Desperdicio de comida, a favor del hambre


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La distancia a los alimentos como problema de supervivencia

La conducta, la motivación y la autoestima en supervivencia (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Se calcula que un tercio de la comida que se produce en el Europa va a la basura, y la mitad de la que se produce en EE.UU. En otras regiones y países las cifras quizás no sean tan escalofriantes, pero en todos se derrocha comida en función directamente proporcional al poder adquisitivo de los que compran. Si este "goteo" (bien grande por cierto) de alimentos que se desperdician se frenara y a su vez se redistribuyera entre los hambrientos, se acabaría, literalmente, hambre en el mundo. Por supuesto, además el impacto ambiental de este derroche es enorme.

En general, las causa de este despilfarro es culpa de los consumidores finales y su demanda, directa o indirectamente.

Directamente, porque se compra de más y se terminan tirando las que se pudren o se vencen, se cocina más de lo que se puede comer y no se guardan los sobras y los restos, etc.

Indirectamente, por comprar muchas veces lo "lindo" lo "bonito", por guiarnos por la estética de su alimento, que no necesariamente concuerda con su calidad, y así los grandes supermercados cada día más tiran frutas, verduras y otros alimentos frescos debido a su estética, cuando podrían comerse perfectamente.

También porque las normativas no se ajustan al aprovechamiento de los recursos. Así, alrededor del 50% de la pesca que realizan barcos de la Unión Europea vuelve al mar muerta, por no ajustarse a los tamaños mínimos requeridos, por exceder la cuota comunitaria vigente o por ser especies prohibidas para la pesca (cuando lo que debería hacerse es directamente NO pescar peces prohibidos para su venta por estos motivos). Este pescado, en vez de aprovecharse de alguna forma, en general vuelve al mar en forma de peces muertos.

Existe un movimiento llamado "Freegano", de aquellos que practican el "Freganismo", que está compuesto por gente que come en parte o totalmente alimentos conseguidos en la basura, aunque en perfecto estado, ya que fueron tirados por gente derrochadora. Sin llegar a este límite, se puede también como consumidor normal tomar algunas medidas para para no despilfarrar o derrochar comida, algunas de estas son:

No seguir a rajatabla las fechas de vencimiento o caducidad de un alimento: si todavía huele bien y tiene buen gusto, se puede comer.

Calcular lo que se compra en función del tiempo y cantidad de personas en una familia que puedan comerlos, para no terminar tirando cosas a la basura por exceso de alimentos.

Comprar frutas y verduras independientemente de su estética (por ejemplo, tomates aunque no sean irregulares, etc.) así los supermercados y hipermercados (sobre todo del primer mundo) cesan en alguna medida de tirarlas a la basura.

Para aquellos amantes de la supervivencia, estas recomendaciones pueden considerarse auténticas técnicas de supervivencia urbana (y a su vez consisten en un ahorro económico), y pueden aplicarse luego a casos reales como aquellos en donde crisis de algún tipo (crisis económicas, guerras, etc.) hacen que estas técnicas, ahora optativas, tengan que tomarse de forma obligatoria. Es decir, no derrochar y no despilfarrar es una forma de practicar supervivencia nada desdeñable que puede servirnos para aquellos casos en los que no haya otra opción más que la de ahorrar o racionar la comida.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com