asuma que los equipos electrógenos de gran capacidad que pueda existir en manos de las compañas, las fuerzas armadas, defensa civil, etc. se utilizarán para darle luz a su vecindario. Lo más probable es que deban ser utilizados para abastecer a comisarías, hospitales y diversos servicios esenciales. Sin embargo, preste atención porque nunca falta un político o amigo del poder que pueda persuadir a los responsables de esos equipos que le suministren uno especialmente para no sufrir los mismos problemas que el resto de los ciudadanos. Es bastante común que políticos de todas las extracciones ideológicas abusen de su poder. Por otra parte, si usted utiliza un equipo electrógeno que necesite combustible, asegúrese de contar con una buena reserva del mismo, emplee su grupo electrógeno como indica el manual del fabricante, y vele por su seguridad, dado que tampoco faltará quien desee robárselo, sobre todo frente a un apagón prolongado. Trate de ser discreto en el uso de su equipo, puesto que a pesar de ser de su propiedad, entre sus vecinos y otra gente ver que su casa tiene luz mientras que ellos no puede despertar recelos, envidia y otros problemas que solamente lo perjudicarán a usted (ver Reservas de combustibles).

Tenga en cuenta que en casos extremos, sus equipos generadores podrían ser robados por la muchedumbre o requisados por las autoridades bajo diversos pretextos. No descarte incluso el ensañamiento del gobierno como trasfondo de una situación semejante (ver ¿Puede ser un estado nacional una organización criminal?).

La recurrencia en el corte del suministro eléctrico afectará profundamente a la actividad laboral de los afectados; considere reorganizar sus labores de forma tal que los períodos de corte no se conviertan en lapsos de tiempo de inactividad total. Por ejemplo, si los cortes ocurren durante el día quizás haya labores que sea posible realizar, como pintar una pared o podar las plantas en el jardín. Algunas ideas podrán parecer ridículas, pero peor es nada.

La prolongación en los cortes de suministro de energía, en casos extremos, puede llegar a hacer temblar los propios cimientos de la sociedad. En el caso hipotético de un corte por tiempo indeterminado que sea suficientemente amplio, la detención de los medios de producción y la economía en general pueden producir primero una recesión económica, que luego se convertirá en una depresión, y que incluso podría conducir a la disolución social tal como ocurrió al comienzo de la edad media con la caída del imperio romano. Salvando distancias y tecnologías disponibles, por supuesto, fue la desaparición del orden público romano lo que provocó mil años de oscurantismo en Europa. Si el corte es total y la situación no empieza a mejorar al cabo de unos meses, considere emigrar (ver ¿Cuanto tiempo se tardaría en embrutecer a la gente?). Tal escenario podría ocurrir en caso de una guerra, una catástrofe climática o sísmica global, o bien un evento extra planetario tal como un posible pulso electromagnético generado por actividad solar que destruya los equipos electricos o electrónicos en buena parte de la Tierra, y que serían de difícil reposición en el corto o mediano plazo (ver Pulso electromagnético).

Si en una situación de emergencia de estas características usted se encuentra en una posición de responsabilidad respecto de terceros, no olvide que el buen liderazgo puede tener un efecto importantísimo (ver Ideas para aprender a liderar y Anti-ejemplos de liderazgo).

Considere contratar pólizas de seguro adecuadas para proteger sus intereses frente a tales situaciones e instalar un sistema alternativo tal como un generador solar para proporcionarle energía de forma independiente de la red pública (ver Energía solar).

Díganos sus opiniones al respecto de este tema y cuente sus experiencias en nuestro foro para que otras personas puedan aprender más (ver Apagones - Foro de Andinia.com).


Conclusiones

No confíe en que el el corte en el suministro de energía eléctrica será breve, ni que las empresas o el gobierno se van a ocupar de usted; si lo hacen, enhorabuena, pero asuma que usted y sus vecinos están solos. No asuma que su seguridad puede depender de otros. En teoría el estado debería proporcionarle asistencia, pero hay siempre una diferencia entre la teoría y la práctica: asumir que se puede depender de las autoridades solamente equivale a convertirse en un refugiado en su propio país.

Tampoco subestime el peligro que manipular un tendido eléctrico puede acarrearla aún si usted piensa que está desconectado, y no deje para el último momento la preparación de su hogar, lugar de trabajo u oficina a fin de enfrentar apagones, picos de tensión y otros problemas en la red de suministro de energía.





Búsqueda rápida

El Marketplace

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Términos relacionados

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com LLC