Viajes alucinógenos y un cuento del tío para turistas


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Conociendo y evitando el overbooking, o como no quedarse sin el lugar que le corresponde (I)

Vuelos: ¿envolver o no el equipaje? (I)

Viajando como estudiantes de intercambio cultural

¿Por qué estudiar y vivir en otro país?

Productos y servicios relacionados

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Mucha gente viaja con el único propósito de acceder a exóticas (para ellos) drogas alucinógenas. Algunos van a México para probar el peyote, otros prefieren Marruecos por la "calidad" de su "mercancía", y por último, están los que, no importa donde o cuando estén como turistas, buscarán un lugar para donde saciar sus vicios narcóticos. De ahí que los timadores y estafadores tengan muchas posibilidades de aprovecharse de estos turistas.

En Brasil, como en casi cualquier otra parte, pueden conseguir las drogas ilegales como la mariguana, el hatchis, etc. Pero a un turista puede costarle bastante caro, y si se compra en la calle no sólo es peligroso, sino que puede resultar uno estafado.

Esto pasa en Brasil y en cualquier parte, por supuesto, pero la historia que voy a contarte hoy sucedió en Brasil, y es real. Un turista intentaba comprar mariguana en la calle, y un brasilero dijo que podía proveérsela. Le dio un paquetito envuelto en papel de diario, diciéndole que era de la mejor calidad, maria de la mejor, que no se iba a arrepentir, y que eran tantos Reales...justo después de que el turista pagó, el vendedor se puso nervioso y empezó a vociferar "- Corre corre! polícia polícia!", y salió corriendo, el turista, por supuesto, hizo lo mismo. Ya en el hotel, el satisfecho comprador se dispuso a probar su tan preciada merca comprada en su país de origen...y resultó que dentro del papel de diario había sólo...más papel de diario.

Otra historia real similar a esta, que me han relatado de primera mano, sucedió de forma parecida, pero en este caso en vez de dejarles papel de diario, les dejaron un tipo de galleta con chocolate molido (cuya marca más conocida es "kit-kat" en España) simulando lo que estos turistas creían haber comprado, que era hatchis.

Estas estafas son más o menos comunes, y no se limitan a las drogas, sino a cualquier comercio que pueda hacerse en la calle con desconocidos en un país extranjero, por lo que hay que estar muy atento y saber con quién se trata si uno no quiere resultar finalmente embaucado.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com