Supervivencia urbana: ¿puede usted salir de su ciudad?


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Qué hacer cuando se produce un terremoto? (I)

Supervivencia a vientos huracanados (I)

¿Qué hacer ante una tormenta eléctrica al aire libre? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos de supervivencia para desastres y catástrofes

Esta puede parecer una pregunta ridícula...pero no lo es tanto si para salir del lugar en que vivimos no tenemos la posibilidad de usar un vehículo que nos ayude a movernos, o si no tenemos papeles que nos abran las puertas de los alambrados o vallas que rodean nuestro "dulce hogar"...y, sobre todo, si se da una inesperada situación de supervivencia urbana.

Si no me cree, haga la prueba. Póngase a caminar en una dirección determinada y dígame cuánto tarda en toparse con una ruta, una carretera, un alambrado, una pared, una valla o cualquier otro obstáculo que le impida pasar normalmente o sin peligro si no dispone de un coche, va en tren o en cualquier tipo de transporte público. Si su ciudad no es de las que cuentan con los recursos de las del primer mundo, las fronteras limítrofes con otros países más favorecidos serán el problema, o quizás las "zonas peligrosas" que sabe no pueden ser visitadas por mortales no autorizados...

Aunque en realidad la palabra "peatón" se refiere a aquella persona que va a pie en por una vía pública, el hecho de la "invasión" de motores a combustión sobre ruedas hace que en su uso corriente los "peatones" sólo tengan sentido si existen vehículos..."peatón sufre accidente...", "peatones tiene problemas debido a las obras de la carretera...", "paso de peatones...", "calle peatonal...". Y esto es así porque los caminos que unen pueblos y ciudades "modernas" están en su mayoría preparados principalmente para el transporte sobre máquinas, no sobre piernas.

El hecho es que esta virtual prisión que son las ciudades para la gente que se mueve a pie, se transforman en prisiones reales si deja de funcionar el transporte, o si dejamos de estar "autorizados" para vivir en el país. Porque las distancias también se suman a los obstáculos, "cerca" se mide ahora en "horas de viaje" en un vehículo sobre ruedas, y no en lo que se tarda haciéndolo andando, caminando o corriendo... ¿qué pasa si no tenemos auto o coche, o para pagar su combustible?, ¿qué pasa si no tenemos dinero como para pagar un pasajes, boleto o billete? La libre movilidad de las personas sólo limitada por los obstáculos naturales, en otro tiempo normal, ahora está determinada (podríamos decir) por su nivel adquisitivo.

Es más, ¿qué pasaría si deja de haber combustible repentinamente por falta de abastecimiento o un repentino encarecimiento del petróleo? ¿o si un terremto, un tsunami o cualquiér otra catástrofe natural deja incomunicado a su país (como recientemente ocurrió en China por el terremoto de Taiwan)?, ¿y si un accidente o un atentado terrorista causa el mismo colapso?. La respuesta es obvia. Estas causas durante la vida cotidiana y tranquila no nos parecen posibles a corto plazo, pero todo superviviente tiene que considerarlas como probables. Esto no significa ser un paranóico, sino simplemente considerarlas reales y estar preparado para afrontarlas.

Por eso en supervivencia urbana es necesario saber no sólo cómo salir de nuestra ciudad en un automóvil o vehículo cualquiera, sino también cómo hacerlo a pie, teniendo en cuenta qué obstáculos habrá que sortear para lograrlo, cuáles son aptos para determinadas personas (ancianos, niños, personas con movilidad reducida, etc.) y cuales no. A su vez, tendremos que evaluar cuales podrían ser los lugares seguros a los que deberíamos desplazarnos en función de la/s hipótesis de conflicto que entendamos más probable/s para nuestra ciudad, y saber entonces cuanto tardaríamos en llegar a dicho lugar, o cuándo será necesario ir hacia él o quedarnos. A partir de estos datos y de acuerdo a la cantidad y el tipo de personas que seamos (en cuanto a condición o estado físico y de salud, edad, etc.) también sabremos qué cantidad de agua y alimentos necesitaremos para recorrer dicha distancia, o si será necesario dormir durante el trayecto (y por lo tanto transportar sacos o bolsas de dormir, carpas o tiendas, etc.).

Es decir, tendremos que confeccionar lo que en inglés se conoce como un "assessment", una lista del equipo, equipamiento o material necesario (incluyendo provisiones o víveres) en función del itinerario y/o las circunstancias que supongamos se darán.

Todo esto nos va a ayudar en caso de que tengamos en algún momento que "migrar" obligadamente por causas de fuerza mayor. Porque como dijimos, además de por falta de dinero, los problemas económicos, conflictos bélicos, accidentes o catástrofes naturales o humanas pueden paralizar las comunicaciones o el transporte, con todas sus consecuencias.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com